Punto de vista: ¿Dónde estamos respecto a la ordenación de la mujer? - I/II


(system) #1

Las divisiones han dado su veredicto, la Comisión para el Estudio de la Teología de la Ordenación (TOSC, por sus siglas en inglés) ha completado sus estudios y ha votado, el Concilio Anual ha votado cómo se presentará el tema ante la Asamblea General de 2015.

I. ¿Qué decidieron las divisiones?

Las decisiones de las Divisiones se han explicado de diferentes maneras, pero retóricas aparte, está claro que cinco Divisiones están definitivamente a favor de la ordenación de las mujeres, una División se opone claramente, y el resto de las siete Divisiones, si bien no están preparadas para ordenar mujeres, están sin embargo dispuestas a permitir que las Divisiones preparadas, procedan. Así pues, hay mayoría para permitir que las Divisiones que lo deseen, ordenen mujeres al pastorado.

II. ¿Cómo votaron los miembros de la TOSC?

Un simple análisis muestra que aquellos que se oponen a la ordenación de las mujeres son 32 y los que están a favor, 40. Sobre esa base, la mayoría está por la ordenación de mujeres. Sin embargo, una tercera opción surgió, que incluye aquellos que pueden tener algunos reparos, pero que favorecería permitir la ordenación de mujeres. Hubo 22 votos a favor de esta opción. Así que si nos limitamos a contar todos los que estaban a favor de que las mujeres puedan ser ordenadas, habría 62 votos a favor y 32 que se opusieron. Así que aquí la mayoría estaría a favor de permitir la ordenación de mujeres.

III. ¿Qué decidió el Concilio Anual?

Los delegados en el Consejo Anual de 2014 votaron cómo sería llevado el tema de la ordenación de las mujeres ante la sesión de la Asamblea General en 2015 Votaron un comunicado elaborado por la Asociación General junto con oficiales de la División (GCDO) que consistió en lo siguiente:

“Después de tu estudio en oración sobre la ordenación en la Biblia, los escritos de Elena G. de White, y los informes de las comisiones de estudio, y;

Después de tu examen cuidadoso de lo que es mejor para la Iglesia y el cumplimiento de su misión,

¿Es aceptable que cada comité ejecutivo de cada División decida, siempre que lo considere oportuno para su territorio, adoptar medidas para permitir la ordenación de mujeres al ministerio pastoral? Sí o No.”

Sin embargo, antes de votar escucharon las tres posiciones que surgieron de la TOSC:

1. Negar la ordenación de mujeres al pastorado sobre la base de la supremacía masculina.

2. Permitir que las divisiones que apoyan la ordenación procedan.

3. Una especie de compromiso entre las posiciones 1 y 2 [Esta posición ha sido siempre confusa para mí].

Después de mucha discusión a favor y en contra, la votación final fue de 243 a favor, 44 en contra y 3 abstenciones. Los 44 que se opusieron a esta propuesta podrían haberlo por varios motivos:

  1. Porque están en contra de permitir que cada División decida.

  2. Porque se oponen a la pregunta de la GCDO ya que piensan que hubiera sido mejor enviar a la Asamblea General una recomendación para ordenar a la mujer.

También es verdad que otros podrían haber votado cínicamente a favor de la pregunta esperando que en San Antonio gane el “No”. No obstante parece que la mayoría de los delegados que participaron en el Concilio Anual está a favor de permitir que cada División decida.

Para mí, el punto más importante y crucial en todo el Consejo de otoño fue la declaración de Artur Stele, Vicepresidente y Presidente del Comité de Investigación Bíblico, de que el tema de la ordenación de las mujeres no es teológico, sino una cuestión ecclesiástica. Supongo que esto no es sólo su opinión personal, sino la posición de los oficiales de la Asociación General. De lo contrario no lo habría declarado.

No me queda claro qué significa “eclesiástico” en este caso. Pero creo entender que cuando dice “teológico”, lo que quiere decir es “tratar de fundamentar esto en la Biblia”. Esto es crucial, ya que socava toda base para los argumentos en contra de la ordenación de las mujeres, tales como el argumento de la jefatura y las declaraciones de Pablo en cuanto a la posición de subordinación de las mujeres a los hombres.

Si esto es así, las personas que “morirían por defender su posición”, es decir, aquellas que creen que la Biblia es su fuente de autoridad en un asunto como este, [ya no deberían tener problema con la ordenación de la mujer] pues esto implicaría que el asunto de la ordenación de la mujer no se puede dirimir con la Biblia.

No obstante, esto no es tan simple…

[Continuará en un próximo artículo.]

Sakae Kubo, 88, ha tenido una larga carrera en la Iglesia Adventista, principalmente en la universidad y la administración de la universidad. Fue profesor en el Seminario Teológico de la Universidad Andrews, se desempeñó como Decano de la Facultad de Teología de la Universidad de Walla Walla, como Presidente de Newbold College, y como Vice-Presidente y Decano Académico en Atlantic Union College.


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/6376