“Giezi: lo que podría haber sido”


(system) #1

Tanto su pedigrí como su hoja de vida son muy impresionantes. A primera vista, cabría esperar que él fuera uno de los principales padres fundadores de los Estados Unidos. Era nieto del famoso teólogo Jonathan Edwards, e hijo del presidente de Princeton College (más tarde la Universidad de Princeton). Sirvió como soldado en la Guerra de la Independencia y pasó algún tiempo como oficial de George Washington. Más tarde fue elegido senador de Estados Unidos por el estado de Nueva York, y su estrella política fue en aumento. Le fue bien como candidato en las elecciones nacionales de 1800, quedando a sólo un voto electoral de haber sido elegido Presidente en esta elección tan disputada, hasta que finalmente llegó a ser Vicepresidente en el período de Thomas Jefferson.

Si su vida pública hubiese terminado antes de 1804, el nombre de Aaron Burr se habría recordado con respeto y honor, en vez de desdén y desprecio. Pero después de herir mortalmente a Alexander Hamilton en un duelo de pistola, y luego de conspirar con los británicos para establecer un gobierno independiente al oeste del río Missisipi, Burr llegó a ser considerado en la misma línea que Benedict Arnold. Se le aplicaron palabras como canalla, traidor, y aún peores. Ni siquiera un veredicto de no culpable en el juicio por traición podría haber limpiado su reputación manchada. En lugar de ser recordado con cariño como un líder honorable de los nacientes Estados Unidos, ha sido recordado por sus actos de maldad.

Las palabras tristes de John Greenleaf Whittier parecen aplicables al despreciable Burr:

De todas las tristes palabras de la lengua o la pluma, Las más tristes son las siguientes: "Podría haber sido." (Miller Maude, estrofa 53)

Esta conmovedora estrofa también es aplicable a la vida de Giezi, el personaje de este ensayo. Podría haber sido recordado por su servicio leal al profeta Eliseo. Podría haberse distinguido por su dedicación y diligencia en la asistencia a uno de los más grandes profetas. Como se señala más adelante, posiblemente le esperaba una tarea significativa si hubiese sido fiel en su papel de siervo del profeta. La lista de los profetas del Antiguo Testamento bien podría haber incluido el nombre de Giezi, junto con Elías y Eliseo. En cambio, la imagen persistente de Giezi es de un hombre aquejado de una terrible enfermedad, con su piel manchada por la lepra, y es conocido por su avaricia en lugar de su santidad.

Pero no empezó de esa manera. Giezi hace su primera aparición en la Escritura en 2 Reyes 4, en la narración que describe las interacciones de Eliseo con la mujer sunamita. Se lo identifica simplemente como “siervo” de Eliseo (v. 12). Si bien esto puede sonar a los oídos modernos como un lugar humilde, incluso un papel degradante, debemos tener en cuenta que ser el asistente personal o agente principal de un profeta era un puesto de honor, con posibles implicaciones futuras. Después de que Eliseo fue elegido para ser el sucesor de Elías, su primera tarea fue simplemente la de ayudar o servir a su predecesor (1 Reyes 19:21). De hecho, más tarde sería descrito como “el que vierte agua sobre las manos de Elías” (2 Reyes 3:11). A decir verdad, ayudar a otra persona a lavarse las manos parece una tarea bastante servil y poco atractiva. Pero en el caso de Eliseo, este período de servicio a Elías fue su período de formación, su aprendizaje del oficio profético.

Esto bien pudo haber sido el plan para Giezi también. Es probable que haya sido programado para ser el siguiente profeta, el sucesor de Eliseo, lo que, de haber ocurrido, habría hecho que su destino final fuese aún más trágico. A favor de esta posibilidad está el respeto que Eliseo le concedió a Giezi, pidiéndole consejo en forma tangible para expresar gratitud a la mujer sunamita por la habitación que ella y su marido habían construido para el profeta, y luego su elección de actuar de acuerdo con la observación sagaz de Giezi, de que la mujer no tenía hijos (2 Reyes 4:14).

Más apoyo para la idea de que Giezi fue un profeta en formación, es el proporcionado por la narrativa posterior, que se detalla cómo Eliseo, en respuesta a la desesperación y la angustia de la mujer sunamita, envió a Giezi como su agente de avanzada para atender a su pequeño hijo que había muerto trágicamente. Eliseo incluso le dio su báculo (2 Reyes 4:29), un objeto que para un profeta anterior había sido el instrumento a través del cual Dios obró sus proezas (Éxodo 07:19; 14:16). Si Giezi tenía la intención de realizar el milagro antes de que el profeta llegara, o simplemente quería prepararse para la llegada de Eliseo, no está claro. En cualquier caso, Giezi tuvo una exposición de primera mano ante un milagro maravilloso, ambos fueron testigos de la realidad de la muerte del niño (2 Reyes 4:31) y luego, de la gratitud de la madre al ver a su hijo con vida (2 Reyes 4:36-37).

Hasta ahora, todo bien. Hasta que llegamos a 2 Reyes 5, Giezi ha aparecido en una luz más bien positiva. Sí, puede haber habido indicios de su caída venidera. Por ejemplo, que pareció más bien cruel e insensible cuando trató de empujar lejos de Eliseo a la mujer sunamita desesperada (2 Reyes 4:27), y, si él es el siervo sin nombre de 2 Reyes 04:43, que dudó de la capacidad de Eliseo para alimentar a una multitud hambrienta, así como los discípulos de Jesús más tarde dudaron si el Señor podría alimentar a la multitud. Pero no parece haber un error fatal en Giezi antes de la conocida historia de la curación de Naamán.

Esta historia es rica en muchos sentidos. Cerca de diez caracteres o grupos están en exhibición en la narración, y sus acciones e interacciones hacen una trama muy interesante y convincente. Está Naamán, el poderoso comandante del ejército sirio, victorioso en la batalla –a excepción de su batalla contra la lepra. Está la esclava israelita de su mujer, una joven que ha dado un testimonio fiel de su Dios, a pesar de que Él no la había protegido de ser arrancada de su tierra natal. Presagiando a Daniel y Nehemías, ella trabajó para el mejoramiento de sus conquistadores. Está el anónimo rey israelita, jefe titular de la nación pero desgraciado y desamparado, que no sabía qué hacer cuando Naamán llegó en busca de curación (2 Reyes 5:6-7). Por supuesto está Eliseo, llamado simplemente “el hombre de Dios” (2 Reyes 5:8), quien se hizo cargo de la situación de Naamán para demostrar “que hay un profeta en Israel”, lo que es básicamente equivalente a decir “que hay un Dios en Israel” (2 Reyes 5:8). Y la historia se convierte, al igual que las de Rahab, Rut, y los ninivitas, en una de las grandes historias del Antiguo Testamento acerca de la conversión de los gentiles, y sirve como un cumplimiento de la profecía de Génesis 12:2-3, que todas las naciones serían bendecidas a través de los descendientes de Abraham.

Pero sorprendentemente, el relato de la curación y la conversión de Naamán llega a su clímax con la descripción de la caída trágica de Giezi. Qué le impulsó a hacer lo que hizo, exactamente, no lo sé. Tal vez el dicho, “Ningún hombre es un héroe para su ayuda de cámara”, se había convertido en verdad para Giezi, y él había dejado de mirar a Eliseo con respeto y honor. Tal vez la familiaridad había criado desprecio por su maestro. O, posiblemente, él sabía que estaba destinado a la función profética, pero se había cansado de esperar –es decir, de esperar sin recibir los beneficios tangibles que puede haber creído que se merecía un siervo de Dios.

En cualquier caso, después de que Eliseo se negó a aceptar la rica recompensa ofrecida por Naamán (una cantidad mucho más grande que la que compró el lugar en que se construyó Samaria. Cf. 1 Reyes 16:24 y 2 Reyes 5:5), Giezi entró en acción. A riesgo de arruinar la hermosa lección espiritual que Eliseo quería enseñar a Naamán, Giezi corrió tras de Naamán, inventó una historia sobre los huéspedes que venían a la casa de Eliseo, y se fue a casa con la plata y las prendas de vestir que Naamán gustosamente le dio. Es evidente, sin embargo, que no había contado con la visión profética de Eliseo. El mismo profeta que había resucitado a un muerto y que había multiplicado la comida para la multitud, ahora dio pruebas de su don profético al juzgar a Giezi por su engaño y codicia. Naamán había cambiado su fe en sus dioses por la fe en el Dios verdadero (2 Reyes 5:15). Ahora Giezi cambiaría su piel limpia y saludable por la lepra de Naamán (2 Reyes 5:27).

En una serie de aspectos, Giezi tiene un parecido sorprendente con Judas. Ambos, Giezi y Judas, vieron a sus señores resucitar muertos, multiplicar panes y limpiar a los leprosos; sin embargo, ambos tenían una actitud codiciosa de “qué hay para mí”, en lugar de gratitud por el privilegio de presenciar la obra de Dios. Ambos respondieron con codicia, en lugar de someter sus deseos a la voluntad de Dios. Ambos respondieron con la avaricia, en lugar de ofrecer un culto sincero. Ambos parecían haber buscado promover sus propios intereses en lugar de la gloria de Dios. Ambos tuvieron el gran privilegio de trabajar con un hombre especial de Dios, sin embargo, ambos comparten un destino triste. Realmente se puede decir de Judas, como de Giezi, que “podría haber sido . . .”.

Sin embargo, lo que es más preocupante sobre Giezi no es su parecido con Judas, sino su parecido conmigo. Su historia me reta, como profesor de teología y ministro, con las preguntas: ¿Sirvo a Dios con el fin de avanzar en mi propio interés o en el de la causa del Reino? ¿Mi exposición a los eventos sagrados y a las cosas santas me lleva a la entrega y la adoración, o al deseo de auto-promoción, del reconocimiento del mundo, y la riqueza?

Curiosamente, el nombre Giezi, aunque de derivación incierta, ha sido diversamente entendido como que significa “hombre de visión” o “avaro”, que son polos opuestos. Pero tal vez estos dos significados marcadamente contrastantes son apropiados, porque nos recuerdan que cada uno de nosotros tiene el potencial para vivir, ya sea por la visión de Dios para nuestras vidas, o de sucumbir a los deseos de la avaricia, la codicia, los celos, la ira, etc. Como ocurre tan a menudo con las narraciones bíblicas, nos miramos en el espejo de la historia y nos vemos a nosotros mismos. La pregunta clave no es, “¿Qué le pasó a Giezi?”, sino “¿Qué pasa conmigo?”


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/2845