Gracias a Dios que nos quieren


(system) #1

El buffet de tópicos de esta semana ofrece las opciones de Dios, la Iglesia, la salvación, la conducta cristiana y la mentira. Escribir sólo unas doscientas palabras acerca de Dios, o la salvación, o la conducta cristiana, parece como tirar una flecha pequeña en una pared grande. Me atrae el tema de la mentira. Las mentiras están mucho en mi mente –especialmente cuando trato de detectar el plagio y el engaño en mis clases.

La mentira y los mentirosos son los grandes temas de Juan, también. Tres veces en los últimos capítulos del Apocalipsis, Juan proporciona una lista de los que estarán fuera de la ciudad santa (21:8,27; 22:15). Todas las listas son diferentes o parciales. Sin embargo, cada una menciona la mentira. Y en cada lista, la mentira es mencionada en último lugar, por lo que permanece en la mente de los lectores u oyentes.

Pero quiero dedicar este pequeño espacio al tema de la iglesia, debido a que pasé el verano en Grecia. Cinco estudiantes universitarios y yo estuvimos allí en un hotel de la costa sur de Atenas, para sumergirnos en el griego del Nuevo Testamento durante seis semanas, con pausas para hacer turismo educativo. Junto con otros seis viajeros dedicados a la Biblia hebrea, vimos el Partenón de día y de noche, fuimos al Areópago, subimos las ruinas de Delfos, miramos hacia abajo –de la carretera al mar— desde el ágora romana de Corinto, y pasamos tres días benditos en el isla de Hydra, para recuperar de nuestros esfuerzos mentales.

Pero el recuerdo más vivo que tengo de este verano en Grecia, gira en torno a las congregaciones adventistas en Atenas. El sábado la mayoría de los estudiantes optaron por tomar el autobús en el centro de Atenas y después caminar un kilómetro, más o menos, en medio del calor del verano, a la iglesia de la calle Keramikou donde fueron adoptados por el pequeño grupo de adventistas de habla inglesa. Añadimos nuestras manzanas y otros comestibles al lunch de la planta alta después del culto, ofrecimos oraciones, dimos testimonios, e incluso predicamos a los demás creyentes de África, Australia y Filipinas.

Cinco veces este verano asistí a los servicios de culto en el edificio de la misión-asociación, que ahora se encuentra en una sección destartalada de Atenas. A veces, los traficantes de drogas y drogadictos casi rodeaban el edificio en oleadas, vendiendo y disparando hasta que la policía los obligaba a retirarse. Los veía desde la ventana, asombrado, mientras trataba de escuchar la lección de la Escuela Sabática. Pero lo que estaba sucediendo dentro de la iglesia en ese período de seis semanas es aún más memorable.

La primera vez llegué tarde, al sermón, y me quedé para el almuerzo del piso de arriba con el grupo que habla Inglés. Después, un hombre amable de Kenia insistió en caminar conmigo a un lugar más seguro del barrio para tomar el autobús. Más tarde, me enteré de que era el líder no oficial del grupo de Inglés y que su madre le había dado un nombre maravilloso: “Gracias a Dios”. Durante mi segunda visita a la Iglesia, un diálogo doloroso con Mark [nombre ficticio], un hermano de África, nos dejó fuera del servicio de la comunión en el santuario principal. Enfadado, señaló que algunos inmigrantes no griegos, que asistían fielmente por más de 20 años, todavía estaban clasificados como visitas de la iglesia local, a pesar de sus repetidos esfuerzos para transferir su membresía. Es cierto que la iglesia local se había ampliado para satisfacer las necesidades del creciente número de inmigrantes y de trabajadores huéspedes, incluyendo la instalación de servicios de traducción para los que estaban sentados en el balcón y la proliferación de diferentes escuelas sabáticas, y los servicios de testimonios del sábado por la tarde en el edificio de cuatro plantas de la misión para beneficio de los que hablan rumano, búlgaro, ruso e inglés. Pero la inclusión como miembros en la vida de la Iglesia local sigue siendo difícil durante décadas. A los inmigrantes no se les da recibos por sus diezmos, por su condición de visitantes. Los inmigrantes de mentalidad misionera sentían que no podían invitar a sus amigos a una iglesia que los excluía. A un mes de mi llegada, las cosas habían llegado a un punto culminante, una vez más, con la participación de la administración de la misión. Se hicieron promesas, pero nada parecía estar ocurriendo, semanas después. Para algunos miembros del grupo de habla inglesa, incluyendo a mi hermano africano, la esperanza de ser reconocidos, incluidos y dotados de autoridad, en lugar de ser vistos como rebeldes, se había reducido a la desesperanza. En los debates de la lección de la Escuela Sabática, las palabras de 1 Juan sobre la unidad parecían una burla, y los términos "Hermano" y "Hermana", eufemismos para mantenernos en nuestro lugar.

No me resulta difícil imaginar algunos de los sentimientos y temores naturales del otro lado —después de todo, el número de miembros Adventistas de toda Grecia se reduce a sólo unos centenares. Sin un milagro de Dios, sólo será cuestión de tiempo hasta que los Adventistas griegos sean superados en su propio país por los inmigrantes, que invitarán a más personas de su clase, tomarán el control y, probablemente, cambiarán la forma de culto. Después de todo, a los miembros griegos les tomó años de fiel dadivosidad para adquirir el edificio y el centro de culto que los invitados han sido autorizados a utilizar sin cargo alguno. Ser invadido en su propia iglesia, es doloroso. En cuanto a la administración de la misión, la pertenencia es siempre la prerrogativa de la congregación local. Ningún edicto o demanda podría cambiar eso.

Sin embargo, vi signos de optimismo en los sermones de la misión y el liderazgo local, que señalaron a la congregación que los inmigrantes son un regalo de Dios y que el Señor es inclusivo. Los de afuera eran más difíciles de ser convencidos de que el progreso se está logrando. “Hemos escuchado este discurso antes”, decían. Pero sucedió en mi cuarto sábado. Avisados con poca antelación veinte fieles de habla inglesa, incluyendo a Mark, fueron invitados a pasar al frente de la congregación, a la que fueron presentados por el veterano pastor, y fueron votados uno a la vez. A mitad de la votación, un miembro griego se puso de pie y preguntó en voz alta si el pastor estaba incluyendo en el recuento de las manos a aquellos que no eran miembros. Le aseguró que no lo estaba haciendo, y la votación continuó. Cuando volví a los Estados Unidos, los 25-30 restantes aún estaban esperando su turno. Esperamos que ahora ellos también son parte de esa familia.

Si se reúnen las observaciones dispersas en 1 Juan, descubrimos varias razones relacionadas con la escritura de la epístola (1:3-4; 2:1; 2:7,8; 2:12-14; 2:21; 2 : 26; 5:13). Uno de los principales motivos era la esperanza de Juan de alcanzar la comunión plena entre él y los destinatarios de la carta (1:3). En la disputada lectura de 1:4, la mayoría de los estudiosos creen que el beneficio sería la realización de la alegría de Juan. A lo largo de la carta, sigue hablando de estar en unidad con el Padre y el Hijo, y los unos con los otros. El llamado a amarse realmente predomina. Juan usa la palabra griega “amor” 28 veces en 4:7-21. Cuando nos preguntamos cómo es que los creyentes deben amar a los demás, los detalles ofrecidos por Juan son escasos —proveer para las necesidades materiales de otros creyentes que están en necesidad (3:17) e interceder en oración confiada por aquellos que han tropezado pero que no ha desaparecido en la oscuridad (5:14-16). También abundan en el libro las advertencias contra el odio hacia el hermano, aunque nos deja en suspenso en cuanto a las opciones disponibles para expresar ese odio horrible. La palabra griega para el odio no debe limitarse al odio activo, sino que incluye el mostrar favoritismo o incluso desprecio por las necesidades espirituales y físicas de los demás en la comunidad. No tener compasión cuando un creyente tiene hambre o está sin hogar, o ignorar la conducta auto-destructiva de un hermano, de hecho, son vistos como expresiones de odio, aunque los receptores de la epístola podrían no haber visto las cosas de esta manera sin la guía de Juan.

Palabras abstractas como “comunión” y “la iglesia-es-una-familia” pueden sonar sin sentido si usted nunca ha probado la amargura de la exclusión. Pero, ¡qué alegría cuando levantan la mano! ¡Gracias a Dios, que nos quieren! Por lo menos la mayoría sí. Estamos adentro. ¡Oh, comunión, bendita comunión! Hermanos y hermanas, amémonos unos a otros. Porque el amor es de Dios.

* * * * *

Ernie Bursey escribe desde el Colegio de Ciencias de la Salud del Hospital de Florida.


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/1837