Reflexionando sobre las nuevas relaciones entre la División Norteamericana y la Asociación General


(system) #1

Los cambios en la relación entre la Asociación General (AG) y la División de América del Norte (NAD) fueron el centro de la sesión de este año del Consejo Anual, que concluyó el 17 de octubre. No sólo no había respuesta a la acción de las uniones que habían votado ordenar sin distinción de sexo, también estaba el dinero.

A principios de este año, un plan fue presentado a la Asociación General en el que el porcentaje del diezmo que Norteamérica envía a la AG sería reducido del 8% al 6% (las otras 12 divisiones envían un 2%.) En consecuencia, el presupuesto de 2013 de la AG fue estructurado para reflejar este porcentaje reducido. Sin embargo, a diferencia de las acciones relativas a la ordenación, este cambio en las finanzas generó muy poca o ninguna discusión entre los miembros del Comité Ejecutivo.

Tal vez fue porque los informes financieros globales presentados en la reunión fueron positivos. Los diezmos y las ofrendas misioneras siguen estables y en muchas regiones, en crecimiento. El diezmo a la AG de fuera de América del Norte hasta septiembre ascendió a $ 20,7 millones, un incremento del 5,6 por ciento respecto al año pasado. Ofrendas para las misiones procedentes de la misma región aumentaron un 5,4 por ciento hasta los 45,1 millones dólares. (En América del Norte, el diezmo también aumentó, pero sólo alrededor de 1%.)

El total de ingresos para el presupuesto mundial está ahora dividido casi 50:50 entre la NAD y el resto de divisiones fuera de Norteamérica. "En fecha tan reciente como 2006, esa proporción fue de 66 la NAD y 34 resto", según informes de la iglesia. Así que las otras divisiones pueden entender con razón que su influencia financiera está en crecimiento.

Las inversiones de la AG también han sido positivos este año, con la categoría que representa un aumento de más de $19 millones de dólares durante el año pasado.

Así que, a pesar de que la NAD está disminuyendo la cantidad que está enviando a la AG, el presupuesto para 2013 ha aumentado $ 7,3 millones. El presupuesto operativo de $ 174 millones que fue aprobado para 2013 (en comparación con el presupuesto de $ 166,7 millones para el 2012) no amenazaba las asignaciones a las otras divisiones, la mayoría de las cuales verán cómo sus asignaciones aumentan (excepto las divisiones Interamericana y la de América del Sur).

El tesorero de la AG, Robert Lemon (en la foto), comenzó su informe financiero diciendo que el Señor sabía lo que estaba haciendo cuando inició la Iglesia Adventista del Séptimo día en Nueva Inglaterra, ya que Norteamérica ha dado la mayoría de los fondos para el funcionamiento de la iglesia desde el principio. Con ese tipo de introducción, sería difícil para las otras divisiones quejarse acerca de la reducción de los fondos procedentes de la NAD.

La actitud de gratitud de Lemon es importante en un año que ha visto una discordia significativa entre la Asociación General y la NAD. Los representantes de la División de América del Norte llegaron a la reunión anual del Consejo advertidos por el Presidente Ted Wilson de que, tal y como el mismo Wilson dijo en varias sesiones constitutivas de las uniones de la NAD, sus acciones al aprobar la ordenación de la mujer tendrían “consecuencias nefastas”. Entonces, ¿cuáles fueron tales consecuencias?

La respuesta a esa pregunta es que las uniones fueron calificados de disidentes, sus acciones fueron etiquetadas de error, y la certificados de ordenación que las uniones han emitido a las mujeres no serán reconocidos por el resto del mundo.

Si usted no es una mujer pastor, no parece ser mucho en términos de consecuencias, así que la acción fue aprobada. Un presidente de asociación estadounidense señaló que el escaso número de votos en contra ni siquiera llegó al número total de representantes de la NAD. (La cuenta fue de 264 votos "sí" a 25 "no".)

Se avanzó en el tono de la discusión, y me parece que tanto los votos de las uniones NAD y el voto de los delegados del Comité Ejecutivo de la Asociación General en respuesta a las acciones de las uniones que aprobaron la ordenación de la mujer son cosas buenas que nos mueven hacia adelante como una iglesia mundial.

¿Por qué son buenos? Ha habido mucha frustración tanto en el Norte Global y el Sur Global sobre esta cuestión, y no mucho esfuerzo ha sido puesto en acercar a las dos partes. El estudio bíblico de Mark Finley, durante el Concilio Anual, probablemente marcó un punto alto en ambos lados mostrando la forma de encontrar un terreno común con el otro. Y si bien el calendario establecido por la Comisión de Estudio de la Teología de la Ordenación parece largo, juntar estudiosos de todo el mundo debería ayudar a promover una mejor comprensión de las diferentes partes y a aclarar la exégesis bíblica.

También es positivo que los dos uniones de la NAD hayan secundado sus votos a favor de la ordenación de las mujeres con ordenaciones reales. De este modo, recuerdan a la iglesia mundial que ya tenemos pastores mujeres que realizan un trabajo importante. La pregunta que queda para la iglesia es decidir si vamos a tratarlas por igual

En la Sesión de la Asociación General de 1990, se puso en práctica un sistema de dos niveles, tal y como bien expone la línea del tiempo sobre la ordenación de la mujer presentada en el número del 11 de octubre de 2012 de la Revista Adventista. Dice así: "julio de 1990, el Congreso de la AG vota aceptar las recomendaciones de la Comisión y del Comité Ejecutivo […] para que las mujeres no sean ordenadas, pero sí permitir mujeres asociadas al trabajo pastoral para realizar algunas de las funciones propias de un ministro ordenado en la iglesia local." Las funciones serían las de bautizar y celebrar matrimonios. En otras palabras, la iglesia aceptaría las mujeres que realizan el trabajo de un pastor, aunque no le reconocerían dicho trabajo con una credencial igual. Es esta la desigualdad que está en el centro de los debates polarizadores.

La desunión ha llegado como consecuencia de la acción de 1990.

En América del Norte, como el Presidente Dan Jackson ha señalado, ya hay 120 pastores mujeres trabajando. Profesores del Seminario Adventista de Teología en la Universidad de Andrews dicen que 140 mujeres están matriculadas actualmente. Cuando los líderes de la Asociación General dicen que desean limitar su examen de la cuestión a la unidad, la política, y cómo tomamos decisiones, ignoran que el problema va más allá de la política y la unidad: se trata de personas.

Con un mejor tono de la conversación oficial, y los teólogos trabajando afanosamente en la teología de la ordenación, tal vez la unidad que se buscaba con tanto fervor por los oficiales de la Asociación General puede venir por miembros unidos en afirmar la obra del Espíritu Santo en la vida de todos aquellos llamados a ser pastores. Una solución "ambos / y" será necesaria para la unidad.

Foto: ANN, Ansel Oliver, Primavera 2012.

--

[Invitamos a nuestros lectores a que tengan en cuenta nuestro compromiso de buenas prácticas a la hora de publicar comentarios. Los artículos y comentarios publicados en Café Hispano contienen las opiniones de sus autores y en ningún caso Café Hispano se hace responsable de las mismas. Si usted quiere publicar o simplemente contactar con Café Hispano, escriba a editorcafehispano@gmail.com]


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/4847