Confianza


(system) #1

El ejército francés tenía toda la razón para estar confiado. Estaban frente a un enemigo cuyas filas se habían reducido a la mitad debido a un sitio, una marcha forzada y la disentería rampante. Además, tendría la ventaja de luchar en su propio territorio con una tropa ahora seis veces el tamaño del enemigo. Estaban tan seguros del resultado, que pasaron la noche previa a la batalla en cómodas tiendas de campaña bebiendo vino y comiendo de sus abundantes provisiones. En cambio, el enemigo pasó una noche en vela, en el campo abierto, comiendo de sus magras raciones. El resultado final, la humillante derrota francesa en la batalla de Agincourt, fue uno de los mayores desastres militares de la Edad Media.

Como denominación, los adventistas del séptimo día se enorgullecen de poseer ventajas tanto teológicas como espirituales. Se sienten muy confiados en su posición. Y parece que tienen toda la razón para su confianza. Al igual que el ejército francés en Agincourt, se consideran a la vez superiores e invencibles, desde una perspectiva teológica. Después de todo, se ven a sí mismos como los verdaderos estudiantes de la Palabra y saben que poseen la "Verdad". Están armados con lo que consideran la interpretación más exacta de la Escritura, especialmente en lo que se refiere a la escatología. Su confianza se ve enriquecida con el don único de Elena G. de White y el Espíritu de profecía, que ellos ven como una ventaja especial para su comprensión de la Biblia.

Entonces ¿por qué es que tantos adventistas, como el ejército francés, sufren una derrota humillante en lo que respecta a la certeza segura de su salvación? ¿Por qué es que muchos adventistas, a pesar de sus numerosas ventajas teológicas, carecen de la confianza a la que el apóstol Juan tan claramente se adhiere? ¿Cómo es que uno puede tener la "Verdad" y sin embargo ser tan inseguro de la salvación y de estar de pie en el Día del Juicio?

Durante muchos años he enseñado una clase de adultos de la Escuela Sabática. Si se hacen las preguntas apropiadas, generalmente es fácil tener un animado debate. Los miembros de la clase están generalmente muy deseosos de intercambiar ideas sobre lo que han aprendido de su estudio de la Biblia. Hay, sin embargo, muy pocas preguntas que produzcan un silencio más incómodo para un grupo de adventistas que la cuestión relativa a la seguridad de su salvación. Después del silencio inicial, a menudo incómodo, las respuestas varían de un "Sí" (a menudo de aquellos que no fueron criados como adventistas) a un "Espero que sí", y "no sé".

En 1 Juan hay algunos versos muy específicos con respecto a la seguridad de nuestra salvación y el Día del Juicio:

1 Juan 3:19: "Y en esto sabemos que estamos viviendo en la verdad, seguros de que estamos ante el Señor".

1 Juan 4:17:"En esto se ha perfeccionado el amor de Dios en nosotros, para que no tengamos miedo en el día del juicio; podemos enfrentarnos a él con confianza, porque somos como Cristo en este mundo".

1 Juan 5:13: “Yo escribo esto a vosotros, que creéis en el Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis la vida eterna”.

¿Por qué es que los adventistas parecen ignorar o pasar por alto, estos versos? ¡Qué trágico que los adventistas, armados con todas sus ventajas teológicas, debe ser tan inseguros de su salvación! ¿Por qué puede ser esto así? Hay al menos 3 factores que creo que han contribuido a esta incertidumbre, a esta falta de confianza en las promesas de Dios.

1. El énfasis en evitar o vencer el pecado - Hay una confusión definitiva por parte de muchos en cuanto a la cuestión de la salvación y una vida victoriosa. La salvación no es sinónimo de una vida victoriosa. El quebrantamiento de un mandamiento no anula nuestra salvación. Nuestra salvación no se basa en todo lo que hemos hecho o podamos hacer. Si confesamos nuestros pecados y reconocemos a Jesucristo como nuestro Salvador, somos salvos en ese mismo momento. Este hecho es un tema que se teje a través de todas las Escrituras. Eso no significa, sin embargo, que necesariamente vamos a vivir una vida cristiana plenamente victoriosa. El grado de vida victoriosa que tengamos como cristianos depende de cómo respondemos al don de la salvación. El libro de Josué presenta un gran retrato de la relación entre la salvación y una vida victoriosa. Las doce tribus fueron "salvadas" y sin embargo, respondieron de manera diferente a la promesa de Dios de victoria en cuanto a la expansión de su territorio.

2. El juicio investigador - Esta doctrina, más que cualquier otra doctrina adventista, ha contribuido al miedo y la incertidumbre acerca de nuestra salvación. Como se nos ha enseñado a muchos en las escuelas adventistas, Jesús es presentado como pasando por "Los Libros" en los que cada individuo vivo es juzgado sobre la base de sus obras. Usted nunca puede saber cuándo pasará su nombre, pero se nos hizo creer que es mejor que estemos haciendo las cosas bien cuando ese momento tenga lugar. Si no, el resultado es simple: uno se perdería para siempre. Puede ser que ahora haya un cambio en el énfasis de esta doctrina, pero para generaciones de estudiantes adventistas existió el miedo sin esperanza de que nunca serían lo suficientemente buenos para estar en pie cuando su nombre fuera revisado.

3. Nuestra relación con Dios - en Juan 15:15 Jesús le dice a los discípulos: "Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo. Ahora sois mis amigos, porque os he dicho todo lo que el Padre me dijo". Este texto deja claro que un funcionario no compartiría la confianza de Jesús, o de Dios, pero un amigo sí lo hace. ¿Es posible que exista una relación entre la confianza en nuestra salvación, por un lado, y si nos comportamos como sirvientes o como amigos de Dios, por otro? El siervo hace sin cuestionamientos lo que se le ordena, porque quiere que Dios lo vea en una luz favorable. Pero el amigo está interesado en la relación y, como tal, se centra más en conocer a Dios. Los amigos, al fin de cuentas, siempre obedecen a sus normas, a menudo sin ni siquiera pensar, o darse cuenta de ello. Por el contrario, el siervo a menudo sigue ciegamente lo que él ve como una larga lista de cosas que debe hacer, para ganar la aceptación y, es de esperar, la salvación.

El deseo de Dios es que vivamos nuestras vidas en la confianza pacífica de nuestra salvación. Jesús nos dejó esta promesa en Juan 14:27: “Les doy un regalo: la paz de la mente y el corazón. Y la paz que os doy no es como el mundo la da. Así que no se angustien ni tengan miedo”. Este texto debe hacer referencia a la confianza en nuestra salvación. ¿Cómo podemos esperar tener la paz mental que Jesús nos prometió si estamos preocupados por nuestra salvación? ___________________

(Toda las citas de Escritura son de la Traducción Vida Nueva)


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/1823