“La partícula de Dios” y nuestra fe


(system) #1

A principios de mes, el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN), presentó el descubrimiento de la partícula de Higgs, también conocida como “la partícula de Dios.” ¿Significa esto que estamos físicamente más cerca de Dios? Café Hispano ha pedido al Físico adventista Isaac Llopis que nos ayude a ver qué tiene que ver “la partícula de Dios” con nuestra fe.

El Modelo Estándar de la Física

Todos sabemos que la materia está hecha de átomos. Estos a su vez son protones y neutrones en el núcleo, y electrones orbitando a su alrededor. Desde los años 60 se sabe que tanto los protones como los neutrones no son partículas fundamentales, sino que están formadas por 3 quarks íntimamente ligados, lo que daba sentido a otras partículas que aparecían en altas radiaciones.

Desde entonces se conocen una serie de quarks (el quark “arriba”, el quark “abajo”, el quark “encanto”, el quark “extraño”, el quark “cima” y el quark “fondo”) como partículas fundamentales, junto a los electrones y otras partículas varias, el conjunto de las cuales se llaman leptones, que también son partículas fundamentales. En total hay 6 quarks y 6 leptones.

Las interacciones entre las partículas fundamentales están descritas en lo que se conoce como el Modelo Estándar de la Física de Partículas, que define los parámetros de cada una de las partículas y así se define cómo actúa según cada una de las interacciones físicas que existen en la naturaleza (gravitatoria, electromagnética, nuclear fuerte y nuclear débil).

A parte de las 12 partículas fundamentales, existen otras partículas que son mediadoras, de manera que se explican las fuerzas fundamentales (excepto la gravitatoria) como intercambios de este tipo de partículas. Los fotones median la fuerza electromagnética, los bosones de gauge las nucleares débiles y los gluones las nucleares fuertes.

El Modelo Estándar también debe explicar por qué las partículas fundamentales tienen masa, y masas distintas entre ellas. ¿Por qué la diferencia entre la masa de un quark y la de un electrón es como la diferencia entre la masa de una ballena y la de una sardina?1

El bosón de Higgs

En 1964, el físico inglés Peter Higgs propuso que todo el espacio está lleno de un campo invisible que interacciona con las partículas fundamentales dándoles masa. Cuanto más se interactúa con el campo mayor masa se tiene (los quarks interactúan más que los electrones, por ejemplo, así como la ballena interactúa más con el agua que la sardina, ya que tiene más masa), y este campo está dado por otras partículas mediadoras, que son los famosos bosones de Higgs.

Para corroborar el modelo estándar, que es la base de la física de partículas que se considera desde hace casi 50 años, faltaba por detectar el bosón de Higgs. Y no era tarea fácil, ya que parece ser que requiere de grandes aceleradores de partículas como el LHC que se construyó en Ginebra, que costó grandes sumas de dinero y en el que trabajan miles de científicos. Además, el bosón de Higgs se desintegra casi al momento, con lo que todo se mide a través de residuos que la partícula deja. Y todavía es más complicado, según me cuentan mis colegas físicos, especialmente desde el punto de vista tecnológico.

Para saber más sobre el CERN y el bosón de Higgs, recomiendo el siguiente vídeo en el que una científica del centro nos explica, rapeando, qué hacen en el CERN:

Recientemente, el 3 de julio de 2012, se anunció el descubrimiento en una conferencia de prensa del CERN, contando con el anciano Peter Higgs en la audiencia.

Así pues, el Modelo Estándar tiene sentido; la masa, como concepto, tiene sentido. Estamos ahora ante un punto de partida para la investigación del Universo más allá de la física que conocemos, y experimentos como el LHC nos ayudarán, quizás, a conocer algo más sobre la materia oscura y demás interrogantes que tenemos sobre la descripción y el origen del Universo.

"La partícula de Dios"

Como personas que creemos en un Ser superior (también en inteligencia), vislumbramos una perspectiva distinta a todos los descubrimientos científicos, y eso está bien, pero a veces vamos demasiado a lo sensacionalista.

No, el bosón de Higgs no explica la existencia de Dios, ni prueba nada místico, simplemente demuestra una conjetura científica que en realidad dábamos por hecha.

Claro, sin el bosón de Higgs no existiríamos, y es verdad que la realidad, la materia, el todo, existe gracias a que todo está perfectamente ligado. Si se quitara un pequeño tornillo caería la Torre Eiffel del Universo, algo que me da vértigo solo pensarlo, pero eso era así también antes de descubrir el bosón de Higgs.

¿De dónde proviene el nombre de la partícula de Dios? Pues este nombre se le atribuye a una mala edición de las publicaciones de Leon Lederman (premio Nóbel de física de 1988), que llamó al bosón de Higgs como "la partícula maldita" ("goddamn particle"), por la dificultad que ya tenían entonces para detectarla, pero la edición puso "the God particle", y el nombre ha quedado permanente desde entonces, a pesar de que a Peter Higgs le molesta especialmente este nombre, ya que él es un ateo declarado.

Al popularizarse la partícula como "partícula de Dios" en el libro "Ángeles y Demonios" de Dan Brown ya no hay vuelta atrás. Cara al público ha quedado así, y los físicos seguiremos teniendo amigos creyentes que nos preguntarán por ello simplemente por el nombre que tiene.

Sin embargo, para mí lo importante es que el Universo en el que residimos es tremendamente hermoso, en varias escalas, y que gracias a los científicos que trabajan en estos temas tan fundamentales vamos comprendiendo, poco a poco, de qué estamos formados. A partir de lo que observamos podemos ver todo como un diseño divino o no, yo lo tengo claro, pero no dependo de bosones para ello.

Para saber más: recomendamos este artículo en del físico teórico Alberto Sicilia.

http://principiamarsupia.wordpress.com/2012/07/04/el-boson-de-higgs-la-p...


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/4610