La bondad de los extraños: La viuda de Sarepta


(system) #1

“La otra realidad es que mis padres no quieren comer alimentos no-coreanos; quieren aferrarse a lo que conocen. No tienen otra cosa sino el sabor de esos platos familiares”, escribe el novelista estadounidense-coreano Chang-Rae Lee, en “Cenas Mágicas: Una Acción de Gracias de Inmigrantes”, en The New Yorker (69). Lee explora en este ensayo personal cómo los recuerdos profundos asociados con los alimentos ha conformado la experiencia de inmigrantes de su familia. Con poco dinero, la familia no podía permitirse el lujo de salir a comer a menudo [“Cenábamos afuera tal vez cuatro veces al año", recuerda Lee (69)]. La costumbre de sentarse a la mesa con su madre, padre y hermana, era una constante en su vida familiar.

La práctica comunitaria de comer es un hecho compartido por personas de todas las culturas. Los rituales de la mesa conmemoran momentos de alegría y de tristeza. El abastecimiento de ingredientes, y la preparación, cocción y consumo de alimentos, abarcan una experiencia colectiva mayor que subyace en el fortalecimiento de las relaciones entre amigos y familiares. La hospitalidad se manifiesta en estas ocasiones, pero tal vez este principio sólo es observado genuinamente cuando se ofrece a una persona desconocida. En 1 Reyes 17, la comida es compartida entre extraños –el profeta Elías y la viuda de Sarepta— en un momento crucial en la vida de la viuda. Ante la petición de Elías de agua y alimentos, la viuda le responde: “Vive Jehová tu Dios, que no tengo pan cocido; solamente un puñado de harina tengo en la tinaja, y un poco de aceite en una vasija; y he aquí, recogía dos leños, para entrar y prepararlo para mí y mi hijo, para que podemos comer, y morir”(v. 12). Esta revelación describe las terribles circunstancias de la viuda, pero a medida que se desarrolla la historia, sus acciones muestran sacrificio, generosidad y bondad (vv. 13-15).

Sin duda una lectura común de este encuentro es que es una historia de fe por parte de los dos personajes centrales: el profeta Elías y la viuda de Sarepta. Tanto Elías como la viuda deben confiar en que Dios cuidará de sus necesidades físicas (1 Reyes 17:7-16). Y más adelante en este capítulo, su fe es probada de nuevo cuando el hijo de la viuda muere (vv. 17-24). Su decisión de servir la comida y el agua a Elías, cuando ella y su hijo están a punto de morir de hambre, es vista probablemente como su gran acto de fe. Podría decirse, sin embargo, que no son las pruebas de la viuda las que debemos considerar. Por el contrario, su experiencia pone de manifiesto el impacto de la confianza de Elías en Dios, como lo demuestra lo que dice a Elías en el verso final del capítulo 17: “Y en esto sé que tú eres un hombre de Dios, y que la palabra del Señor es la verdad en tu boca” (v. 24).

En el contexto más amplio de la vida de Elías, este episodio es un ejemplo más de su capacidad de seguir la dirección de Dios. Cuando leemos este capítulo, somos más propensos a concentrarnos en las dificultades de Elías, ya que es su vida la que está en foco en varios capítulos de I Reyes. Al viajar a Sarepta de Sidón (o "Zidón" en otras versiones), Elías deja su tierra natal y se convierte en un exiliado. En contraste, hay pocos hechos conocidos acerca de la viuda. Sabemos cuál es su estado civil, dónde vive, y cuál es su posición socio-económica. Ella es pobre, una viuda de Sarepta, y tiene un hijo que mantener. A pesar de que no sabemos su nombre, reconocemos que esta mujer fenicia es una persona generosa y amable, que permite a un extranjero participar de la última comida que va a preparar y compartir con su hijo. Heidi Neumark reflexiona sobre el comportamiento de la viuda en su artículo “La mano de la Viuda”, publicado en The Christian Century, describiéndolo como “generosidad arriesgada” (943). Es comprensible que algunos lectores puedan percibir su juicio como precario. Salvo que no podamos ignorar que es el espíritu receptivo de la viuda y su dádiva los que la preparan para recibir en su casa a un varón no-fenicio, que posiblemente tiene el nivel equivalente de un refugiado. Su decisión no es “de riesgo”, es excepcional.

A diferencia del dolor expresado por la viuda por la muerte de su hijo, en el versículo 18, sólo podemos imaginar cómo se sentía antes de la llegada de Elías, cuando comenzó a planear lo que ella creía que era la última cena con su hijo. Las emociones de la viuda probablemente reflejan el apego de la madre de Chang-Rae Lee y su amor por él. Reimpreso en la antología, en No-ficción Creativa Contemporánea: Yo y los ojos, Lee recuerda en el ensayo “Volviendo a casa” que cuando era un niño: “Ella [la madre de Chang-Rae Lee] me recordaba diariamente que yo era su único hijo, su razón de vivir, y que si ella me perdiera, ya sea en cuerpo o espíritu, desearía que Dios misericordiosamente la hiriera, que la cortara como una rama débil” (98). Es poco probable que cualquier madre quisiera que su hijo muera, sin embargo la realidad a la que la viuda se enfrentaba era ver que su hijo probablemente moriría de hambre. A la llegada de Elías, se interrumpió el tiempo privado en que madre e hijo pudieron haber recordado tiempos más felices, o en que el hijo pudiera haber confidenciado a su madre su miedo a la muerte. Asimismo, la comida que quedaba sólo para la viuda y su hijo, ahora incluía una tercera persona. El valor de esta comida no se encuentra en su cantidad, calidad o poder de sustento, sino en la repetición de las tradiciones de la mesa: la renovación de las relaciones y la demostración de generosidad. Lee articula una visión similar al recordar que mientras su madre estaba muriendo de cáncer de estómago ["Siempre he pensado que era particularmente cruel que el cáncer estuviera en su estómago, y que al final, durante mucho tiempo no pudiera comer" (97)] la familia todavía mantenía la tradición de comer juntos (“Volviendo a casa”, 96). Lee admite: “Yo no cocinaba para mi madre, sino para el resto de nosotros. . . . Ella [la madre de Lee] seguía comiendo, aunque escasamente. . . El asunto era simplemente sentarnos juntos alrededor de la mesa de la cocina, y reunirnos como familia otra vez. . . . En el centro de la mesa ponía toda la comida que había hecho, . . . platos que en mi juventud ella había preparado para nosotros un centenar de veces” (“Volviendo a casa”, 95-96).

Hacia el final de “Cenas Mágicas”, Lee considera la razón por la que él, su hermana, y posiblemente sus padres, estaban deseosos de degustar platos de América a pesar de su claro contraste con la cocina coreana (72). Cree que la comida americana representaba “. . . alimentos sin asociación, no vinculados a ningún pasado, sino alimentos que nos fijan a este único momento, a este lugar que casi no conocemos” (“Cenas Mágicas”, 72). La verdad de la vida de Elías en Sarepta resuena en el relato de Lee. En su condición de exiliado, Elías también fue separado físicamente de su casa y su pasado. Considerando que en Estados Unidos Lee y su familia tuvieron la oportunidad de evocar recuerdos de Corea a través de cada bocado de la cocina de su madre, Elías no fue privilegiado con una situación similar en Sarepta. Sin embargo, al alimentar a Elías la viuda le otorgó la aceptación que, como alguien que vive en el exilio, nunca habría sentido. El sabor de la comida y el agua fenicia, mientras que ajenos a su lengua, otorgó a Elías su primera interacción íntima con este entorno exterior, como Lee cuidadosamente reconoce: “. . . es el alimento el que nos vincula . . . a este lugar que casi no conocemos” (“ Cenas Mágicas”, 72).

Si bien hay notables actos de fe evidentes en 1 Reyes 17, la hospitalidad mostrada por una mujer humilde a un extraño es, concebiblemente, la razón de por qué la historia todavía es significativa para una audiencia del siglo XXI. A pesar de que Dios ordena a su profeta Elías que vaya a la ciudad pagana de Sarepta, porque “he aquí yo he dado orden allí a una mujer viuda que te sustente”, ¿podría ser que una mujer común y corriente fue elegida porque ya había demostrado hechos extraordinarios de bondad hacia los extraños (1 Reyes 17:9)? Si es así, la viuda no es un personaje inolvidable de esta narración; ella es sencillamente extraordinaria.

______

NOTA: El título está tomado del capítulo del mismo nombre, “La bondad de los extraños”, en Jonathan Sacks, rabino, Para sanar un mundo fracturado: La ética de la responsabilidad, (Nueva York: Schocken Books, 2005).

OBRAS CITADAS

La Biblia. [King James Version].

Lee, Chang-Rae, “Volviendo a casa”, en No-ficción creativa contemporánea: Yo y los ojos. Ed. Minh Nguyen y Shreve Porter. Nueva York: Pearson Education, Inc., 2005. 95-102.

____________. “Cenas Mágicas: Una Acción de Gracias de inmigrantes”, en The New Yorker, 22 de noviembre de 2010: 69-73.

Neumark, Heidi. "La Viuda de la mano." The Christian Century. 117.26 (27 de septiembre 2000): 943-44.

Sacks, rabino Jonathan. Para curar un mundo fracturado: La ética de la responsabilidad. Nueva York: Schocken Books, 2005.


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/2810