“’No te sientes en silencio’: la elección de vivir la vida cristiana”


(system) #1

Los lectores familiarizados con el cuento corto "La lotería", por Shirley Jackson, saben que el título es engañoso ya que el dinero no juega ningún papel en esta "lotería". Cuando se analiza esta historia con estudiantes de primer año de Composición en Inglés, éstos se confunden inicialmente por el resultado de la lotería. Al igual que en las narraciones del Antiguo Testamento, la práctica de la lapidación sigue siendo una costumbre para los habitantes del pueblo de esta historia, así como para los que viven en las ciudades vecinas. Sin embargo, la lapidación anual no es una forma de castigo, sino una tradición. Y la lotería es el sistema por el cual se elige una persona al azar. El ritual está tan fuertemente arraigado en la tradición que el hecho que la lotería pueda ser abolida en un pueblo cercano provoca que un anciano aldeano diga:"Tracalada de tontos locos. . . '"(Jackson 143).

Después de haber sido informado de que algunos pueblos han puesto fin a la lotería, dice, "Nada más que problemas en eso" (Jackson 144). Como lectores sentimos el drama del marcado silencio de la multitud que precede al momento en que se sortea el nombre de una familia, así como en el momento en que se sortea el nombre de un miembro de la familia en particular. Sin embargo, el aspecto más fuerte de drama viene hacia el final, cuando una persona se opone a esta misteriosa y horrible práctica antes de que la primera piedra golpee a Tessie Hutchinson, ella repite su protesta anterior: "No es justo" (Jackson 145 -46).

Es cierto que hay muchas interpretaciones de esta obra de ficción, pero el detalle más llamativo, para mí, es que la única persona que verbalmente desaprobó la lapidación era la destinataria de la lotería. A pesar de que la reacción negativa de Tessie Hutchinson no sorprende, me preocupa que nadie más en la multitud exprese su desagrado ante la tragedia que se producirá en breve. El "silencio" de los aldeanos que no ponen en tela de juicio la razón de esta costumbre anual, no es sólo una muestra de terquedad fuera de lugar, o de exagerada devoción a la tradición, sino del hecho de no optar por vivir una vida moral. Esta es la misma opción que tienen los cristianos cuando se considera lo que realmente significa imitar la vida de Cristo. Si queremos practicar Mateo 22:39, ". . . Amarás a tu prójimo como a ti mismo", no podemos "sentarnos en silencio" mientras los miembros de la gran familia humana sufren.

Me impactó la solemnidad de esta declaración cuando en septiembre recibí un correo electrónico de Amnistía Internacional titulado "No te sientes en silencio". El correo continuaba diciendo: "Cuando Amnistía habla, el mundo escucha. Haz que esa voz sea fuerte y clara". Aunque yo sabía que eso era en apoyo de la filosofía de Amnistía Internacional, también era dolorosamente consciente de que no había dicho ni una palabra a los funcionarios electos, a amigos o familiares, sobre las múltiples violaciones de los derechos humanos que se mencionaban regularmente en estos mensajes. Y me era incómodo admitir que a pesar de que había dado clases de literatura sobre el tema de los derechos humanos, y había alentado con entusiasmo a mis estudiantes a expresarse en favor de aquellos que no podían defenderse por sí mismos, yo no había estado siguiendo mis propias instrucciones.

Tampoco podía ignorar el hecho de que mientras leía varios trabajos de investigación escritos por estudiantes de primer año sobre el tema de la falta de vivienda en los Estados Unidos, observé que la posición adoptada por la abrumadora mayoría de los estudiantes era de compasión y no de culpa. Esto me hizo recordar a mi amiga Sara que, mientras estábamos en la escuela de posgrado, realizó un esfuerzo denodado para conocer los nombres de las personas sin hogar que ella alimentaba mientras pasaba delante de ellos todos los días. Me acordé de esto mientras me apresuraba en llegar al Departamento de Inglés una mañana fría, y encontré un hombre sin hogar que me pidió un poco de dinero.

En el libro de texto Pensar críticamente, por John Chaffee, profesor de filosofía en la universidad La Guardia, se afirma que la decisión de vivir una vida moral es ". . . un proyecto diario y también para toda la vida" (399). Así que la idea de que yo había estado descuidando a "mi vecino" diariamente era aleccionadora (Mateo 22:39). Yo era tan culpable como los aldeanos de "La Lotería" al optar por ignorar el sufrimiento de mi comunidad, así como la del resto del mundo. Yo no había estado asistiendo a las necesidades de los demás, como enseña la religión cristiana. Pero también reconocí que fuera de la comunidad tradicional de la Iglesia, se trataba de la preocupación de Cristo por los marginados. Un organismo no gubernamental, mis estudiantes de Composición de una universidad no sectaria, y una amiga judía habían nutrido ". . . crecimiento moral [y cristiano]" al reorientar mi atención a los desafíos personales que enfrentan los demás (Chaffee 399).

Vivir una vida cristiana no es un acto espontáneo sino una elección: "hacer que tu voz suene fuerte y clara".

Trabajos Citados:

Chaffee, John. Pensamiento Crítico. 10ª edición. Boston: Wadsworth, Cengage Learning, 2012.

Jackson, Shirley. "La Lotería." The Reader Bedford. Eds. XJ Kennedy, Dorothy M. Kennedy y Jane E. Aaron. 11ª ed. Boston: Bedford / St. Martin, 2012. 139-146. Imprimir.

La Biblia. [Versión King James].


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/4996