��Todav��a comes carne?


(system) #1

En EEUU abogan por cambiar la dieta para paliar su efecto sobre el cambio clim��tico.

Una pareja de cerdos de peluche recorre estos d��as el pa��s m��s glot��n del planeta con un mensaje as�� de provocador: ���Tax Meat!���. ��Pong��mosle un impuesto a la carne! Igual que se lo ponemos a la gasolina, al alcohol o al tabaco, pero con m��s justificaci��n si cabe, ahora que sabemos que nuestro voraz apetito por los animales contribuye m��s que ning��n otro factor al cambio clim��tico.

La propuesta la apadrina PETA (Gente para el Tratamiento ��tico de los Animales) y se concreta en esto: 10 centavos por cada libra de carne (algo as�� como 20 c��ntimos de gravamen por kilo). Para una familia media, ser��an cinco d��lares a la semana. Veinte d��lares al a��o por cabeza para un adulto���

El dinero recaudado con el impuesto de la carne servir��a para campa��as de educaci��n y promoci��n del vegetarianismo, como un estilo de vida ecol��gico y saludable. Y s��lo as�� se conseguir��a llegar al objetivo de reducir al menos un 10% el consumo de productos c��rnicos de aqu�� al 2050.

���No estamos pidiendo a la gente que haga un enorme sacrificio���, se explica Nicole Matthews, portavoz de PETA. ���Les estamos diciendo que abran los ojos y comprueben el alto impacto que tiene nuestra dieta��� Cada comida que hacemos es una elecci��n sobre el mundo que queremos y sobre nuestra contribuci��n al deterioro ambiental.���

Pero lo cierto es que el hambre de cerdos, vacas, bueyes, pollos y pavos se ha disparado desde 1970. El norteamericano medio devora al a��o unos 100 kilos de carne (y pescado). Los estadounidenses se gastan en hamburguesas y en comida basura 110.000 millones de d��lares al a��o, m��s de lo que invierten en educaci��n superior.

La obesidad y la diabetes alcanzan ya proporciones epid��micas, aunque el verdadero coste de la carne es el que no se ve. Se necesitan unos 1.000 litros de gasolina para producir la carne que consume una familia media de cuatro personas, o lo que es lo mismo: 2,5 toneladas extras de di��xido de carbono que ir��n a parar a la atm��sfera, m��s el metano y ��xido nitroso que convierten la ganader��a y todos sus derivados en el responsable del 18% de las emisiones de gases invernadero.

�����Eres un ecologista y a��n comes carne?���. La pregunta se la hac��a en portada la revista E (The Enviromental Magazine) en un controvertido art��culo que ha generado desde entonces m��s de una ��lcera de est��mago.

���El consumo de carne ha sido posiblemente el secreto m��s callado de muchos ecologistas���, reconoce Nicole Matthews, la activista de PETA que salt�� recientemente a la fama por su campa��a contra la crueldad de los pollos en Kentucky Fried Chicken. ���En Una verdad inc��moda, por ejemplo, no hab��a ni una sola menci��n a la contribuci��n de la dieta al calentamiento global���.

Al Gore, con su aspecto de carn��voro impenitente, fue crucificado por los chicos de PETA en una de sus famosas vallas publicitarias. ���Too Chicken to Go Vegetarian?��� (�����Demasiado cobarde para hacerse vegetariano?���), pod��a leerse en el reclamo, arropado por las conclusiones del informe de la FAO: ���La carne es la causa n��mero uno del calentamiento global���.

Ahora, coincidiendo con la campa��a presidencial, y ante la sordera o la indigesti��n generalizada entre los candidatos (con excepci��n del enjuto y vegetariano Dennis Kucinich), la gente de PETA ha puesto en danza a sus cochinos de trapo, que recorren el pa��s creando conciencia alimentaria ante el cambio clim��tico. ���El nuestro no es un mensaje prohibicionista���, recalca Nicole Matthews, 25 a��os, desde su terru��o en Michigan. ���Intentamos ser positivos, ofrecer sabrosas alternativas, incitar a la gente a consumir menos carne o explorar por su cuenta los beneficios de una dieta vegetariana��� Pero no intentamos convertirlos: cada cual llega al vegetarianismo siguiendo su propio camino���.

Miles de estadounidenses han dirigido cartas al Congreso reclamando la tasa carn��vora. Muchos otros han pinchado en www.goveg.com para empezar a aplicarse el cuento a la hora de la cena. Y aunque el mensaje ���Tax Meat!��� no inquieta a��n a la industria ���fast food���, el viraje hacia el vegetarianismo ambiental es cada vez m��s y m��s patente como lo demuestra el ��xito reciente de In defense of food, de Michael Pollan, con su llamada a la verde frugalidad: �����Comed alimentos, no demasiados, preferiblemente plantas!���.

La activista de PETA Nicole Matthews explica su caso personal: ���Dej�� de comer carne por la crueldad con la que se trata a los animales y porque hay muchos modos de alimentarse sin matar seres vivos���.

Pero luego lleg�� la raz��n ambiental, que en su opini��n refuerza y abraza todas las dem��s: ���Primero fueron las noticias sobre la deforestaci��n causada por el ganado, m��s el agua y los recursos consumidos para producir carne, los problemas ambientales causados por los desechos de la ganader��a industrial. Ahora sabemos que el consumo de carne tiene un mayor impacto en el cambio clim��tico que el transporte. ��Qu�� m��s razones necesitamos para hacernos vegetarianos?���.

Fuente: FRESNEDA, C. ����Comes carne todav��a?�� El Mundo [Madrid] (12 de abril de 2008) [Consulta: 22 de abril de 2008]


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/537