¿Qué valoran los niños y los adolescentes de Jesús? Presentación de un caso español


(system) #1

«En aquella misma hora Jesús se regocijó en el Espíritu, y dijo: Yo te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y entendidos, y las has revelado a los niños. Sí, Padre, porque así te agradó.»

«¿Nunca leísteis: De la boca de los niños y de los que maman perfeccionaste la alabanza? »

Jesús y los niños

Jesús no se limitó a hablar a los poderosos o aquellos que eran considerados no pecadores sino que vino a recuperar la dignidad de todos aquellos que eran menospreciados por ser considerados como no merecedores del amor de Dios. Jesús se preocupó de una forma especial por los marginados, los enfermos, las mujeres y, como no podía ser de otra manera, por los niños. En definitiva, por todos aquellos que aunque israelitas eran considerados indignos por su condición externa.

En ese sentido, Jesús tuvo una especial relación con los niños, tan diferente de la habitual que no dejó de sorprender a sus propios discípulos cuando estos intentaban apartar a los niños que se arremolinaban a su alrededor cuando dijo indignado:

«Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios. De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él.»

Después de estas palabras, Jesús tomó en sus brazos a los niños y procedió a bendecirlos. Por si esta acción en sí misma no fuese suficientemente sorprendente, en otro momento Jesús colocó a los niños en el centro de su mensaje, cuando para zanjar una discusión entre sus discípulos sobre cuál era el mayor colocó un niño en medio de ellos y proclamó:

«De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. Así que, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos. Y cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe. Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar.»

Estas palabras aún siguen siendo fuente de reflexión entre los especialistas en cuanto a su interpretación. Pero de lo que no existe la menor duda es que para Jesús los niños son importantes.

Percepciones sobre Jesús

La atención que prestó Jesús a los niños es incuestionable, pero ¿qué podemos decir en cuanto a la percepción que tienen estos de Jesús? A veces podemos caer en el error de pensar que los niños y los adolescentes no son capaces de comprender el mensaje de Jesús por su supuesta inmadurez, juventud o cualquier otro factor que nos venga a la mente. Pero esa opinión, está totalmente alejada de la realidad. En realidad, la sensibilidad de los niños y de los adolescentes es tal que son capaces de captar perfectamente el valor de Jesús. De hecho, la figura de Jesús es sumamente atractiva para ellos y son capaces de percibir aspectos de la vida de Jesús que no dejan de sorprendernos.

La sorpresa es la mejor definición para referirnos a los resultados obtenidos entre nuestros alumnos de Primaria y Secundaria cuando tuvieron que responder a un breve cuestionario relacionado con la figura de Jesús. Este se realizó como parte del Plan Maestro de Desarrollo Espiritual (PMDE) implementado por el Col·legi Urgell (Barcelona) durante el curso 2012-13. Tenía como título Jesús como modelo.

A parte de todas las actividades planteadas, que tenían como eje vertebrador la figura de Jesús, decidimos pasar una breve encuesta a nuestros alumnos de Primaria y Secundaria al principio y al final del curso académico para conocer su opinión sobre diferentes aspectos relacionados con Jesús. Entre estas se les preguntó: ¿Qué aspectos o valores de Jesús llaman tu atención?

¿Cómo ven los niños y los adolescentes a Jesús?

La verdad es que las respuestas obtenidas nos sorprendieron. La riqueza y variedad en las respuestas superó nuestras expectativas. Además, fue muy interesante observar cómo la percepción y la valoración de Jesús se enriqueció, ya que las opciones se multiplicaron cuando les volvimos a preguntar por segunda vez.

Las respuestas obtenidas se podían agrupar en tres apartados diferenciados. Aquellas que se centraban en la vida de Jesús, aquellas que se focalizaban en los valores que caracterizan a Jesús y, por último, aquellas que se fijaban o tenían una dimensión trascendental.

En relación a la vida de Jesús los alumnos destacaban su actitud, su forma de actuar resaltando el trato que tenía con aquellos que se acercaban a Él no considerando sus faltas, no juzgándolos, y cómo estaba dispuesto a proporcionarles una segunda oportunidad. En esa misma línea, también destacaban que nunca se equivocó, que no pecó, que siempre dijo la verdad, etc. Otros aspectos que consideraban significativos o llamaban su atención eran los milagros, la crucifixión, su forma de enseñar (la utilización de parábolas) y su relación con Dios destacando su confianza. Es importante señalar que estos no eran los únicos aspectos de la vida de Jesús mencionados por los alumnos, estos indicaban otros pero en menor proporción.

En cuanto a los valores asociados a Jesús, nuestros alumnos destacaban por encima de cualquier otro el amor. También destacaban su bondad y paciencia. Es muy interesante observar la gran cantidad de valores que nuestros alumnos son capaces de percibir en la figura de Jesús.

VALORES ASOCIADOS A LA FIGURA DE JESÚSAmabilidadFidelidadFeGenerosidadHonestidadHumildadIntegridadJustoMansedumbreMisericordiaNoblePazPerseveranteRespetuosoSabioTiernoTranquilidadValiente

En lo que se refiere a los aspectos trascendentales de la figura de Jesús, los alumnos destacan de una forma muy significativa (este aspecto es mencionado por uno de cada cinco alumnos) el hecho de que Jesús estuvo dispuesto a entregar su vida por nosotros. Ellos destacan el hecho de que lo hizo para salvarnos.

Aunque este aspecto es el más destacado, no deja de ser muy gratificante la cantidad de elementos que mencionan. Los alumnos destacan la preocupación que tiene Jesús por cada ser individual, en definitiva por todos. En ese sentido, hablan de disposición a aceptarnos, de desear lo mejor para cada uno de nosotros.

ASPECTOS TRASCENDENTALES ASOCIADOS A JESÚSAmor por la humanidadEs un buen amigo (amistad / compañía)Esta dispuesto a ayudarnos y salvarnosEncarnación (hacerse hombre)Relación con Dios / ObedienciaRegresará por segunda vez (Segunda Venida)Es un modelo, un ejemploDisposición a perdonar nuestras equivocaciones (pecados)Su responsabilidad

Conclusión

Al analizar las respuestas de nuestros alumnos cuando se les pregunta sobre cómo valoran la figura de Jesús, no puedo más que alegrarme. Me gustaría destacar en ese sentido cómo valoran por encima de todo el amor de Jesús respecto de la humanidad, cómo realizó milagros, cómo estuvo dispuesto a dar su vida para que nosotros podamos ser salvos y có mo continúa preocupándose por nosotros. No deja de ser curioso, pero al mismo tiempo normal, el valor que dan al amor. Creo que es muy importante y significativo que ellos puedan percibir a Jesús, y en definitiva a Dios, de esa manera, como un Dios de amor.

Esa importancia se vio corroborada cuando a los alumnos se les pidió que escogieran el pasaje que más les gustaba de los evangelios y lo copiasen en una tarjeta. Entre los alumnos de Secundaria el más escogido con mucha diferencia fue Juan 3:16-18.

«De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree no es condenado; pero el que no cree ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.»

Creo que existen dos posibles explicaciones, que además no dejan de ser complementarias, para poder justificar el valor que dan nuestros alumnos a la figura de Jesús.

  1. La mayoría de nuestros alumnos provienen de familias para las cuales la figura de Jesús es un modelo a seguir. Y como consecuencia de ello, esa realidad acaba influenciando en sus hijos.

  1. La escuela tiene como referencia la figura de Jesús y los principios que se encuentran en la Biblia. Esta filosofía de la educación permea todos los ámbitos del centro y como no podía ser de otra manera acaba influenciando en nuestros alumnos.

Para finalizar, me gustaría destacar la importancia de hablar de Jesús y de como los niños y adolescentes son capaces de percibir el valor de Jesús, de como ellos captan la profundidad de lo que Jesús ha hecho, hace y hará por cada uno de nosotros. Esa capacidad enlaza perfectamente con las palabras de Salomón registradas en el libro de los proverbios cuando dice:

«Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.»

Estas suponen todo un reto para todos aquellos que somos padres o formamos parte de la educación de los niños o los adolescentes puesto que nos llaman a jugar un papel activo en la instrucción de los niños. Pero, a la vez, son un motivo de alegría porque nos da la certeza de que esa instrucción dará frutos.

--


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/5519