“Equipamiento para testificar”


(system) #1

He vivido lo suficiente como para estar sorprendido por la cantidad de formas y tipos de personas que Dios usa en su gran obra de invitar / dar la bienvenida a los demás a su reino vivo.

Comencemos con la familia Douglas en Springfield, Massachusetts, allá por la década de 1930. En ese momento yo tenía tres hermanos y vivíamos arriba, en lo que llamábamos una casa de vecinos (hoy en día, por supuesto, ¡se trataba de un condominio!). Mi padre acababa de comprar un Dodge 1933 que era todo un placer para todos nosotros, incluidos los niños del barrio.

Durante un año, una anciana alemana que apenas podía caminar, subía por la escalera de atrás y dejaba Las Señales de los Tiempos semanalmente. Mi mamá empezó a leer estos periódicos y luego lo hice yo. Me gustaban las historias de la profecía bíblica conectadas con los acontecimientos mundiales.

¡Vecina interesante! Mi madre le dejaba sus Señales de los Tiempos al lechero, que traía las botellas de leche a la puerta de atrás. Y al hombre el pan que mostraba sus varios tipos de pan, magdalenas y bizcochos, de nuevo en la puerta de atrás.

El nombre de la anciana era "hermana Scherer." A todos los miembros de la iglesia que eran mujeres se las llamaba "hermanas", y los hombres eran "hermanos" (¿Cuándo fue, en el paso de los años, que todo eso cambió?)

Y empezamos a conocer la historia. Su hija y su yerno, se avergonzaban al ver lo que mi madre estaba haciendo con "sus" periódicos y querían que se detuviera. Si ellos estaban en casa, mi madre encontraba al lechero y al hombre del pan en la parte delantera de la casa, cuando iban de regreso a sus camiones. ¡De todas maneras Las Señales eran entregadas!

Finalmente, la hermana Scherer le pidió a mi padre que la llevara a sus "reuniones" en el Salón de Touraine sobre la calle State en Springfield. Un joven predicador adventista, Francis George W. Bush, celebraba sus primeras reuniones evangelísticas y la anciana no tenía a nadie que la lleve (¿qué tal la planificación?).

Efectivamente, para complacer a esta querida vecina que apenas podía hablar inglés, mi papá llevó a la hermana Scherer, a mi mamá ya mí a estas reuniones, ¡una tras otra! Mi papá siempre tenía algo que hacer, y no fue hasta cinco años después que se unió a nosotros en el bautismo.

¿Que quiero decir? ¡Que la hermana Scherer hizo lo que pudo! ¡Nada más y nada menos! Por otro lado, hay largas líneas de gente feliz que se relacionan con la hermana Scherer, y una de esas líneas sería la de la tribu de los Douglass, ¡que realmente se ha alargado a través de los años!

Pienso en Samgar (Jueces 3:31) que liberó a Israel de los filisteos. Cuando el Señor le pidió ayuda, supongo que Samgar dijo: “Señor, tú sabes que no tengo nada más que mi nombre, además de esta vara para arrear bueyes”. Y la respuesta fue: “¡Haz lo que puedas!” ¡Vaya! ¡Samgar hizo lo que pudo!

Lo sé, hemos escuchado la historia tantas veces que puede que no nos resulte más significativa que un "¿cómo estás?" Pero recuerda que cuando Jesús y los discípulos se vieron atrapados en medio de una multitud de unas 15.000 personas, al final de un día ajetreado, con todo el mundo con mucha hambre (¡y ningún supermercado cerca!), ¿cuál fue la mejor sugerencia que Jesús tuvo? “¡Denles ustedes algo de comer!” (Mateo 14:16, GNB).

Ridículo. ¡En verdad! ¡Pero Jesús hablaba en serio! Y los discípulos también respondieron en serio: "¡Todo lo que tenemos aquí son cinco panes y dos peces!"

¡Se parece a nuestras respuestas actuales cuando nos hacen el llamado a servir en la iglesia local! "Hey, sólo tengo cinco panes y dos peces, no tengo la formación, realmente no tengo tiempo pero voy a dar $ 100 extra para el programa, no soy bueno para tratar con la gente, etc."

Pero la pregunta siempre es: "¿Qué tienes en tu mano?" En la narración de Mateo, el Señor siguió dando instrucciones que son importantes para recordar: "Él partió los panes y los dio a los discípulos y los discípulos a la gente" (14:19,GNB).

Programa sencillo del evangelio en acción: ¡Tú y yo somos los representantes de Dios! Sólo en las circunstancias más inusuales nuestro Señor usa sus ángeles en la alimentación de la verdad para hombres y mujeres, niños y niñas. ¿Qué tienes en tus manos? ¡Somos las manos de Dios en este mundo, no importa cómo tratemos de enmantequillar el pan!

Entonces, ¿cómo empezar? Para alguien de Medicare, ¿dónde él o ella empiezan? ¡De la misma manera que un niño aprende a andar en bicicleta, o el adolescente a conducir el auto!

Una de las lecciones más obvias que he aprendido es cuánto se puede aprender acerca de pilotar un avión mediante la lectura de los manuales. ¡O acerca de convertirse en un jugador de béisbol mirando videos del juego de Cal Ripken!

El mejor consejo que doy a cualquier predicador u orador es que primero defina su proposición en una frase, incluso si es compuesta. Puede tardar una hora, pero no debe comenzar hasta que sepa con certeza qué quiere decir. Obtenga al menos tres ideas principales que desarrollan su proposición. Ahora empiece a escribir, incluso si la máquina de escribir o computadora está fría. Todo escritor sabe de lo que estoy hablando. Y mientras más uno escribe, más fácil fluye. ¡Por otra parte, una verdadera escritura es un trabajo duro!

Mi punto es que aprendemos cualquier nueva habilidad mediante la práctica. Y haciendo cada vez un poco más, hasta que usted esté escribiendo como cuando aprendió a escribir a máquina, un clic a la vez hasta que algo sucede y usted está fluyendo más rápido de lo que su mente puede decirle a sus dedos que escriba lo siguiente.

Cuando se trata de hablar de "la verdad" con nuestro vecino, con el padre o con la madre, o con el cónyuge, comenzamos con lo que está en "su" mano. Y se mejora con la práctica, haciendo cada vez un poco más. Todo aquél que está leyendo estas páginas sabe dónde quiere estar dentro de 5000 años, desde el punto de vista del Gran Cuadro que Jesús ha trazado para nosotros.

Pero, en primer lugar, haga un pequeño inventario: ¿Qué es lo que más le importa en su vida? ¿Cómo lo aprendió? ¿Es más feliz o tiene más paz por saberlo? A continuación, cuéntelo con sus propias palabras, según el Espíritu le inspire –al igual que el plan de Jesús para sus discípulos: “¡Él parte el "Pan" y Ud. lo comparte!”

La mayoría de la gente no necesita un camión lleno de información, sólo un tenedor lleno puede ser todo lo que se necesite en un primer momento. Tal vez un tenedor lleno es todo lo que tenemos en este momento, pero le garantizo que cuando veamos que nuestro pequeño tenedor lleno es apreciado, empezaremos a cavar con el tenedor para obtener más, y su compañero estará dispuesto para el próximo bocado.

¡Así es la mayoría de las veces! Pero lo siento, ¡no todo el mundo está buscando, ni siquiera un tenedor lleno! Algunas veces los problemas ocultos enmascaran lo que usted ofrece, o tal vez el mes que viene será mejor. Pero el Señor nos ha dicho cuál es nuestra misión: "¡Dadles vosotros de comer!" ¡Mi trabajo es hacer lo que puedo con lo que tengo en mi mano! Y lo aprendo haciendo, y haciéndolo de nuevo.

¡LA PAGA ESTÁ DE FUERA DE ESTE MUNDO!

OH, por cierto. GRACIAS, HERMANA SCHERER, ¡SIN UD. YO NUNCA HUBIERA CONOCIDO A TODOS MIS AMIGOS DE SPECTRUM!

(Traducido por Carlos Enrique Espinosa)


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/3990