N. T. Wright, Rob Bell, Jamie Oliver: ¿Un chasco para el adventismo?


(system) #1

[El presente texto apareció por primera vez en inglés en el blog de Spectrum. Por gentileza de Ramón C. Gelabert, ahora está también disponible en español. Varios lectores han comunicado a Café Hispano la necesidad de traducir más artículos del blog de Spectrum al español. Coincidimos con nuestros lectores en que muchos de los artículos publicados en inglés en esta web son de gran interés para la audiencia hispana. Es por ello que hacemos un llamamiento a las personas capacitadas para traducir del inglés al español para que consideren la posibilidad de ofrecer su tiempo y talento mediante una traducción al año. Si doce personas se comprometen, podríamos tener un artículo al mes traducido del inglés. Rogamos que los interesados se pongan en contacto con el editor de Café Hispano mediante rubensabate@yahoo.com]

18 de marzo 2011 | Sam Neves

[Traducción de Ramón C. Gelabert]

La Iglesia Adventista del Séptimo Día siempre ha tenido una particular comprensión de las Escrituras, en comparación con el cristianismo en general. Por ejemplo, las creencias adventistas acerca de la salud, el infierno, el sábado, la ubicación final de los cielos, la resurrección, y la misión de la iglesia se encuentran al margen de la ortodoxia tradicional.

Sin embargo, recientemente un teólogo, un pastor, y hasta un cocinero famoso han logrado situar las creencias adventistas en el centro del diálogo cultural. El hecho sorprendente es que ninguno de los tres está afiliado a la Iglesia Adventista del Séptimo Día. En dos artículos correlativos se compara Ellen G. White y tres prominentes personalidades de la cultura contemporánea para determinar qué tan cerca estaán de sus propuestas y si dar a conocer esto representa un chasco para los adventistas.

N. T. Wright Según la revista Christianity Today, el Dr. N. T. Wright es uno de los cinco primeros teólogos vivos más influyentes. Tom Wright, como se le conoce, ha pasado su vida estudiando la historia en la que se enmarca el Nuevo Testamento y el cristianismo primitivo. Ha escrito varios libros muy elogiados sobre el Jesús histórico, así como varios otros sobre el apóstol Pablo y las epístolas. A lo largo de sus escritos y conferencias que han versado sobre asuntos de los temas que atañen a la comprensión adventista de la autoridad y manera de concebir la inspiración de las Escrituras, la Torá seguida por la iglesia primitiva, la resurrección de Jesús y la misión de la iglesia en la actualidad. Sin embargo, la propuesta más llamativa que N. T. Wright comparte con los adventistas del séptimo día es que el cielo no va a estar en otra parte, que al final Dios trae el cielo a la tierra. Esto es similar a la visión de Ellen G. White de la tierra nueva, en el último capítulo de El conflicto de los siglos. Según ambos, Ellen G. White y N. T. Wright, Dios en última instancia renueva su creación.

En consonancia con esta simpatía teológica, tanto Wright y los adventistas están de acuerdo en que cuando las personas mueren no van al cielo o al infierno. Más bien, esperan la resurrección del cuerpo cuando Dios restaurará a los salvos para vivir con él en la tierra renovada. Con sus exhaustivas publicaciones sobre el tema, Wright ha capturado la atención de los seminarios teológicos en todo el mundo. Ha argumentado persuasivamente sobre estos temas y aunque el mundo cristiano en general no ha adoptado sus puntos de vista, sin embargo, son sin duda motivo de contienda. Incluso iTunes presenta de forma gratuita muchas de sus conferencias, dictadas cuando ha sido invitado por las más influyentes universidades de America para defender sus puntos de vista sobre la tierra nueva, la resurrección del cuerpo y la misión de la iglesia. Sus principales puntos de vista se pueden encontrar en los libros Simply Christian, que casi podría ser llamado "Simplemente Adventista" y Surprised by Hope.

En cuanto a la misión de la iglesia, las conclusiones de N. T. Wright que el cielo realmente descenderá a la tierra en algún momento después de la segunda venida, le han llevado en la misma dirección que iban desde hace tiempo Ellen G. White y muchos otros adventistas. Está claro que en sus últimos años de ministerio Ellen G. White centró su energía en anticipar la tierra nueva en medio de este viejo mundo. Esta misión del reino guió a la Iglesia Adventista del Séptimo Día en la misión febril de implantar hospitales, escuelas, fábricas de alimentos y otras instituciones que de alguna manera pudieran restaurar a la humanidad a su condición futura. Del mismo modo, en la actualidad, N. T. Wright sostiene maravillosamente que la iglesia de alguna manera debe mostrar al mundo a través de su arte, el culto y el trabajo diario cómo será la nueva creación. Lo sorprendente del chasco aquí es como el adventismo ha sido tan ineficiente para hacerse atractivo al mundo y compartir esta visión, y ¡ahora un obispo anglicano lo devuelve a la vida! Es de destacar que incluso después de muchas décadas de enseñanza de teología en docenas de universidades adventistas por todo el mundo, ni tan siquiera un solo erudito adventista ha sido capaz de involucrar en serio al mundo teológico tanto como N. T. Wright. ¿Cómo es que la cultura teológica adventista tiene una nula influencia más allá de nuestros muros institucionales?

Rob Bell La CNN describe a Rob Bell como alguien que ha alcanzado el estatus de estrella del rock en el mundo cristiano. Sería difícil negar su influencia para una generación de evangélicos. Sus libros a menudo provocan controversia y su último trabajo no ha sido una excepción. Titulado Love Winse incluso antes de su lanzamiento el pasado martes que ya ha suscitado controversia, incluso enconada y virulenta, en todo el mundo cristiano. Durante muchos años, Rob Bell ha supuesto un desafío a la corriente principal del cristianismo al redescubrir a Jesús como un rabino judío del primer siglo, al igual que hizo Ellen G. White. No es de extrañar por tanto que Rob Bell también defienda la inspiración del pensamiento y la autoridad de la Biblia, así como el sábado, la tierra nueva, el juicio futuro, y la mortalidad del alma.

En su primer libro Velvet Elvis, Bob Bell presenta el mandamiento del Sabbat como la definición de su ministerio. Su video, Everything is Spiritual, (Todo es espiritual), fue una llamada increíblemente popular para hacer un Sabbat semanal. En su viaje de redescubrimiento del Antiguo Testamento en el cristianismo Rob Bell admite la observancia del Sabbat con su familia en día de sábado, aunque no prescribe que día la gente debe elegir. La descripción de Bell de cómo descansar y positivar su Sabbat también ha suscitado controversia entre los pastores adventistas que se encuentran tan ocupados ejecutando un programa en sus iglesias adventistas que realmente guardan el sábado o el domingo o el lunes, cuando finalmente se toman un día libre.

Además, Rob Bell se alinea con la teología adventista, en como piensa acerca de la tierra nueva y del amor de Dios en relación al castigo. Al igual que Ellen G. White y muchos predicadores adventistas, Bell defiende que Dios no va a mantener a los pecadores ardiendo en un infierno eterno. De hecho, el cielo y el infierno son simplemente el resultado de las opciones de la gente —Dios va a destruir el mal de una vez por todas, junto con los que optan por aferrarse a él—. "El amor exige libertad", dice. Sus puntos de vista en Love Winsson sorprendentemente similares a los de N. T. Wright. Sin embargo, mientras que Wright es leído por los teólogos y estudiantes de seminario, Rob Bell, que publica en HarperCollins, es leído por una amplia franja de la cristiandad.

Esto representa el segundo chasco para el adventismo. El movimiento adventista no solo ha sido ineficaz al argumentar su teología de la esperanza a nivel académico, sino que también ha fracasado en promover su visión del amor de Dios y el juicio a un público popular. A pesar de haber dejado su huella en todo el mundo en millones de personas, al parecer requiere de un pastor evangélico de iglesia local, que sabe usar YouTube para llevar de verdad los aspectos importantes de la teología adventista al mundo.

Jamie Oliver La BBC define Jamie Oliver como uno de los chefs más influyentes en el mundo occidental. La TED Conference también le ha invitado a presentar su deseo de cambiar el mundo a sus miembros. Jamie es una celebridad, es un cocinero famoso por llevar alimentos sanos a las escuelas en Gran Bretaña y algunas partes de América. Una vez más, al igual que Ellen G. White, Jamie cree que las pautas de alimentación de la gente definen su calidad de vida. También como Ellen G. White y la mayoría de los adventistas desde entonces, ha trabajado incansablemente para educar a los niños y padres a comer y desarrollar estilos de vida saludables. Aunque no se conoce en todo el mundo, Jamie es ampliamente reconocido en Gran Bretaña y Estados Unidos como alguien que promueve la alimentación saludable.

Esto demuestra un tercer chasco para el adventismo. Desde 1863 los adventistas han estado proclamando que lo que los seres humanos comen conecta el cuerpo a la espiritualidad. Tiempo atrás cuando los médicos recomendaban fumar para limpiar los pulmones, los hospitales adventistas prohibían el tabaco y defendían, incluso sin pruebas sólidas, que el tabaco daña gravemente a sus consumidores. Más de un centenar de años más tarde, ahora hay evidencia científica sólida para la mayor parte de las afirmaciones de Ellen G. White acerca del tabaco y la vida saludable. Más allá de esto, el mundo occidental está constantemente haciendo hincapié en una visión holística de la salud, algo que suena muy adventista. Mientras tanto, ¡hay una nueva hornada de jóvenes adventistas que rechazan estos principios, mientras que sus padres han dejado de leer a Ellen G. White por completo!

Más allá de esto, el chasco es que Jamie Oliver es un cocinero que el solo ha captado la atención de los gobiernos y los medios de comunicación. La Iglesia Adventista cuenta con múltiples instituciones de salud y enseña nutrición en varias universidades de todo el mundo. A pesar de esta estructura, los adventistas han tenido solo una ligera influencia debido a un informe de National Geographic sobre Loma Linda y el documental independiente The Adventists,de Martin Doblmeier. Es un verdadero chasco que los adventistas del séptimo día podrían haber sido la voz dominante proclamando un llamado a la salud en las últimas décadas. En cambio, luchamos para animar a nuestros propios miembros a llevar estilos de vida saludables. Para colmo de males, cuando Jamie Oliver fue llamado por la cadena ABC para producir una serie de documentales en los Estados Unidos, llamó a los pastores cristianos a unirse a su causa para una vida más sana. Esto habría proporcionado un altavoz para cualquier adventista que hubiera dado un paso al frente. Sin embargo, el principal cristiano que se unió a Jamie Oliver es un pastor bautista de Virginia.

[La segunda parte de este artículo aparecerá la semana que viene.]


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/3220