Explicando Romanos 5


(system) #1

Romanos 5:12-21 es un pasaje crucial en la epístola de Pablo, pero a menudo ha sido mal interpretado, como resultado de la lectura de opiniones filosóficas no-bíblicas en el texto, en particular platónicas. San Agustín articuló quizá la interpretación más popular del pasaje en su formulación de la doctrina del pecado original. Este excursus explorará brevemente, primero, la historia de la interpretación de este pasaje que condujo al dogma de Agustín, después de lo cual expondré un breve resumen de cómo funciona Romanos 5 en el contexto de Romanos 1-4.

El versículo 12 es el versículo que fomenta más errores de interpretación de este pasaje. Si uno expone erróneamente este versículo, prácticamente se garantiza la interpretación sesgada de todo el pasaje. El versículo dice: "Por tanto, como el pecado vino al mundo por un hombre, y la muerte por el pecado, así la muerte pasó a todos los hombres porque todos pecaron". Aquí Pablo alude claramente a Adán, el primer hombre en el Génesis, lo que es confirmado por su uso del nombre Adán en el versículo 14. La interpretación agustiniana simplificada de este pasaje, es que toda la humanidad estaba físicamente en Adán, así que cuando Adán pecó, todos participamos en ese pecado. Sin embargo, históricamente, la idea del pecado en Adán en realidad no se planteó hasta un momento cercano a San Agustín.

Al investigar en la historia el concepto de pecado en Adán, me encontré con que en el siglo II d.C., la iglesia primitiva no tenía una teología significativa sobre Adán, ni siquiera en sus puntos de vista sobre Rom. 5:12 [1]. En esto parece reflejar el patrón del Nuevo Testamento. Adán sólo se menciona o es aludido en cinco pasajes del Nuevo Testamento, de los cuales dos son de carácter genealógico. De los tres libros más soteriológicos (Juan, Romanos, Gálatas) Adán sólo aparece en Romanos 5. La falta de teología sobre Adán en el siglo II coincide con la falta de ella en el Nuevo Testamento, lo que sugiere que el primer hombre no era una figura fuerte en la teología del Cristianismo apostólico.

El segundo siglo fue significativo, sin embargo, en el sentido que se produjo la introducción del neoplatonismo en la iglesia. Cada vez más, los padres de la iglesia incorporaron el pensamiento platónico en su labor teológica, y por lo tanto se sembró la semilla de la idea del pecado en Adán, y la doctrina del pecado original. Ireneo dio el primer paso al ver la doctrina del hombre a través del dualismo de Platón. Se pensaba que Adán correspondía aproximadamente a la idea universal de “hombre”, mientras que nosotros, como individuos históricos, somos las manifestaciones de esa idea. Por lo tanto, cuando Adán pecó, todos los que participamos en la idea del hombre adánico heredamos la corrupción y la muerte. Mientras que este punto de vista limitaba correctamente los efectos del pecado de Adán a la corrupción original (en contraposición a la culpa original), Adán, como la cabeza platónica de la raza se convertiría en el concepto fundamental para desarrollar una teología cristiana platonizada. Irónicamente, Ireneo en realidad no desarrolló una teología de Adán propiamente tal, sólo hizo unos pocos comentarios. Por el contrario, se centró mucho más en una comparación de María con Eva, muy similar a la comparación Adán-Cristo en Rom. 5:18, en la que la obediencia de María invierte la desobediencia de Eva como parte del plan de salvación.

En el siglo III, Tertuliano dio el siguiente paso importante, infundiendo a la idea platónica del alma inmortal el concepto estoico del alma como una sustancia. Esto dio lugar al nacimiento de la corriente del traducianismo sobre el origen de un alma humana individual. En la primera forma de traducianismo, se pensaba que todas las almas provenían del padre y a través del acto sexual eran implantadas en la madre, donde el alma se convertiría en un bebé humano. La conclusión lógica de Tertuliano era que todos somos de este modo una parte del alma de Adán, un alma que pecó en el Edén. Tertuliano, sin embargo, restringió correctamente la teología para explicar sólo la corrupción original en una especie de un modelo hereditario. No expresó ningún concepto de algún tipo de participación nuestra en el primer pecado.

Fue a fines del siglo IV cuando las piezas se unieron, finalmente, para formar una doctrina articulada del pecado en Adán. De importancia para esta digresión, es la interpretación de Rom. 5:12 por Ambrosiaster. La frase clave para el desarrollo de la doctrina del pecado original se traduce en muchas Biblias como "porque todos los hombres pecaron". Esta es la mejor traducción del texto griego, porque la construcción se utiliza para explicar la razón de que algo sea lo que es. El punto crucial es la siguiente: Ambrosiaster era consciente de que los textos griegos y latinos estaban en contradicción entre sí, con la lectura latina, “en quien todos pecaron”. Ambrosiaster analiza esta diferencia y, basado en parte en la filosofía platónica (según Ireneo y Tertuliano) y en parte en la práctica del bautismo infantil, hizo suya la versión latina como la mejor opción textual. Ambrosiaster no siguió desarrollando la teología de Rom. 5:12. Más bien, Agustín tomó la mala traducción latina de Rom. 5:12 de Ambrosiaster, y, combinándola con sus creencias neo-platónicas, formuló el primer concepto completo de Pecar en Adán, según el cual se hereda la culpa de Adán, así como su corrupción. Históricamente, la interpretación del pecar en Adán no existía antes de fines del siglo IV, con Ambrosiaster y Agustín.

Resulta irónico que el desarrollo de la doctrina del pecado en Adán esté fuertemente basado en la idea del alma inmortal y en el bautismo de infantes, que los adventistas afirman que son errores antibíblicos. Sería extraño, si Pablo hubiera creído que pecamos en Adán, que la idea muriera con Pablo y permaneciera inactiva durante más de 350 años, antes de reaparecer de nuevo. La evidencia sugiere que Pablo nunca pretendió aplicar tal interpretación, porque, sin duda, alguno de sus discípulos hubiera mantenido el concepto después de la vida de Pablo; pero no hay evidencia para apoyar esa hipótesis. Siendo así, ¿qué quiso decir Pablo en Romanos 5?

En Rom. 1-11, Pablo claramente se opone a las opiniones de un interlocutor imaginario que representa la posición de los judaizantes, es decir, que los gentiles primero se debían convertir al judaísmo antes de poder aceptar a Cristo y ser salvos (Hechos 15). Pablo establece la culpabilidad de los gentiles en el capítulo 1 –que se han rebelado contra la auto-revelación de Dios en la naturaleza, haciendo ídolos a pesar de saber que Dios es invisible. En el capítulo 2, Pablo argumenta contra los judíos ("oh, hombre") que se han rebelado contra la auto-revelación de Dios a través de la Ley (especialmente alrededor del v.17 ss.).

Romanos 3 introduce una tensión respecto a si el ser judío tiene alguna ventaja sobre ser gentil. Pablo responde, en primer lugar, que sí hay ventajas, pero finalmente llega a la conclusión de que incluso con sus ventajas, el judío está bajo el poder del pecado, de la misma manera como los gentiles, y, en definitiva, no tiene ninguna ventaja. Esto lleva a Pablo a la conclusión de que "ya ha acusado" –una referencia al texto de los capítulos 1 y 2— tanto a los judíos como a los gentiles, de que todos están "bajo pecado" (3:9). Al decir que todos están "bajo pecado", Pablo presenta al pecado, no como una elección de comportamiento, sino como un poder dominante que produce el comportamiento pecaminoso. Esto plantea una pregunta implícita del judaizante, aunque no es formulada: "¿Cómo puede un judío estar bajo el poder del pecado en la misma forma que un gentil?" Pablo no se ocupa de esta cuestión hasta asentar primero los fundamentos de la Justificación por la Fe en Rom. 3:21-5:11. Es en Rom. 5:12-21, donde finalmente vuelve a dar explicaciones sobre cómo ambos, el judío y el gentil, están bajo el poder del pecado.

El versículo 12 afirma que el poder universal del pecado, y su poder aliado, el de la muerte, entraron en el mundo por causa de un hombre, que resulta ser Adán (v. 14). Adán (junto con Eva) es el antepasado común tanto de los judíos como de los gentiles y, como el último humano no caído, tenía el destino de la humanidad no caída en su mano. Si se hubiera mantenido firme, su dominio sobre el mundo no se habría perdido, y Dios podría haber tratado con Eva individualmente, o incluso podría haberla sustituido [2]. Al pecar, Adán se unió a Eva en la entrega del dominio que tenían en común a una potencia enemiga, y así se convirtieron en esclavos del pecado: "vendido al pecado" (Romanos 7:14). La gramática griega de Rom 5:12 subraya la agencia de Adán, no el concepto de pecar en Adán. Se presenta a Adán como un agente secundario que trae al mundo esta dupla de poder universal –del pecado y la muerte. Por esto, el judío y el gentil están bajo pecado. Al igual que el gentil, el judío hereda la condición de estar bajo la esclavitud del pecado, como un derecho de nacimiento heredado de Adán. Los esclavos dan a luz esclavos. Por lo tanto, el argumento básico del versículo 12 es que, debido a que todos los seres humanos hemos pecado, sabemos que el poder introducido al mundo por Adán se ha extendido sobre todos los seres humanos.

Por contraste, hay un segundo personaje adámico, Cristo, que también introduce un conjunto universal de poderes en el mundo: la Gracia y la Justicia [Rectitud]. Esta dupla de poderes es más potente que la introducida por Adán. El tema de los "dos Adanes" de Rom. 5, está allí precisamente para explicar la presencia de un par de duelos, o de poderes universales, en el mundo. Adán puso a todo el mundo bajo el poder del pecado, y Cristo pone a todo el mundo bajo la gracia. La gracia nos libera del poder del pecado y nos lleva a la justicia, a través de la fe. El pecado lleva a la muerte, como un defecto. Esto configura, entonces, el tema de los dos poderes en la sección de Rom. 6 a 8, donde el argumento de Pablo es que la solución al problema de la conducta pecaminosa no es el esfuerzo humano, sino el vivir por la fe en la liberación de Dios del poder del pecado. Romanos 6 alega esencialmente que, dado que nos hemos unido a Cristo y hemos cambiado de señor o poder soberano, ¡actuemos en consecuencia! Romanos 5 está, pues, destinado a explicar la presencia de dos poderes universales en el mundo –el Pecado y la Gracia— y tiene la función de establecer la base espiritual para la vida de transformación en Romanos 6 a 8, que se desarrolla a través del tema de los dos poderes.

***

NOTAS:

[1]. Algunas de las fuentes clave de esta investigación son: Steward Reginald Moxon, La doctrina del Pecado: Una investigación crítica e histórica de del concepto de pecado los tiempos paleocristiano, medieval, y modernos (Londres: George Allen and Unwin, 1922); Norman Williams Powell, Las ideas de la Caída y del pecado original (Londres: Longmans Verde & Co., 1927); Tatha Wiley, El pecado original: Orígenes, desarrollo, y su significado contemporáneo (Nueva York: Prensa Paulista, 2002); David Smith, Con intención deliberada: Una teología del pecado (Eugene, OR: Wipf y Stock, 1994); F. R. Tennant, Las fuentes de las doctrinas de la Caída y el Pecado original (Cambridge: Cambridge University Press, 1903); J. N. D. Kelly, Principios de Doctrina Cristiana (New York: Harper and Row, 1960). Las referencias a los Padres de la Iglesia se han verificado mediante la consulta de porciones de sus propios escritos.

[2]. Elena G. de White, Patriarcas y Profetas, p. 56; La historia de la Redención, p. 36.


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/2560