Novedad editorial: el Cristianismo y sus variantes


(Spectrumbot) #1

El próximo sábado 7 de febrero, la iglesia adventista de Barcelona-Urgell (España) acoge la presentación del último libro del profesor y autor Josep Antoni Álvarez. Titulado "El cristianismo: unidad y diversidad. Una historia de las divisiones del cristianismo.", la obra de Álvarez propone al lector un viaje por la historia del cristianismo desde Jesús hasta nuestros días. El último capítulo está dedicado al movimiento ecuménico.

Sin haber leído el libro y solo echando un vistazo al índice y a la bibliografía, parece que el trabajo de Álvarez ofrece un rápido y resumido acceso a los hitos de la historia del cristianismo. Secciones como la de la Contrarreforma tan solo ocupan una página mientras que el apartado dedicado a la Reforma radical de Müntzer y los anabaptistas -siendo los adventistas descendientes de estos últimos- se desarrolla en seis páginas. El trabajo de Álvarez no se queda en Europa ya que pone atención a la Revolución norteamericana y al protestantismo de dicho país, y dedica toda una sección al cristianismo en el continente africano. En este sentido, se echa de menos un apartado sobre el cristianismo en Latinoamérica teniendo en cuenta que esta prometedora obra de Álvarez que de tanta utilidad puede ser para las instituciones educativas cristianas -así como para las iglesias en general- tiene su mayor número de lectores potenciales en América Latina.

Dicha obra también cuenta con numerosas ilustraciones, mapas y cuadros explicativos que enriquecen enormemente su lectura.

El Cristianismo: unidad y diversidad... se puede descargar gratuitamente gracias al trabajo desinteresado de su autor y de Aula7activa.org, la editorial digital de la Asociación de Estudiantes y Graduados Universitarios Adventistas de España, AEGUAE.

A continuación, ofrecemos el vídeo de presentación del libro de Álvarez:


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/6609

(Jjmenezo) #2

Me parece muy oportuna la labor y la obra que ha realizado Josep Antoni Álvarez. Sin duda es útil, no solo en los centros docentes, a todo el que esté interesado en el devenir de los acontecimientos históricos por los que ha ido deslizándose la historia del cristianismo, a través de las diversas iglesias y tendencias.

Dice J. A. Álvarez en la página 113: “Estos fueron agregados a la Biblia hebrea por Jerónimo, a finales del siglo IV, como un segundo canon en su traducción de la Biblia al latín conocida como Vulgata. Esta ampliación del canon no es aceptada por las iglesias protestantes que siguen en este punto el canon judío.”.

Entiendo que el Concilio de Trento ratificó lo que hasta entonces se reconocía, en el entorno del cristianismo, como parte de las Sagradas Escrituras. Los ortodoxos que están separados de los católicos desde el año 1053 coincidieron en esta cuestión hasta luego de la Reforma protestante (al siglo siguiente). Por ese tiempo se rompió la unidad de criterio y se dejó, al parecer, en manos de la opinión personal de los teólogos.

Cuando en tiempos de Pedro el Grande se nacionalizó la iglesia rusa… se rechazaron, en el canon, los libros deuterocanónicos. Los coptos etíopes respetan aún ese canon, además de otras peculiaridades.

Entiendo, a la luz de hechos históricos, que la inclusión de los libros deuterocanónicos fue admitida, diríamos “oficialmente”, en el “Concilio de Cartago” (año 397).
Sin manifestarme en contra de los criterios esgrimidos acerca de los libros relacionados con el llamado canon protestante, no olvidemos que Lutero también objetó contra el libro a los hebreos, Santiago, Judas y Apocalipsis… Y por otra parte, en nuestro entorno se tienen en alta estima a escritos “neo-deuterocanónicos”.

Dice J. A. Álvarez en la página 112:”En re¬lación a la formación de los laicos, se decidió la elabo-ración de catecismos”. Así fue. Sin pasar por alto que Lutero hizo “sus” catecismos, Calvino siguió los pasos del anterior, también catecismo en ristre… al menos desde el año 1541, para educar al niño. El célebre catecismo de Heidelberg se hizo al alimón (lenguaje taurino) entre un teólogo calvinista y otro luterano. Zuinglio publico en 1523 Breve Instrucción Cristiana, pero no sabemos hasta dónde habría llegado de no perder la vida en batalla.
jjm