“1ª a los Tesalonicenses – Una introducción”


(system) #1

El comentario de esta semana se ha tomado de la Introducción a Tesalonicenses, en el Comentario de la Biblia preparado por Robert Jamieson, AR Fausset y David Brown, publicado en 1871. Esta semana vamos a ver 1 Tesalonicenses, y la próxima semana, 2 Tesalonicenses.

1 Tesalonicenses

La AUTENTICIDAD de esta epístola es atestiguada por IRENEO [Contra las herejías, 5.6.1] citando a 1 Tesalonicenses 5:23, CLEMENTE DE ALEJANDRÍA [El Instructor, 1,88] citando a 1 Tesalonicenses 2:7, TERTULIANO [Sobre la Resurrección de la Carne, 24] citando a 1 Tesalonicenses 5:1, CAYO en la Historia Eclesiástica de Eusebio [6,20]; ORIGENES [Contra Celso, 3].

El TEMA DE LA EPÍSTOLA -. Tesalónica era, en ese tiempo, capital del segundo distrito romano de Macedonia [Tito Livio, Historias, 45,29]. Se encuentra en la bahía de Termaicos, siempre ha sido un lugar de comercio considerable, y lo sigue siendo bajo su nombre actual Salónica. Después de su encarcelamiento y flagelación en Filipos (1 Tes. 2:2) Pablo visitó Tesalónica y, en compañía de Silas (Hechos 17:1-9; Hechos 16:3; 17:14) estableció allí una iglesia. Los judíos, como cuerpo, rechazaron el Evangelio, cuando Pablo predicó allí durante tres sábados sucesivos (Hechos 17:2). Pero algunos creyeron y se juntaron con Pablo y Silas, y de los griegos piadosos (es decir, los prosélitos al judaísmo) una gran multitud, y de las mujeres nobles no pocas. Los creyentes recibieron la palabra con alegría, a pesar de pruebas y persecuciones (1 Tes. 1:6; 2:13) de parte de los judíos (1 Tes. 2:14-16). Si bien el relato se limita a las tres semanas en las que estaban los tres días de reposo indicados en Hechos 17:2 (1 Tes. 2:9; 2 Tes. 3:8), la ayuda recibida de Filipos (Filip. 4:16), la gran multitud de devotos y de griegos paganos convertidos (1 Tes. 1:9) y la designación de los ministros (Hechos 17:4) –todo implica una residencia más extensa. Probablemente, como en Antioquía de Pisidia (Hechos 13:46) y Éfeso (Hechos 19:8-9), después que lo rechazaron, Pablo se volvió a los gentiles. Es probable que a partir de entonces las reuniones de cristianos se llevaron a cabo en la casa de Jasón (Hechos 17:5), el “pariente” de Pablo mencionado en Romanos 16:21. A ellos parece haberles sido anunciados la venida y el reino de Cristo, como se puede inferir a partir de 1 Tes. 1:10; 2:12,19; 3:13; 4:13-18; 5:1-11, 23-24. Se les amonestó a andar como es digno de él (1 Tes. 2:12; 4:1). La coincidencia entre las dos Epístolas y Hechos 17:5-9, indica que el cargo que los asaltantes de la casa de Jasón imputaban contra él y los otros hermanos fue: "Estos contravienen los decretos de César, diciendo que hay otro rey, Jesús". Al igual que le sucedió al mismo Señor Jesús (Juan 18:33-37; 19:12) pervirtieron la doctrina de la venida del reino de Cristo, convirtiéndola en un terreno para la acusación de traición contra el César. El resultado fue que Pablo y Silas fueron obligados a huir a Berea al amparo de la noche; Timoteo probablemente les había precedido (Hechos 17:10-14), plantando una congregación y nombrando ministros; y es más, prácticamente se convirtieron en misioneros ellos mismos, para lo cual poseían instalaciones en el extenso comercio de su ciudad; y tanto por la palabra como por el ejemplo extendieron el Evangelio en Macedonia, Acaya, y en otros lugares (1 Tesalonicenses 1:7-8).

De Berea, también, Pablo, después de haber plantado una iglesia amante de la Escritura, fue obligado a marcharse por los judíos de Tesalónica que lo siguieron hasta allí. Timoteo (que parece haber llegado a Berea separado de Pablo y Silas, compare Hechos 17:10, permaneció aún allí después que Pablo continuó por mar a Atenas. Mientras estaba allí, más de una vez deseó visitar a los tesalonicenses de nuevo, y ver personalmente su estado espiritual, y "completar lo que faltaba a su fe" (1 Tes. 3:10) probablemente usando a los judíos de Tesalónica como sus instrumentos (Juan 13:27; 1 Tes. 2:18). Por eso envió a Timoteo, quien parece haberle seguido a Atenas desde Berea (Hechos 17:15) a Tesalónica (1 Tes. 3:1). En medio de las cavilaciones de los opositores de Atenas, sentía que debía renunciar a esa ayuda por el bien de la Iglesia de Tesalónica. Silas no parece haber llegado junto a San Pablo en Atenas, en absoluto, aunque Pablo había deseado que él y Timoteo "vinieran a él lo más pronto que pudiesen" (Hechos 17:15), pero parece que junto con Timoteo (que fue llamado de Tesalónica por él a Berea) se unieron a Pablo en Corinto primero (comparar con Hechos 18:1-5). Silas y Timoteo vinieron de Macedonia. La Epístola no hace mención de Silas en Atenas, como sí lo hace de Timoteo (1 Tesalonicenses 3:1).

El informe de Timoteo acerca de la Iglesia de Tesalónica fue muy favorable. Abundaban en la fe y la caridad y en la reciprocidad de su deseo de verlos (1 Tes. 3:6-10). Pero tenían algunos defectos. Algunos habían perseverado demasiado exclusivamente en la doctrina de la venida del reino de Cristo, descuidando el cumplimiento de las funciones actuales (1 Tes. 4:11-12). Necesitaban consuelo e instrucción en sus dudas acerca de si los que murieron antes de la venida de Cristo tendrían parte con los que se encontraran con vida en su reino después de ser revelado. Por otra parte, también, entre ellos se habían cometido pecados contra la castidad y sobriedad (1 Tes. 5:5-7) como también en contra de la caridad (1 Tes. 4:3-10; 5:13-15), había síntomas en algunos de falta de amor, respeto y subordinación a sus ministros, mientras que otros trataban con desprecio las manifestaciones del Espíritu en aquellos que poseían sus dones (1 Tes. 5:19). Sobre estos temas, y al mismo tiempo, felicitar lo que merecía elogios, era el objeto de la Epístola, así como para testificar su amor hacia ellos.

EL LUGAR DE LA ESCRITURA de la Epístola era, sin duda, Corinto, donde Silas y Timoteo se reunieron con él (Hechos 18:5, comparar con 1 Tes. 2:17) en el otoño del año 52.

EL MOMENTO DE LA ESCRITURA era, evidentemente, inmediatamente después de haber recibido de Timoteo la noticia de su estado (1 Tes. 3:6), en el año 52 d.C., o a principios del 53. Por lo que no se escribió mucho después de la conversión de los tesalonicenses (1 Tes. 1:8-9) por testimonio suyo, habiéndose separado de ellos sólo por una corta temporada (1 Tes. 2:17). Por lo tanto esta epístola fue la primera de todas las epístolas de Pablo existentes. La epístola está escrita en los nombres de Pablo, Silas y Timoteo, los tres fundadores de la Iglesia de Tesalónica. La primera persona del plural, "nosotros", se utiliza en todas partes, excepto en 1 Tes. 2:18; 3:5; 5:27, verdadera lectura; 4:13; 5:1,23 [Edmunds].

EL ESTILO es tranquilo y equilibrado, de acuerdo con el tema, que sólo se refiere a los deberes cristianos en general, dando por hecho las grandes verdades doctrinales que no estaban aún en disputa. No había errores mortales hasta el momento, como para invocar sus ráfagas más vehementes de argumentación apasionada. Las primeras epístolas, como era de esperar, son morales y prácticas. No fue sino hasta los errores judaicos y legalistas, que surgieron en un período posterior, que Pablo escribió las epístolas en las que se desarrollan las doctrinas cardinales de la gracia y la justificación por la fe (por ejemplo, Romanos y Gálatas). Sin embargo, más tarde, las Epístolas escritas desde la prisión romana confirman las mismas verdades. Y por último, las Epístolas Pastorales se adaptan a la constitución eclesiástica más desarrollada de la Iglesia, para dar instrucciones a los obispos y diáconos, y corregir los abusos y errores del crecimiento posterior.

La prevalencia del elemento gentil en esta Iglesia se demuestra por el hecho de que estas dos epístolas se encuentran entre los pocos escritos de Pablo en los que no se cita el Antiguo Testamento.

(El texto se puede encontrar en www.biblestudytools.com)


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/4597