“Cuando agotemos la Nueva Reina-Valera Siglo XXI, habremos vendido 4 millones de biblias”


(system) #1

Daniel Chaij diplomático jubilado de EE.UU., trabaja para hacer llegar biblias en español a manos de personas que las necesitan a través de la Sociedad Bíblica Emmanuel.

Pregunta: Usted es el presidente de la Sociedad Bíblica Emanuel (Emmanuel Bible Society), que distribuye Biblias en español. ¿Dónde distribuye las biblias?

Respuesta: El origen de la EBS se inicia en la década de 1960 cuando mi padre, el Pastor Nicolás Chaij, se retiró después de 41 años como líder en la obra de publicaciones de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en América Latina. Fue un pionero en la labor eclesiástica del colportaje en América del Sur. Escribió lo que es aún hoy el manual de capacitación para todo el que participe en el colportaje.

Mi padre fundó la EBS y lanzó la primera versión de la Nueva Biblia Reina-Valera en 1985. La siguiente versión, llamada Nueva Reina-Valera de 2000, fue a los editores en 1998. Poco después me entregó la presidencia de la Sociedad y, dada su avanzada edad, puso fin a su participación en ella.

Más recientemente, la Sociedad Bíblica Emmanuel ha producido la Nueva Versión Reina Valera Siglo XXI. Las ventas combinadas de todas las versiones actualmente supera los tres millones de copias.

Cuando el inventario actual de la versión del siglo XXI sea vendido la cifra alcanzará los cuatro millones. Hemos llamado la presente versión "Siglo XXI", con la esperanza de que será la última antes de que Cristo regrese.

La División Interamericana y la División de América del Sur han adoptado la Biblia EBS como la Biblia que se vende por todos los colportores y como la que está a disposición de sus miembros de la iglesia en todos los países de habla española. Se espera que esto contribuirá a la utilización de un sistema común de la Biblia por los pastores y laicos.

P: ¿Cuándo se fundó la Sociedad y qué os inspiró para fundarla?

R: La EBS fue constituida legalmente como una corporación sin fines de lucro en el Estado de la Florida el 12 de noviembre de 1985.

La Biblia en español utilizada desde los años 1960 y 1980 fue la versión Reina-Valera traducida inicialmente en el siglo XVI. Algunas revisiones comenzaron a aparecer en los últimos años, pero nuestra versión, universalmente conocida como la Nueva Reina Valera, es hoy en día la Biblia con el español más actual, en un formato fácil de leer y agradable estilo. Nótese que no es una traducción sino una actualización de la lengua.

En la actualización de la Biblia hemos corregido los cambios intencionales que otras sociedades bíblicas aún siguen haciendo, como la sustitución de la palabra "sábado" por "el día de descanso" y facilitar así la predicación de que el día de descanso es el domingo.

Otra razón para la organización de la EBS es que las editoriales adventistas eran reticentes a publicar una Biblia para que no fuera etiquetado como un “Biblia Adventista” y fuera acusada de no ser fiel a la original y parcial según nuestras creencias. Para superar la posibilidad de dicha crítica, nuestra Biblia lleva nuestro logo y el nombre como una organización independiente, no confesional, pero se imprime por las casas editoras adventistas.

P: ¿Quién trabajó realmente en la confección de la Biblia Nueva Reina-Valera y cuáles son las normas y los parámetros que los traductores siguieron para la toma de decisiones lingüísticas?

R: La Biblia Nueva Reina-Valera, en las tres ediciones, es el producto de la revisión por parte de expertos bíblicos del texto que mi padre, Nicholas Chaij, presentó después de pasarse 20 años actualizando la antigua versión al español moderno -la versión antigua tenía mucho arcaísmos- y modificando las palabras cuyo significado había cambiado o ya no daban a entender el mensaje correcto. Así, más de 40 expertos de diferentes países y denominaciones -así como algunos expertos judíos- revisaron los libros de la Biblia y validaron la exactitud del texto.

Entre los expertos que revisaron el texto, podemos destacar a los siguientes adventistas: el norteamericano Dr. William H. Shea revisó Daniel, el argentino Dr. Atilio Dupertuis revisó 1 & 2 de Corintios, el dominicano Dr. George W. Brown revisó Hebreos, el mexicano Dr. Jaime Cruz Pereyra revisó 1 & 2 de Tesalonicenses y la carta de Santiago, y los españoles Dr. Roberto Badenas, quien revisó Romanos y Dr. Carlos Puyol, quien revisó los libros de Esdras, Nehemías y Esther.

P: ¿Quién imprime las Biblias y cómo se distribuyen?

R: La Asociación Publicadora de la División de América del Sur imprime la Biblia de su territorio (Argentina, Uruguay, Chile, Paraguay, Bolivia, Perú y Ecuador).

La División Interamericana no tiene una editorial, pero tiene una redacción que contrata la impresión de la Biblia, ya sea en Colombia o México.

P: ¿Cuántas personas trabajan para la Sociedad Bíblica Emanuel?

R: La EBS no tiene empleados. El Consejo de Administración está formado por cuatro miembros, y todos nosotros aportamos nuestro tiempo y esfuerzos. Además de ayudar a la División Interamericana con campañas de ventas en América del Norte, la EBS no tiene que vender, imprimir o distribuir la Biblia - esta función se realiza mediante la iglesia adventista en América Latina.

P: La sociedad es una organización sin fines de lucro. Pero yo creo que son capaces de financiar algunas becas. ¿Puede contarnos un poco sobre eso?

R: La EBS dona las regalías que recibe de la venta de Biblias a becas para los jóvenes adventistas que quieren ser pastores, maestros o enfermeras. Los ingresos de la EBS son bastante bajos, ya que recibe un porcentaje muy limitado del precio al por mayor.

Hasta la fecha, con el ingreso de regalías, hemos sido capaces de ayudar a los países siguientes:

Argentina: anualmente 30 o más becas para los jóvenes que estudian para ser maestros en el Instituto Alberdi, en el norte de Argentina.

Paraguay: anualmente 20 becas para estudiantes de enfermería en la Universidad Adventista del Paraguay.

República Dominicana: La SBE está financiando una escuela de verano para todos los maestros de las escuelas de la iglesia adventista que no estudian en nuestros colegios y universidades, dándoles un curso de actualización en nuestras creencias. La Sociedad Bíblica Emmanuel también dispone de 6 a 10 becas para estudiantes que estudian para pastor en la Universidad Adventista República Dominicana.

Cuba: La EBS ha hecho su más alta prioridad proporcionar becas para todos los estudiantes de tercero y cuarto en el Seminario Adventista de Cuba. El número total anual de las becas varía, pero los promedios son de 20-24. A medida que estos estudiantes se gradúan son contratados como pastores y obreros de la Biblia, pero el crecimiento de la iglesia es tal que siguen teniendo una escasez de trabajadores.

Es difícil creer que el nivel económico en Cuba es tal que el ingreso promedio mensual de los trabajadores es de $20 - $25. Esto le da una idea de por qué consideramos a Cuba nuestra más alta prioridad. Los jóvenes y sus familias difícilmente pueden permitirse el lujo de asistir a nuestro seminario, que es la única institución educativa privada en el país.

P: ¿Cree que la Sociedad Bíblica Emanuel está cumpliendo sus objetivos? ¿Existen otros proyectos en los que le gustaría que la sociedad se involucrara en el futuro?

R: Nuestros objetivos se basan en las regalías percibidas. La reciente recesión, por ejemplo, ha afectado a nuestros ingresos, pero el Señor nos ha bendecido para que la EBS pueda seguir apoyando el programa de becas.

Tenemos otros proyectos pasados y presentes:

Uruguay: Se necesitaron tres años para obtener el permiso de la iglesia para alquilar un edificio de su propiedad, a través de la carretera de la Academia Adventista del Uruguay, donde se ha establecido una panadería para dar trabajo, formación y un comercio en el futuro a la juventud adventista . La panadería produce el pan saludable, de grano integral, que hoy no está disponible en Uruguay. La EBS no pudo aportar fondos a este proyecto, pero contribuyó con una cantidad sustancial de tiempo en hacer posible que la panadería se convierta en realidad.

Cuba: Mientras escribo esto, hemos puesto en marcha una campaña para obtener donaciones para enviar 25.000 biblias. Dos de los miembros de nuestra Junta Directiva están dirigiendo este proyecto. El Señor encabeza este proyecto y confiamos plenamente en que será un éxito.

Por el momento, las donaciones se dirigen a la División Interamericana o al ministerio “Come and Reason” debido a que por el momento, la Sociedad Bíblica Emanuel no tiene la autorización del Gobierno norteamericano para recibir donaciones que puedan ser descontadas de los impuestos del donante. La EBS está trabajando para conseguir dicha autorización.

Al mismo tiempo, hemos enviado una circular a todas las iglesias españolas en América del Norte ofreciéndoles la misma Biblia que nosotros vamos a enviar a Cuba. Esta es una oportunidad para todos nuestros miembros hispanos, tanto en EE.UU. y Cuba, para tener una Biblia que les dé - en un solo volumen - el himnario, 20 estudios de la Biblia, referencias, y la concordancia.

P: Usted se retiró después de una carrera de trabajo para el Departamento de Estado de EE.UU.. ¿Qué tipo de trabajo es ese?

R: Yo soy Adventista de segunda generación. Mi padre trabajaba para la iglesia en Uruguay, como secretario de la publicación de la Misión. Luego fue trasladado a la Argentina, Cuba, Costa Rica y luego a Estados Unidos y siempre en el campo editorial. Regresó a Uruguay en 1954, como Secretario de Publicaciones de la División de América del Sur y fue llamado posteriormente al mismo trabajo en la División Interamericana de la cual se retiró. Como hijo de misioneros viví en Uruguay, Argentina, Cuba y Costa Rica (donde terminé la escuela secundaria). En los EE.UU. terminé mis estudios en la Universidad de Andrews (en ese entonces Emmanuel Missionary College) y mi MBA en la Universidad del Sur de California. Trabajé en el sector privado hasta que el Departamento de Estado de EE.UU., a través de la Agencia para el Desarrollo Internacional (AID por sus siglas en inglés), me contrató y me envió como un funcionario del Servicio Exterior para Honduras, Guatemala, Bolivia, El Salvador y Costa Rica. Administré nuestros programas de ayuda exterior durante 27 años y me retiré en 1990.

P: ¿Continúa viajando mucho por su trabajo con la EBS? Tengo entendido que usted tuvo un accidente de coche no hace mucho tiempo! ¿Qué pasó? Usted está muy activo para alguien de su edad. ¿Tiene algún plan para frenar?

R: Recientemente, he reducido mis viajes y hago más "trabajo de escritorio." Afortunadamente, los miembros de la Junta han sido capaces de tomar el relevo. El accidente que tuve fue en Ushuaia, Tierra del Fuego, Argentina - la ciudad más austral del mundo. Mientras me recuperaba, he tenido varias oportunidades para dar testimonio del Señor con mis equipos de rescate y personal del hospital. El supervisor de la noche, que era adventista, me dio la bienvenida a su casa para reponerme. Gracias a Dios me he recuperado totalmente, y no he perdido el anhelo de viajar.

P: ¿Algo más que quisiera decir?

R: Quiero expresar mi convicción profundamente sentida, fruto de mi trabajo tanto al servicio de EE.UU. y de mi trabajo para la iglesia: la mayor contribución que podemos hacer es ayudar a nuestros jóvenes para conseguir ¡una educación centrada en Cristo! Así más jóvenes se quedarán en la iglesia y varios de ellos estarán en el cielo! El Señor se llevará a los hombres y mujeres al cielo y no los edificios. Vamos a usar nuestros recursos para educar y formar a los jóvenes.

--

[Invitamos a nuestros lectores a que tengan en cuenta nuestro compromiso de buenas prácticas a la hora de publicar comentarios. Los artículos y comentarios publicados en Café Hispano contienen las opiniones de sus autores y en ningún caso Café Hispano se hace responsable de las mismas. Si usted quiere publicar o simplemente contactar con Café Hispano, escriba a editorcafehispano@gmail.com]


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/4671