Leyendo con la Comisión de Estudio de la Teología de la Ordenación


(system) #1

Cuando la Comisión para el Estudio de la Teología de la Ordenación (TOSC por sus siglas en inglés) se reunió en Baltimore en julio de 2013, su objetivo no era otro que considerar la ordenación de mujeres.

En la primera mañana de la reunión se realizó la presentación de una "Declaración de consenso sobre una teología adventista del Séptimo Día de la ordenación", que se había preparado y presentado en una reunión anterior, revisado por un comité especial de lectura y ligeramente revisado de nuevo en sesión antes de ser aprobada. La declaración utiliza un lenguaje no sexista, a fin de no perjudicar la conversación sobre la ordenación de mujeres.

A continuación, el comité dio paso a 17 personas que expusieron trabajos sobre historia dentro y fuera de la Iglesia Adventista, hermenéutica, visiones generales y análisis bíblicos. Diez de los 17 presentadores eran del Seminario Adventista del Séptimo Día de la Universidad de Andrews. Dos mujeres presentaron, una a favor de la ordenación y otra en contra.

Todos las presentaciones y devocionales se pueden leer en su totalidad en la web del Archivo adventista de historia, estadística e investigación.

Lo que sigue es una lista de los trabajos individuales, (así como dos devocionales), presentados por cada autor/a y un breve resumen de cada ponencia.

1. El devocional que compartió Esther R. Knott cuenta la conmovedora historia de la conversión de su padre al adventismo y su efecto en la vida de su familia.

2. "La ordenación de mujeres en la Iglesia Adventista del Séptimo Día: normas y prácticas", por David Trim.

Demostrando que siempre hay más de una manera de ver la historia, concluye: "en resumen, no hay evidencia convincente de que ninguna mujer haya sido apartada para el ministerio evangélico con la sanción de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, ni aún en el siglo XIX o principios del XX. No era una práctica de nuestros pioneros el ordenar mujeres al ministerio ".

3. "Status y ordenación de mujeres como ancianas u obispas en la Iglesia Primitiva y en las eras de la Reforma y Post-Reforma", por P. Gerard Damsteegt.

En esta presentación, su tercera al comité, Damsteegt dice: "Los mismos pasajes bíblicos que los padres de la iglesia, Lutero, Calvino y Wesley utilizaron para definir su posición contraria a que las mujeres actúen en puestos de jefatura en la iglesia fueron también usados por los pioneros adventistas. La discusión de hoy revelará si la Iglesia Adventista del Séptimo Día continuará siguiendo esta comprensión de la Biblia sobre la participación de las mujeres en el ministerio."

4. "La ordenación de mujeres en la iglesia norteamericana", por Nicholas Miller.

Además de presentar un recuento histórico de la experiencia de otras denominaciones en cuanto a la ordenación de las mujeres, Miller expande su cometido. Su justificación para ello es que, "los dos lados de la discusión sobre la ordenación en la iglesia adventista han hecho varias declaraciones sobre el impacto de la ordenación de la mujer tanto en el crecimiento de la iglesia, así como en la probabilidad que dicha ordenación nos lleve al liberalismo bíblico, junto con la aceptación de la conducta homosexual dentro de la iglesia." Por tanto rastrea todo ello en su trabajo de 31 páginas, seguido de siete páginas de tablas que aparecen tanto al final de su artículo como en un archivo separado.

5. "Trayectorias de la ordenación de mujeres en la historia", por John W. Reeve.

Narra las historias de mujeres líderes del Nuevo Testamento y luego explica los efectos que los padres de la iglesia primitiva tuvieron en el papel de la mujer. Al final dice, "una cuestión inquietante llama la atención ahora a los adventistas: ¿Podemos coexistir con aquellos que no comparten nuestras conclusiones exactas sobre las mujeres en el ministerio" Reeve ve cosas positivas en nuestra historia reciente. "Hemos prosperado en los últimos cuarenta años en una comunidad mundial de gran diversidad. Hemos tenido buenos resultados en términos de crecimiento de la iglesia, incluyendo el evangelismo y las misiones, cuando nos acercamos a 17 millones de miembros. Hemos crecido mucho en el área de la educación, tanto en la formación de discipulado como en la educación para el servicio de toda la vida en nuestras decenas de colegios y universidades. Nuestros 31 instituciones y la administración son eficaces y muy respetados. Si bien tenemos desafíos por delante, somos una iglesia más grande y más fuerte hoy de lo que éramos hace cuatro décadas, aún teniendo gran diversidad en pensamiento y acción en cuanto a las mujeres y el ancianato en las iglesias locales.”

6. "Volver a la Creación: hacia una hermenéutica adventista consistente sobre creación-caída-Re-creación", por Jiri Moskała.

El decano del Seminario Adventista del Séptimo Día de la Universidad de Andrews abre la sesión hablando de principios hermenéuticos y apoya con fuerza la igualdad. Argumenta en contra de la supremacía masculina, y concluye: "En este momento del cierre de la historia de este mundo, Dios llama a Su remanente a volver a la Creación (cf. Ap 14:07) y restablecer los ideales del plan original de Dios de igualdad entre hombres y mujeres. El movimiento adventista debería ser un ejemplo de esta verdadera relación humana y el culto genuino. El pueblo de los últimos días debe ser un modelo para el resto del mundo y debe asumir un papel de liderazgo en este tema, demostrando plenamente el verdadero significado de la teología de la Creación. A pesar de que los hombres y las mujeres son biológicamente diferentes y tienen por lo tanto diferentes funciones fisiológicas, el papel espiritual para ambos sexos es el mismo: ser los líderes en la iglesia de Dios hoy ".

7. "Pablo, mujer, y la Iglesia de Éfeso: un estudio de 1 Timoteo 2:8-15," por Carl Cosaert.

Para empezar, Cosaert reconoce el estudio de Nancy Vyhmeister de este texto que aparece en el libro "Mujeres en el Ministerio." Cosaert pinta un panorama completo en su artículo de 37 páginas. Concluye diciendo: "La preocupación de este pasaje no es sobre si las mujeres pueden servir en el ministerio o como ancianos locales de la iglesia, mucho menos sobre la ordenación, ya que éstas no son cuestiones que preocupasen a las congregaciones de Éfeso. Mientras que la escasez de información y la construcción compleja del pasaje bíblico hacen que sea difícil para los lectores modernos saber exactamente lo que Pablo tenía en mente, está claro que se estaba dirigiendo a una preocupación actual que Timoteo y los cristianos de Éfeso habrían entendido fácilmente. Además, tomar como norma eterna la prohibición limitada de la enseñanza de la mujer (v. 12), -cuando en otros pasajes Pablo aprueba claramente la participación femenina en la enseñanza, oración y profecía- violenta el principio hermenéutico del unidad de las Escrituras. Del mismo modo, determinar a partir del v. 13 que la prioridad en la creación de los hombres da el derecho de gobernar a las mujeres va más allá de una interpretación bíblica bien hecha".

8. "Hermenéutica Bíblica y liderazgo en 1ª de Corintios," por Edwin Reynolds.

En su documento de 46 páginas, Reynolds concluye: "Después de la hermenéutica bíblica claramente definidos en el MBSD, este trabajo ha demostrado que existe un principio claro de jefatura enseñado en 1 Corintios 11:3 que fue establecido por Dios en base al conjunto de patrones dentro de la Trinidad por el liderazgo del Padre en relación con Cristo, que es una jefatura eterna fundamentada en diferencias de función y no de esencia."

9. "Adán, ¿dónde estás?" Ingo Sorke.

En su documento de 70 páginas dentro de la parte hermenéutica del programa, Sorke ofrece una extensa presentación sobre los textos paulinos sobre las mujeres, y los apoya con muchas citas de Ellen G. White. En conclusión, se plantea una propuesta para la iglesia:

- la ordenación ministerial en la Iglesia Adventista del Séptimo Día debe reservarse para los ancianos varones y pastores. El ancianato femenino actual debe ser revocado. Es el fracaso de una generación hacer frente a esta cuestión de manera clara y práctica.

- al mismo tiempo, la función apostólica del pastor debe ser reevaluada, ya que la función de los pastores de hoy es la que deberían tener los ancianos. El núcleo misionero debe ser recuperado para contrarrestar el estancamiento actual en muchas congregaciones.

- las funciones de los ancianos y de los diáconos debe ser reactivado para que las iglesias operen otra vez en su papel especial como el remanente que prepara al mundo para la segunda venida a través del Mensaje de los tres Ángeles.

- el papel del varón en el hogar tiene que ser más claramente delineado y apoyado.

- los peligros de la ordenación de mujeres, sobre la base de una falsa igualdad, deben consignarse en relación con el igualmente peligroso que es el abrir las compuertas a unos planes de aceptar la homosexualidad cada vez más envalentonados dentro de la iglesia.

-la idea perdida de un ministerio bíblico entre géneros y generaciones debe ser reintroducida a la iglesia para asegurar el bienestar de la generación que nos sucede.

- las implicaciones prácticas y por consiguiente, el proceso de implementación de la dinámica anterior merece considerable reflexión y discusión.

10. "El hombre y la mujer en Génesis 1-3: La igualdad ontológica y diferenciación de funciones", por Paul Ratsara y Daniel Bediako.

En la primera presentación a cargo de cualquiera de las divisiones de África, Ratsara y Bediako en desacuerdo con la opinión de Richard Davidson de la igualdad en Génesis 1-3, y argumentan, "que el hombre y la mujer son totalmente iguales, pero que esta igualdad es ontológica (es decir, igualdad en naturaleza/ esencia/bienestar) con la complementariedad funcional (es decir, diferentes en función/ responsabilidad). Ellos concluyen su documento de 65 páginas, diciendo: "La unidad de la Iglesia no se basa en el cambio de las políticas, sino en la palabra inmutable e infalible de Dios. La decisión de ordenar mujeres como pastoras sólo puede hacerse fuera de los límites de la Escritura".

11. "Mujeres del Antiguo Testamento: Mujeres de Influencia", por Laurel Damsteegt.

Después de contar las historias de varias mujeres del Antiguo Testamento, Damsteegt concluye: "Las historias de estas mujeres son ejemplos instructivos de fe e incredulidad. Estas fueron mujeres influyentes, todas. No fueron ni sacerdotes, ni ancianas, pero sí, fueron mujeres de influencia para bien y para mal."

12. "Un estudio de 1 Pedro 2:9-10 y Gálatas 3:28", por Stephen Bohr.

Bohr empieza indicando que su cometido de escribir sobre liderazgo en el Nuevo Testamento es una tarea casi imposible, porque el tema es amplio y legiones de libros han sido escritas sobre ello. Decide centrarse únicamente en los dos textos del título de su charla. A lo largo de su presentación, comenta sobre hermenéutica, Elena G. White y la experiencia Adventista. Por último, concluye, "Hemos examinado 1 Pedro 2:09, 10 y Gálatas 3:28 y hemos encontrado que ninguno de estos textos es lidiar con papeles de liderazgo en el hogar o en la iglesia. Ambos están tratando con eventos que ocurren en el comienzo de la vida cristiana, cuando un creyente es bautizado y no con papeles de liderazgo en la iglesia que vienen después. Hemos examinado las declaraciones explícitas de Pablo en el sentido de que todavía es el plan de Dios para los hombres ser la cabeza del hogar y en la iglesia. Hemos examinado los casos de Febe, Junia y mujeres profetas y no hemos encontrado ninguna base para la ordenación de las mujeres para posiciones de liderazgo en la iglesia como ancianos/obispos".

13. "Jefatura, género y ordenación ee los escritos de Ellen G. White," por P. Gerard Damsteegt.

Volviendo al micrófono por cuarta vez en las reuniones de la TOSC, Damsteegt retoma el tema del liderazgo en los escritos de Elena G. de White, y concluye: "Este estudio muestra que Elena de White apoya plenamente el principio de supremacía del hombre en el hogar y en las oficinas de liderazgo de la iglesia en todo el Antiguo y el Nuevo Testamento. La Biblia y los escritos de Elena de White apoyan la opinión de que las mujeres no cumplen con las normas de la Biblia para el cargo de autoridad espiritual de un obispo, anciano o ministro".

14. "Elena White, ordenación y autoridad", por Jerry Luna, repite los mismos resultados pero separados de otros presentadores y recomienda:

- La iglesia podría afirmar la igualdad de género teniendo una sola escala salarial para hombres y mujeres, independientemente de la ordenación.

- La iglesia podría afirmar la singularidad de género en el ministerio al continuar usando el término "ordenación" para la ceremonia de nombramiento de los hombres en el ministerio, mientras usa un término diferente (como "puesta en servicio") para la ceremonia de nombramiento de mujeres en el ministerio. Ambas ceremonias incluirían la "imposición de manos", pero serían nominados/as para diferentes oficinas y niveles de autoridad. Ambos géneros serían afirmados, pero no para funciones idénticas. La interdependencia refuerza la unidad. Igualdad, haciendo los papeles masculinos y femeninos intercambiables, hace que uno u otro sea innecesario.

- La iglesia podría afirmar la interdependencia de los hombres y las mujeres en el ministerio, al reservar para los hombres en el ministerio la "plena autoridad eclesiástica" para administrar el bautismo y organizar nuevas iglesias, a la vez que se reconoce que la mayor evidencia de la eficacia ministerial no es el ejercicio de inmersión en agua , pero el nacimiento espiritual, la crianza, la instrucción, y otros aspectos del discipulado en el que se dice que las mujeres tienen "un poder que supera al de los hombres." Así como ningún género puede llegar a ser un progenitor biológico sin el otro, tampoco hay solistas en la ganancia de almas. Un ministro varón puede mantener la autoridad para bautizar, pero el trabajo de su compañera de trabajo es en algunos aspectos una obra que el varón "no puede hacer", por lo que la mujer es igualmente esencial. Por último, Elena de White en particular apoyó particularmente equipos ministeriales de marido y mujer. Esto evita los problemas de la unión inapropiada que puede resultar de un largo tiempo de relación entre compañeros y compañeras que no están casados entre sí.

15. Devocional de Carmen Pérez, "un viaje de descubrimiento o parálisis de análisis".

16. "¿Deben las mujeres ser ordenados como pastoras? Consideraciones del Antiguo Testamento", por Richard M. Davidson.

Teniendo en cuenta su trayectoria en publicaciones sobre el Antiguo Testamento, Davidson es la persona con la que muchos de los otros presentadores discutieron sobre la correcta interpretación de Génesis 1-3. Después de más de 60 páginas discutiendo el Antiguo Testamento, Davidson resume su pensamiento en 14 puntos, el último de los cuales señala el Nuevo Testamento. Luego dice: "El Nuevo Testamento anuncia y describe la realización inicial de esta visión inspirada en el AT de revolución social que "vuelve al principio" con la venida de Jesús y durante la época de la iglesia del Nuevo Testamento. ¿La Iglesia Adventista del Séptimo Día en estos últimos días permitirá a Dios completar esta revolución en nosotros, reconociendo y afirmando, sí, ordenando, todos aquellos-incluidos mujeres dotados por el Espíritu para posiciones de liderazgo?" 23 páginas de notas ponen punto final a su documento.

17. "¿Debe la Iglesia ordenar a mujeres como pastoras? Pensamientos hacia un perspectiva neotestamentaria integrada”, por Teresa Reeve.

En la introducción de su discurso sobre el Antiguo Testamento, Davidson dice que su trabajo en el Antiguo Testamento se complementa con el trabajo de Reeve en el Nuevo Testamento, por lo que no es ninguna sorpresa que Reeve no ve ningún problema en la ordenación de la mujer. Ella dice: "Ni en los Evangelios ni en los Hechos ni en las Epístolas se da la máxima autoridad a una persona sobre otra, pues un principio fundamental del gobierno de Dios y de la conducta cristiana es el respeto por el libre albedrío (por ejemplo Josh 24:15;. Flm. 8, 9, 17). Cuando Pablo escribió a las iglesias, nunca dirigió a sus cartas a una sola persona o grupo de liderazgo dentro de la iglesia. Sus exhortaciones, e incluso los asuntos difíciles que necesitaban ser atendidos, siempre estaban dirigidas a toda la iglesia, con mención de personas sólo en breves saludos al final de la epístola".

18. "Ellen White, Mujeres en el Ministerio y la ordenación de mujeres," por Denis Fortin.

Viniendo después de tantos otros trabajos que han examinado los escritos de Ellen White, Fortin reconoce el desafío que se enfrenta al decir nada nuevo. Sin embargo, la posición que toma difiere de varios que se habían hecho durante la sesión TOSC. Él dice: "Lo que me gustaría ofrecer en este trabajo es que una consideración cuidadosa del pensamiento de Elena de White sobre el papel de las mujeres en la iglesia, tomada en su contexto del siglo XIX, su comprensión de la misión de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, sus consejos sobre el ministerio y sus múltiples funciones asumidas en el contexto histórico, y su no comprensión sacramental de la ordenación y la práctica adventista del séptimo día antes de la ordenación, puede apoyar el caso de permitir la ordenación de mujeres en la actualidad".

19. "La autoridad del líder cristiano", por Darío Jankiewicz.

Jankiewicz comienza su presentación sobre la autoridad con un gráfico sencillo. Luego atribuye la responsabilidad de cambiar la manera en que se ejerce la autoridad cristiana a los padres de la iglesia como Ignacio, Tertuliano, Cipriano y Agustín. Dice que transformaron la autoridad cristiana en algo jerárquico, sacramental, elitista y orientado a la supremacía masculina. Él contrastó la visión de la autoridad de los padres de la iglesia con la que tenía Jesús, demostrando que en la iglesia del Nuevo Testamento, las cosas eran lo contrario de lo que se desarrolló bajo los padres cristianos. Como hizo en su presentación de enero, Jankiewicz cierra con una pregunta: "Continuaremos con la cultura, tanto secular como religiosa, que nos da una comprensión jerárquica y elitista de la autoridad? O bien, vamos a seguir a Cristo, que dijo: “pero no será así entre vosotros...”? [Marcos 10:42:44]

Según la agencia de noticias adventista: “Los miembros de la TOSC volverán a reunirse en enero de 2014 para una sesión de cinco días, en los que se evaluarán los trabajos presentados y se establecerá el camino a seguir en el proceso de estudio. La comisión también recibirá informes de cada una de las Comisiones de Investigación Bíblica que al mismo tiempo están estudiando el tema a nivel regional.” Lea el extenso reportaje de Mark Kellner en español aquí.


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/5452