Directrices para la participación en política de los adventistas en África


(system) #1

De acuerdo con la evidencia disponible, estamos ante el primer conjunto de directrices aprobadas por una división mundial adventista respecto a la participación en la política. Más allá de los viejos debates sobre si los adventistas deberían votar, este documento proporciona parámetros para el político Adventista en activo, la relación entre los líderes de la iglesia y los líderes políticos y las actividades partidistas por parte de miembros de la iglesia en África.

Aunque tal vez no tenga ninguna relación, este documento surge poco después de que varios líderes adventistas africanos hayan hecho declaraciones públicas que podrían haber incomodado a más de uno en Europa o Estados Unidos.

1- En 2010, el presidente de la Unión de Uganda, John Kakembo, apoyó una ley en contra de la homosexualidad que castigaba la práctica homosexual con cadena perpetua y amenazaba a aquellos que no denunciaran a un homosexual con llevarlos a la prisión. Según informó en su momento The New York Times, esta ley fue promovida por conservadores evangélicos norteamericanos que visitaron Uganda en repetidas ocasiones poco antes de proponer dicha ley. Cuando SPECTRUM dio esta noticia, la Asociación General emitió un comunicado en el que expresaba su preocupación ante las declaraciones del presidente de la Unión de Uganda y aseguraba que estas no estaban de sintonía con la posición oficial de la iglesia: afirmación de la igualdad de todas las personas en cuanto a dignidad y derechos.

2- En 2011, el vicepresidente de la División del Sur de India y Oceanía, Paminus Machamire, afirmó que el presidente de Zimbabue, Robert Mugaba, predica el mismo evangelio que predican los adventistas. Mugabe es un figura política que ha recibido duras críticas desde Europa y Estados Unidos.

3- En 2012, el líder de la iglesia adventista en África central y oriental, Blasius Ruguri, hizo unas declaraciones que los diarios del lugar recogieron como si estuviera apoyando una ley de Uganda en contra de los homosexuales. Si bien la iglesia emitió un comunicado oficial con la intención de ofrecer una interpretación más moderada de sus palabras, en seguida se supo que en otra ocasión, Ruguri había dicho al gobierno ugandés que aprobara la ley y no se dejara presionar por las amenazas occidentales de cortar el envío de fondos de ayuda. Otro diario local recogió la siguiente declaración de Ruguri: “Nuestra posición es “tolerancia cero” hacia este vicio [práctica homosexual] y hacia la influencia occidental en este asunto tan importante por Dios dice que no a esto [práctica homosexual]. Estamos juntos con el Presidente y el Portavoz y damos soporte total a la Ley Contra la Homosexualidad. Levantémonos para defender nuestra soberanía como ugandeses y como gente que teme a Dios, aunque se derrumben los cielos.”

Opiniones personales o institucionales a parte, parece que en Uganda, debajo del tema de la homosexualidad hay intereses políticos internacionales de los que los líderes adventistas parecen intuir por lo menos, si no ser muy conscientes.

A continuación traducimos lo que el Instituto de Investigación Bíblica (BRI por sus siglas en inglés) ha enviado en su boletín.

******

El Comité de Investigación Bíblica de la División de África del Sur y Océano Índico se reunió el pasado mes de octubre en relación con las reuniones de fin de año de la División y finalizó una declaración titulada: "Directrices para la participación de los adventistas en la política en África." Después de un cuidadoso examen de las bases bíblicas y teológicas para la participación política y los desafíos de la participación política de los adventistas en África, el documento aprobado por la reunión de fin de año de la división emitió las siguientes pautas:

El adventista en la política activa

Vida espiritual

  • Los miembros que deseen postularse para cargos públicos deben garantizar por la gracia de Dios, que espiritualmente se mantienen en sintonía con Dios.

  • El político debe esforzarse por mantener las disciplinas espirituales regulares como la oración, el estudio bíblico, y sobre todo mantener la comunión con otros creyentes asistiendo a los servicios en sábado.

Partidos y campañas políticas

  • Las campañas políticas de los políticos adventistas deben estar marcadas por la dignidad, civismo y valores cristianos adventistas.

  • La experiencia cristiana adventista debería ser una influencia positiva sobre los demás.

  • Los adventistas no deberían involucrarse en acciones o procesos que puedan perjudicar la observancia de la ley de Dios como la observancia del sábado.

  • Las iglesias no deben utilizarse para la promoción de programas políticos.

  • Los políticos que participan en las asociaciones políticas no deben entrar en alianzas que les exijan sacrificar los valores y principios bíblicos.

Programa y acciones

  • Los adventistas deberían reconocer la promoción y / o defensa de los derechos humanos, siempre y cuando no interfieran con los principios bíblicos y las enseñanzas de la iglesia.

  • Los adventistas que participan en la política deberían tratar de ejemplificar y demostrar los valores y principios del gobierno de Dios. (3MR 37-38).

  • Los adventistas que estén involucrados en política no deben utilizar su influencia indebidamente en los asuntos de la iglesia.

La iglesia y la política

  • No se debe permitir que los líderes políticos utilicen su poder o privilegio para influir en la Iglesia o en sus líderes de manera ilegal e inmoral, o que creen algún tipo de dependencia.

  • La Iglesia Adventista debe evitar todas las formas y apariencias de corrupción.

  • Los líderes de la iglesia deben ser extremadamente cuidadosos a la hora de recibir algún beneficio de los líderes políticos, aunque sea legal o esté moralmente justificado.

  • Los trabajadores de la iglesia deben abstenerse de participar activamente en la política y la actividad política.

  • Nuestras iglesias no deben ser utilizados como plataformas para la promoción de programas políticos, tanto por parte de nuestros miembros como de no miembros.

Miembros de la Iglesia política

  • Los adventistas no utilizarán sus conexiones políticas para promover intereses personales a costa de su fe y el nombre de la iglesia.

  • Los miembros no deben hacer activismo político en la iglesia ni usar ropa de partidos políticos, ni sus símbolos ni su lenguaje en la iglesia. Nada de lo que pueda generar división y cismas en la iglesia debe ser permitido.

  • Ciertos términos políticos, incluidos trajes e insignias políticas, no se mostrarán en el recinto de la iglesia.

  • Los miembros de la iglesia deben evitar conflictos y divisiones en la iglesia. Por lo tanto, no deben llevar cuestiones políticas a la iglesia.


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/5025