La Autoridad de los Profetas


(system) #1

Quizás una de las mejores maneras de saber cómo entendía Elena de White su propia autoridad profética es entender cómo se relacionaba con sus posibles rivales.

Una de las historias menos conocidas acerca de una profeta rival que es la de Anna Garmire (n. 1870), que decía recibir revelaciones sobrenaturales. Su padre, James, hizo imprimir veinte mil copias de un panfleto en el que afirmaba que el tiempo de gracia terminaría cerca de cuarenta años después de producirse el Gran Chasco. Al parecer, James Garmire había robado a la Review and Herald una lista de correo y así pudo enviar una copia a cada adventista en los Estados Unidos.

Elena de White respondió con un tratado titulado “La exposición del fanatismo y la iniquidad”, en el que denunció las teorías de Anna como espurias. Años después (en 1884), el padre de Anna escribió una carta a Elena de White para preguntar si habían cometido un error o no (¡vaya concepto! ¿no?).

La respuesta de Elena de White a los Garmires es una de sus declaraciones más esclarecedoras para la comprensión de cómo veía ella su propia autoridad profética (puede leer lo que ha dicho en Mensajes Selectos, vol. 2, páginas 73–79). Señaló que los Garmires se habían engañado a sí mismos y a otros. De hecho, el padre de Anna había hecho “una aplicación errónea” de sus escritos en apoyo de esas ideas necias, para promover ideas que ella había rechazado de manera explícita. Al hacerlo, había promovido en sí mismo “un alto estado de fanatismo”, amando su propia opinión más que la Palabra de Dios, y había cultivado enemistad hacia sus compañeros creyentes. Una “evidencia decidido”, añadió, “de que estas prácticas no son de Dios, es que están de acuerdo con sus puntos de vista” y “en contradicción con la Palabra de Dios”.

El 23 de agosto de 1890, Elena de White visitó a los Garmires en su casa, que provenían de Colorado en ese momento. Tanto el padre como la hija exigieron a Elena de White que les mostrara su error. “Pero ¿cómo puedo”, dijo la Sra. White, “demostrar su error por la Escritura, cuando la interpretan de manera errónea y la aplican mal?”…¡Ustedes creen que respalda todo lo que tienen que decir. Pero cuando los testimonios no armonizan con sus teorías, me excusan, porque yo soy el falso profeta!” (Elena de White, carta 11, 1890, 1888, Materiales, 697–702). Más tarde, Anna acusó a su padre de abuso, se escapó de casa, y quedó embarazada. Los historiadores adventistas no saben lo que ocurrió después con ella (hasta donde yo sé).

Elena de White evitó el título de profeta, prefiriendo referirse a sí misma como “la mensajera del Señor”. Ella afirmaba que recibía mensajes de Dios; conducía a la gente de vuelta a la Biblia. A lo largo de su vida, hubo una serie de personas que afirmaban tener el don profético, Anna Garmire es sólo uno de los ejemplos más coloridos. Poco después de su predicción fallida, su vida se vino abajo y fue rápidamente olvidada en la historia Adventista.

Una de mis historias favoritas, del tiempo en que era un ayudante de trabajo de postgrado en la Oficina del Legado de Elena de White, en la Universidad Andrews, es cuando vino una persona y se acercó a mí diciendo ser el sucesor de Elena de White. Rápidamente descubrí que esta persona equivocada, simplemente había olvidado tomar su medicación. Algunas personas han sugerido que Elena de White también había olvidado tomar su medicación (o como dijo alguien, que simplemente sufría de intoxicación por mercurio).

Para mí, la mayor “prueba” de su autoridad profética no proviene de una autopsia médica sino de su permanente llamado, a través de toda su vida y escritos, a que las personas volvieran a la autoridad de la Palabra de Dios. El uso indebido de sus escritos por otras personas no es una razón para no leerlos. Para mí, la autenticidad de su reclamación de hablar en nombre de Dios, es que sus escritos (si uno los lee usando realmente el sentido común y los principios básicos de la hermenéutica) me dirigen una y otra vez a Jesús.

Michael W. Campbell pastorea la Iglesia Adventista del Séptimo Día de Montrose, Colorado, EE.UU.


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/1440