Otro fósil más viviente que nunca antes


(system) #1

Nos estamos acostumbrando a las noticias que hablan de fósiles que nos ofrecen más información que la aportada por su mera apariencia.

Ha sido encontrada materia orgánica disponible para ser analizada donde no debería quedar nada. Eso ha llevado a algunos a dudar de las edades que las dataciones estándar atribuyen a muchos fósiles. También ha crecido desmesuradamente el registro de esos fósiles llamados vivientes, que mantienen una apariencia muy próxima entre el organismo del pasado y el actual.

¿Por qué se han mantenido tantos seres vivos “imperturbables” frente al tiempo, sin cambiar? Estos, entre otros hechos, parecen oponerse a la que para muchos biólogos es una regla esencial de la vida: la evolución. Así, lo que al principio parecía una excepción es más bien la regla.

La teoría evolutiva sitúa los fósiles de un helecho, el helecho real (Osmunda claytoniana) a 180 millones de años de distancia de nuestro tiempo. Aun así, sus fósiles se muestran idénticos a la planta actual. Esto resulta sorprendente porque se constata la permanencia morfológica pero lo es más porque mirado bajo el microscopio, el fósil guarda más que apariencia.

Científicos suecos han comunicado en la revista Science el descubrimiento de fósiles de este helecho que conservan tejidos y células petrificados.1 Son fósiles que nadie esperaría encontrar, pero ahí están, con sus células perfectamente perfiladas y en su interior los núcleos e incluso los cromosomas, los portadores de la herencia genética. Por increíble que parezca, los cromosomas han fosilizado y al compararlos con los de la especie actual los científicos los encuentran iguales.

¿Se diferenciará en algo lo que almacenaban aquellos cromosomas de antaño y lo que guardan ahora? Se desconoce, pero que los cromosomas sean iguales, tal y como se distinguen en diferentes estadios de la mitosis,la división celular, habla en favor de la conservación genética.

Las células, la fisiología y la genética vuelven a aproximar el tiempo de los fósiles y sus representantes actuales.

--

Referencias

1. Bomfleur, B. y otros. 2014. Fossilized Nuclei and Chromosomes Reveal 180 Million Years of Genomic Stasis in Royal Ferns. Science 343: 1376- 1377.

--

Pie de foto: Helecho real, Osmunda regalis, la forma actual relacionada con el fósil de Jurásico inicial encontrado en Lund, Suecia. Cortesía Stephen McLoughlin.


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/5954