“2ª a los Tesalonicenses”


(system) #1

2 Tesalonicenses

SU AUTENTICIDAD está atestiguada por POLICARPO [Epístola a los Filipenses, 11], que alude a 2 Tesalonicenses 3:15; JUSTINO MÁRTIR [Diálogo con Trifón, 193.32] alude a 2 Tesalonicenses 2:3, [Contra las herejías, 7.2] cita a 2 Tesalonicenses 2:8; CLEMENTE DE ALEJANDRÍA [Misceláneas, 1.5, 554; El Instructor, 1,17] cita 2 Tesalonicenses 3:2; TERTULIANO [Sobre la resurrección de la carne, 24] cita 2 Tes. 2:1 y 2 Tes. 2:2

DISEÑO -. Los informes enviados desde Tesalónica, después de la primera epístola de Pablo, representaban el aumento de la fe y el amor de los cristianos de allí; y su constancia inquebrantable en medio de las persecuciones. Un error doctrinal, sin embargo, que resultaba en pecados prácticos, había surgido entre ellos. La descripción del apóstol de la súbita segunda venida de Cristo (1 Tes. 4:13) que ocurriría en cualquier momento, los llevó a creer que estaba en realidad a las puertas. Algunos profesaban saberlo por "el Espíritu" (2 Tes. 2:2), mientras que otros alegaban que Pablo lo había dicho cuando estaba con ellos. Una carta, también, que pretendía ser del apóstol en este sentido, parece que se había distribuido entre ellos (2 Tes. 2:2, más bien que la primera epístola de Pablo, parece ser probablemente la declaración sobre qué cartas genuinas podían ser reconocidas (cf. 2 Tes. 3:17). De esta manera algunos dejaban su actividad diaria y se abandonaban a la caridad de los demás, como si su único deber hubiera sido esperar la venida del Señor. Era necesario, por lo tanto, rectificar este error, y es uno de los temas principales de la segunda epístola. Pablo les dice en ella (2 Tes. 2:1-17) que primero tiene que haber una gran apostasía, y que el Hombre de Pecado debe ser revelado; y que la pronta venida del Señor no es motivo para dejar de lado las tareas diarias; que el hacerlo sólo trae el escándalo a la Iglesia, y que era una conducta contraria a su propia práctica entre ellos (2 Tes. 3:7-9). Amonesta a los profesores desordenados (2 Tes. 3:6, 10-15) y alaba la fe de los tesalonicenses, el amor, y la paciencia, en medio de persecuciones. (2) 2 Tes. 2:1-17 predice el surgimiento y caída del Hombre de Pecado. (3) 2 Tes. 3:1-16, pide oraciones al Dios de la paz, seguido por su saludo y bendición autografiados.

FECHA DE LA ESCRITURA -. Como la Epístola está escrita en los nombres de Timoteo y Silas, así como del propio, y ya que éstos estaban con él en Corinto y por no mucho tiempo después de haber dejado la ciudad (comparar con Hechos 18:18, es dudoso que Silas estuviera alguna vez, posteriormente, con Pablo), se sigue que el lugar de la escritura debe haber sido Corinto, y la fecha, durante el "año y seis meses" de su estancia allí, Hechos 18:11 (es decir, entre el otoño del año 52 y la primavera del año 54), digamos unos seis meses después de su primera epístola, a principios del año 53.

ESTILO -. El estilo no es diferente al de la mayoría de otros escritos de Pablo, excepto en la porción profética de la misma (2 Tes. 2:1-12) que se distingue de ellos en la materia. Como es habitual en sus pasajes más solemnes (por ejemplo, en las partes de denuncia y en las porciones proféticas de sus epístolas), comparar, por ejemplo, Col. 2:8,16; 2 Tes. 2:3, 8-10. La primera epístola habla del segundo Advenimiento, sobre todo en su aspecto de gloria, de los santos que duermen y de los santos vivos (1 Tes. 4:1-5:28), esta epístola se refiere más al Avenimiento en el aspecto de la eterna perdición de los malvados, y del que será la consumación final de la maldad, el Hombre de Pecado. Hasta ahora Pablo ha trabajado sobre una impresión errónea en cuanto a la inminente venida de Cristo (que los racionalistas le imputan), cuando escribió su primera epístola, de la que había hablado claramente cuando estaba con ellos, tratando las mismas verdades en cuanto a la apostasía que estaba a punto de surgir, y sobre la que ahora insiste en esta segunda epístola (2 Tes. 2:5). Las dos epístolas confirman la autenticidad de esto último. Por lo tanto, compare 2 Tes. 3:2, "viene después de la obra de Satanás", con 1 Tes. 2:18. En 3:5 aparece, de nuevo, el incipiente trabajo del obstaculizador del Evangelio, y tentador. La alerta moderada se impone en 1 Tes. 5:14; en la segunda epístola, cuando el mal había empeorado, la disciplina es más estricta (2 Tes. 3:6,14).

Probablemente Pablo visitó Tesalónica después, en su camino a Asia (Hechos 20:4); Aristarco, obispo de Tesalónica, se convirtió en su "compañero de viaje" y compartió con él sus peligros en Éfeso, también los de su naufragio, y fue su "compañero de prisión" en Roma (Hechos 27:2; Colosenses 4:10; Filemón 24).


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/4600