��As�� se indignan los adventistas catalanes!


(system) #1

El pasado viernes, aquellos que leyeron Caf�� Hispano (CH) se encontraron con un texto fuera de la l��nea que hemos mantenido hasta la fecha. El art��culo titulado ���Los adventistas catalanes no se indignan��� desat�� cr��ticas y adhesiones m��s o menos apasionadas.

Mientras unos lo interpretaron como un escrito demag��gico que desprestigiaba una actividad concreta, otros consideraron que el mismo manifestaba que nuestra iglesia ���vive y ���ora��� de espaldas al mundo!��� De la misma manera que ciertos lectores leyeron dicho art��culo como una provocaci��n para iniciar una conversaci��n, tambi��n hubo quien lo ley�� como una descalificaci��n a traici��n de una actividad en la que muchos j��venes adventistas hab��an puesto ilusiones, trabajo y esperanza.

Si en CH tuvi��ramos la figura del defensor del lector, el art��culo de hoy [26/5/2011] tendr��a que firmarlo ��l/ella. Lamentablemente, CH solo dispone de un editor, quien escribe, y dos asesores de facto que si bien aportan sus observaciones, nunca han condicionado el contenido de CH y por lo tanto no son responsables de los art��culos que publicamos aqu��.

Sin defensor del lector, pens�� que lo mejor ser��a pedir a dos profesionales adventistas que me dieran su opini��n acerca del art��culo �����Los adventistas catalanes no se indignan!���. Uno es el periodista Daniel Forcada, quien ya public�� en CH un art��culo acerca de las adventistas en Hait�� poco despu��s del terremoto que asol�� dicho pa��s a principios de 2010 y que el columnista mensual de CH, Herold Weiss, calific�� como ���la mejor cr��nica acerca de la situaci��n en Haiti que he le��do���.

El segundo profesional adventista que consult�� es Ramon C. Gelabert, editor de la editorial digital de AEGUAE, aula7activa.org, y autor de diversos art��culos period��sticos que en su d��a public�� la misma editorial en su secci��n de noticias.

Forcada consider�� que la metodolog��a empleada para escribir el art��culo no fue adecuada: ���[���] el art��culo era inadecuado y muy radical. No se puede construir a base de p��rrafo a favor de las protestas y contrap��rrafo en contra de la actitud de la JAC. Eso es lo que yo digo demagogia. Podr��as haber hecho un planteamiento objetivo y terminar pregunt��ndote "��Deben los j��venes adventistas apoyar estos movimientos?"

El mismo Forcada tambi��n critic�� que la presentaci��n de ciertos hechos y declaraciones por parte de algunos miembros adventistas dejaba en rid��culo a los autores de los mismos y las mismas. En otras palabras, Forcada entiende que el art��culo en cuesti��n hiere sensibilidades. Finalmente, Forcada critic�� la fecha de publicaci��n del art��culo ya que los organizadores ���no se merec��an un texto tan contundente a un d��a de empezar la cita importante [las actividades del fin de semana para las que se hab��an estado preparando los j��venes adventistas de manera especial durante la semana.]���

Gelabert, por su parte, consider�� que ���si este tipo de art��culo lo hubiera hecho alguien que no es el editor de Caf�� Hispano, o hubiera sido el comentario de un art��culo, no me parecer��an justificados tales aspavientos, pero si lo firma Ruben S��nchez, editor de Caf�� Hispano, posiblemente hace dif��cil al lector diferenciar entre la opini��n de una persona y un colectivo���.

Gelabert tambi��n hizo la siguiente observaci��n: ���es cierto que los adventistas no est��bamos [en las acampadas] pero tampoco estaban los cat��licos, ni los evang��licos, ni los jud��os, ni los musulmanes, ni los budistas���, ni��� Es decir, ��el comportamiento de los adventistas es muy diferente al del resto de denominaciones?��� Por lo tanto, Gelabert considera que la cr��tica que se pod��a leer en mi art��culo era equivocada ya que los ���adventistas hac��amos lo mismo que los dem��s, ��esta es la cr��tica! Porque nos autodefinimos como diferentes y no lo somos. Somos ���traidores��� a nuestras propias palabras���.

En cualquier caso, Gelabert considera que el art��culo escrito por un servidor ���no ha sido del todo equilibrado. Ha dicho algo que es cierto, pero de ���mala manera���. Ha conseguido la cr��tica y la adhesi��n, pero no por su argumentaci��n impl��cita, sino por tomar una posici��n de activismo pol��tico que el lector ha visto impl��cita. Es decir, [el autor] cay�� en la trampa del ���periodismo militante��� de opini��n [��� algo] que no encaja con la l��nea editorial de un colectivo como Adventist Forums o AEGUAE, donde hay distintas sensibilidades y opini��n.���

Hasta aqu��, he intentado reproducir con la mayor exactitud posible las principales ideas y cr��ticas de Forcada y Gelabert. Si alg��n lector se llegara a preguntar por qu�� he expuesto primero las observaciones de Forcada y luego las de Gelabert, le responder��a que simplemente he seguido el orden alfab��tico de sus apellidos.

Una vez ejercida la autocr��tica con la inestimable ayuda de estos dos profesionales adventistas, como editor de Caf�� Hispano quiero afirmar que el art��culo �����Los adventistas catalanes no se indignan!��� no cumple con los est��ndares de calidad de CH. Quiero, por tanto, pedir disculpas al lector de CH y pedirle un voto de confianza para el futuro. Si bien es verdad que en CH podemos equivocarnos como el que m��s, tambi��n queremos ser los primeros en reconocerlo p��blicamente.

Finalmente, quiero pedir perd��n p��blicamente a dos personas que estuvieron especialmente involucradas en la confecci��n de ���Mentrestant��� y que en mi anterior art��culo pudieron quedar malparadas o hasta ridiculizadas. Como mi intenci��n era usar sus declaraciones como muestras representativas de lo que todos nosotros somos y en ning��n caso se��alar a nadie con el dedo ���pues yo no estoy libre de pecado- borr�� sus nombres del art��culo y ahora me abstengo de nombrarlos para no dar m��s importancia de la debida a un accidente muy desafortunado. Con estas dos personas me he disculpado en privado y considero que el malentendido est�� arreglado. En CH tratamos de hacer amigos a lo mejor y de entablar conversaciones fruct��feras a lo peor. En este contexto, un ataque personal no tiene cabida y si la forma en que redact�� el art��culo pudo dar pie a tal lectura, es mi obligaci��n rectificar.

Aceptadas las cr��ticas y aclarados los malos entendidos, ��qu�� m��s se puede decir sobre el art��culo �����Los adventistas catalanes no se indignan!"?

Para empezar, dicho art��culo ha batido todos los records de audiencia de CH hasta la fecha. En su primera semana de vida, ha cosechado el triple de lecturas de las que normalmente genera un art��culo en los primeros siete d��as despu��s de su publicaci��n. De momento, es el segundo art��culo m��s comentado si sumamos los 11 comentarios hechos en CH y los 26 aparecidos en Facebook [26/5/2012].

El mismo art��culo ha generado comentarios acerca de la actividad ���Mentrestant���; sobre los adventistas y la pol��tica; y acerca de c��mo los adventistas se indignan en el d��a a d��a. Las ideas y opiniones vertidas acerca de estos asuntos, casi siempre muy bien argumentadas, han puesto de manifiesto que dentro de nuestra iglesia existe pluralidad de pensamiento y opini��n.

��Cree el lector de CH que dicha pluralidad de pensamiento dentro de la comunidad adventista, no solo en estos temas sino en general, est�� bien representada dentro de CH? ��C��mo puede mejorar en este sentido CH? Y, ��considera el lector que esta misma pluralidad est�� bien representada en los medios oficiales de la iglesia? Si no fuera as��, ��cu��ls es la posici��n representada en los medios adventistas oficiales?

Hay un denominador com��n en la pluralidad de los comentarios al art��culo �����Los adventistas catalanes no se indignan!���: todos, o casi todos, est��n indignados. Aunque sea solamente con el propio art��culo. Algunos se muestran indignados con el mundo y otros con la iglesia. Lo que var��a es la forma de expresar tal indignaci��n y de canalizarla para transformarla en algo positivo.

��C��mo podemos como adventistas conectar con la indignaci��n que hay en la sociedad y aprovechar tal oportunidad para presentarles nuestra visi��n del y para el mundo?

Y aquellos que se muestran indignados con la iglesia, ��c��mo interact��an con ella para que se establezca un di��logo fruct��fero? ��Tienen los instrumentos necesarios para hacerse oir? ��Sienten que nuestros dirigentes est��n interesados en escuchar?

Finalmente, y antes de dar m��s informaci��n sobre qu�� termin�� sucediendo en ���Mentrestant��� quiero destacar la profundidad y lucidez de la mayor��a de comentarios. A pesar de que mi art��culo no estuvo a la altura de lo que se espera en CH, los lectores hab��is estado muy por encima. Hab��is sabido transformar una mala oportunidad en una inmejorable ocasi��n para crecer juntos mediante la conversaci��n. A todos vosotros, ��felicidades!, y por favor, seguid comentando ya que vuestras aportaciones nos hacen mejores a todos.

Terminamos con la gran pregunta: ��qu�� pas�� con ���Mentrestant���? Muchas cosas y por lo que se puede ver en Facebook y me han contado, todas muy buenas. Espero que la secci��n de comentarios se llene de testimonios, informes y cr��ticas constructivas sobre ���Mentrestant��� para que la pr��xima actividad que hagamos pueda seguir perfeccionando el modelo y para que aquellos que leen CH desde otras latitudes tambi��n puedan enriquecerse.

De entre todo lo que pas��, quiero destacar la lectura de un manifiesto redactado por la directiva de los J��venes Adventistas de Catalunya (JAC) que vino a representar el sentir de los m��s de 200 j��venes congregados en Badalona el pasado viernes 20 de mayo en la actividad ���Mentrestant���.

Uno de sus autores, Isaac Llopis, me comentaba que si bien mi art��culo le hab��a hecho da��o, tambi��n le movi�� a pasar varias horas elaborando dicho manifiesto. Llopis ya ten��a pensado comentar las acampadas de j��venes en diferentes ciudades de Espa��a porque cree en un ���cristianismo pr��ctico, en la calle, del d��a a d��a���, pero la lectura del art��culo �����Los adventistas no se indignan!��� hizo que le diera todav��a m��s importancia. ���Quiz�� ha sido ��til, no lo s�����, escrib��a Llopis en un mail. Actitudes como las de Llopis y otros tantos lectores, que a pesar de mi incompetencia han sabido reconocer las buenas intenciones, han rescatado lo bueno y han construido algo mejor, son las que nos permiten crecer en sabidur��a y gracia delante de Dios y de los hombres. Comportamientos ���anormales��� como los de Llopis ������anormales��� en el sentido que intuyo que le dio el ponente Gustavo Squarz��n en ���Mentrestant��� a tenor de los comentarios le��dos en Facebook- hacen que todos queramos ser ���anormales���.

Y ahora s��, aqu�� va el manifiesto que quien escribe, a t��tulo personal y no como editor de Caf�� Hispano, tambi��n suscribe.

MANIFIESTO DE LOS J��VENES ADVENTISTAS DE CATALUNYA SOBRE LA SITUACI��N POL��TICA DEL PA��S [Espa��a] Y LOS EVENTOS 15-M

  1. Queremos una democracia real, en la que el poder pol��tico y social lo tenga el pueblo, tal y como est�� en la definici��n de democracia. Que los representantes elegidos por todos nosotros se preocupen m��s de lo realmente importante, se unan si es necesario haciendo un frente com��n para que la sociedad pueda tener los requisitos m��nimos para poder vivir. El problema es grande, queremos soluciones mejores.
  2. Como cristianos nos manifestamos a favor de un mundo m��s justo, equitativo, donde las riquezas se repartan por igual. El sistema actual nos ha llevado al desastre, incluso en los pa��ses m��s ricos, y pedimos a quienes tienen poder que se replanteen todo, para el beneficio de la sociedad.
  3. Apoyamos toda manifestaci��n con ��nimo de mejora de la sociedad, pero reivindicamos que eso no sea solamente por los pa��ses ricos, es muy f��cil protestar cuando afecta a nuestros bolsillos, a nuestros planes. Sin embargo, debemos mirar el mundo global y ver que desde que todos nosotros nacimos van muriendo ni��os de hambre, y el sistema pol��tico internacional apenas se mueve en ese sentido. Protestamos por ello tambi��n.
  4. Creemos que manifestarnos est�� bien, es leg��timo, pero que mejor es tratar de pensar cosas que hacer, cada uno en su ��mbito, es mejor construir soluciones que destruir decisiones.
  5. Merecemos un mundo mejor, y debemos tratar de hacer lo posible para que as�� sea, como cristianos debemos llevar los valores de Jes��s a la sociedad, como sea, no encerrarnos en nosotros mismos en un cristianismo te��rico, es el momento de ser pr��cticos, de ayudar a la sociedad con el mensaje brutal del que disponemos.
  6. No nos gusta la expresi��n: ���la sociedad se mueve���, debe ser ���la sociedad nos movemos���, formamos parte de ella, pero con la grandeza que nosotros conocemos la palabra de Dios, y eso debe ser un valor a��adido, que es nuestra responsabilidad aportar a la sociedad en la que vivimos. Somos anormales, s��, pero estamos en este mundo, y Dios mismo nos dijo que cuid��ramos de ��l.
  7. Creemos que evangelizar no es ir a buscar gente para que se convierta al adventismo, al cristianismo o a lo que sea, evangelizar es y debe ser aportar a la sociedad, dar un mensaje de esperanza, ayudar al necesitado, ofrecer sonrisas, generarlas, sin esperar nada a cambio.
  8. Los j��venes adventistas de Catalunya estamos despertando, estamos movi��ndonos como nunca antes hab��amos hecho, debemos aprovechar este despertar para dar un paso m��s, la vida no termina con el Mentrestant, tan solo empieza. Hay que hacer cosas, no podemos estarnos quietos.
  9. Mentrestant, estamos en este mundo, mejor o peor, y debemos ser capaces de saber qu�� aportar, como hacerlo, cu��ndo y por qu��. El mundo necesita de j��venes cristianos comprometidos en mejorar lo que hay, en dar paz donde otros dan guerra, en hacer nuestro peque��o cambio para que el mundo sea un lugar mejor.
  10. Debemos ser los primeros en pedir libertad, justicia y paz. Que esas palabras no se vayan de nuestro vocabulario.

This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/3187