La boca de los mentirosos y los oídos de los sordos


(system) #1

El pastor adventista rumano Iacob Coman ejerce su ministerio en Nazna, Rumanía. Doctor en Teología, Filología y Filosofía, es profesor universitario. El siguiente sermón, pronunciado en enero de 2014 en la Iglesia Adventista del Séptimo Día rumana de Addison (Illinois, EEUU), forma parte de la serie “La verdad en el pasado, en el presente y en el futuro”. Su mensaje refleja la cruda realidad que caracteriza a la mayoría de los pastores y miembros de iglesia de hoy, realidad que el profeta Amós nos advirtió que ocurriría en los días finales.


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/6361

(Menezomaestre) #2

Si ya el hombre natural
es por natura malaje,
aumenta de suyo el mal
con político ropaje…

Con prósopon de religioso,
el mal ya es exponencial …
Cualquier bicho peligroso
viste en plan angelical:

el lobo es un animal
depredador, con denuedo,
mas su astucia es genial:
¡disfrazado de cordero!…

Pero, ¿cómo ser certero?
Al tratarse de sordera,
se averigua… ¡muy ligero!
¿La mentira? Es lisonjera…

Cuando mienten los pastores
al rebaño en el aprisco,
hasta esas cabras peores
rumian, mordisco a mordisco…

Para el monte ya no tiran,
de suyo, un hecho normal…
Rumian, confiadas respiran…
Minciună, ¡es pastoral!
jjm


(Luis González) #3

¡Cuidado con entender literalmente las palabras del pastor Coman! Está hablando alegóricamente. La mentira para él es que en vez de predicar la Palabra, los pastores hablan de psicología, de test, de planes para dejar de fumar, de noticias de actualidad, etc. Y los sordos, los miembros es o que quieren escuchar porque no les gusta la Palabra denunciadora, la Palabra que quita el pus de nuestras vidas… Por eso nos gusta ser sordos, porque así no nos hacen curar dolorosas…

Aunque es original y hay cuestiones muy interesantes, el conjunto me parece propio del típico pastor rumano que desconfía del evangelio social y que hay que predicar la Palabra, la Palabra y la Palabra como si ayudar a las personas a que tengan buenos hábitos de salud o a los adolescentes a elegir bien unos estudios no formara parte de esa Palabra. Si esto fuera así, la mayor parte del ministerio de Jesús también hubiera sido inútil.

De acuerdo con la exégesis de Iacob Cosman, los ciegos, cojos, enfermos, etc que curó Jesús serían sordos que “escuchan” lo que quieren oír… ¡Pues claro que el paralítico de Betesda quería oír que le curasen…! E incluso el propio Jesús sería un “mentiroso” que en vez de dedicar su precioso tiempo en descifrar las profecías de Daniel se dedicaba a dar salud y bienestar…

En fin, es una forma de ver la religión basada en las obras… obras religiosas de pura cepa…

Hay, sin embargo, ciertas advertencia sobre los pastores dignas de tener en cuenta. Por ejemplo, y generalizando, es verdad que hoy se han convertido en una casta aparte, que se cuida muy bien a sí misma y que pasan el tiempo en muchísimos quehaceres al punto que la mayoría están estresados. Pero es muy cierto que cada vez se desentienden más de las ovejas y sus dolencias. En ocasiones, éstas incluso se marchan de la iglesia sin que nadie haga nada por evitarlo… o comprenderlo… La casta sacerdotal es endogámica y no osan decir una palabra más alta que otra a sus superiores adoptando, en general, una postura mentirosa, o de conveniencia, o simplemente de supervivencia…

En definitiva, Iacob Coman ha sido muy astuto al proponer esto como un total televisivo que enganche (y lo consigue). Pero, repito, cuidado con entender este sermón de forma literal. En Rumanía, donde trabaja este pastor, no le hubieran consentido la literalidad… y menos que la divulgase por Internet… Y en España tampoco, claro.