ÚLTIMA HORA: El Concilio Anual aprueba la pregunta sobre la Ordenación de la Mujer que se presentará en la Asamblea General de 2015


(system) #1

SILVER SPRING, MARYLAND, EE.UU. - Aproximadamente a las 5:37pm hora local, los delegados presentes en el Concilio Anual votaron aprobar la pregunta elaborada por la Asociación General y los oficiales de División (GCDO por sus siglas en inglés), que se presentará a los delegados en la Asamblea General de 2015 que tendrá lugar en San Antonio, Texas, EE.UU. La pregunta es la siguiente:

Después de tu estudio en oración sobre la ordenación en la Biblia, los escritos de Elena G. de White, y los informes de las comisiones de estudio, y;

Después de tu examen cuidadoso de lo que es mejor para la Iglesia y el cumplimiento de su misión,

¿Es aceptable que cada comité ejecutivo de cada División decida, siempre que lo considere oportuno para su territorio, adoptar medidas para permitir la ordenación de mujeres al ministerio pastoral? Sí o no.

Esta pregunta fue aprobada con 243 votos a favor, 44 en contra y tres abstenciones.

Antes de que los delegados votaran aprobar dicha pregunta, estos oyeron tres presentaciones que resumieron las tres posiciones que surgieron de la Comisión de Estudio de la Teología de la Ordenación (TOSC por sus siglas en inglés). Clinton Wahlen, del Instituto de Investigación Bíblica (BRI por sus siglas en inglés) presentó la posición 1: negar la ordenación a las mujeres al pastorado y apoyar la supremacía masculina. El profesor de la Universidad de Walla Walla, Carl Cosaert, expuso la posición 2: permitir a los campos de la iglesia que apoyan la ordenación, ordenar a las mujeres al pastorado. Finalmente, el profesor de la Universidad de Andrews, Nicholas Miller, explicó la posición 3: aceptar por un lado la supremacía masculina pero, por el otro, dar permiso para ordenar a las mujeres en los campos que lo estimen oportuno.


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/6334

(Tongkam) #2

Si aceptamos a la Biblia por nuestra guía, no es una opción ordenar a la mujer. La Biblia nos dice plenamente que los que se ordenan deben ser esposos de una mujer. En tal caso, tienen que ser hombres. Por eso, si queremos basar nuestras creencias en la Biblia, aceptamos que la mujer no sea ordenada.


(Esther Villanueva) #3

La Biblia no define en ningún momento la ordenación pastoral. Se ordenan diáconos (con funciones y dones muy distintos a los diáconos actuales); apóstoles (figura que no tiene comparación con ninguna de la actualidad); Pedro, Juan y Pablo imponen las manos a todos los creyentes de un lugar para que reciban el Espíritu Santo, pero ni rastro de una “ordenación pastoral”. Los ancianos se eligen o nombran, pero hasta donde yo recuerde no dice expresamente en ningún lugar que fueran ordenados. El pastoreado se considera un don al mismo nivel que el de enseñanza, sanidad, profecía o exhortación. En ningún lugar se menciona que maestros, sanadores, profetas o exhortadores o pastores fueran ordenados de forma especial.
Pero la realidad es que en el siglo XXI ordenamos pastores.
En 2013, antes de que la TOSC comenzara a discutir sobre la ordenación de la mujer al ministerio pastoral, se definió una declaración de consenso sobre lo que los participantes en esta comisión entendían por ordenación pastoral.
“Versiones en inglés de las Escrituras usan la palabra ordenación para traducir muchas palabras griegas y hebreas diferentes que contienen la idea básica de seleccionar o designar. Estas describen la ubicación de estas personas en sus respectivos cargos. A lo largo de la historia cristiana, el término ordenación ha adquirido significados más allá de lo que esas palabras implicaban originalmente. Contra este telón de fondo, los adventistas del Séptimo Día entienden la ordenación bíblica simplemente como la acción de la Iglesia para reconocer públicamente a aquellos a quienes el Señor ha llamado y equipado para el ministerio en la iglesia local y global”.
También define “la ordenación es un acto de puesta en servicio que reconoce el llamado de Dios, pone el individuo aparte, y le designa para servir a la iglesia en un capacidad especial”.

Con esta declaración, si una mujer ha sido llamada por Dios para realizar labores pastorales y tiene capacidad, no hay ningún impedimento para que su don no sea reconocido por la iglesia.


(Cristian) #4

Conclusión: en la IASD es más fácil agregar o modificar doctrinas (creencias) fundamentales, que ordenar a la mujer como pastor, tema que no está en el ámbito doctrinal.


(George Tichy) #5

Eso es cierto. La discriminación contra las mujeres es de hecho más importante que las creencias espirituales. El machismo continúa dominando la IASD!


(Menezomaestre) #6

En lo concerniente al papel de la mujer en las iglesias cristianas en general, hasta bien entrado el siglo XX, siguió dominando, netamente, el criterio de los que hoy se consideran conservadores o inmovilistas. Los argumentos referenciales de los mismos están basados en ciertos textos de la Escritura y en la tradición. Y al decir “tradición” me refiero tanto a la del pueblo judío, como a la influencia que ésta, la del entorno greco-romano, marcó a la iglesia naciente.

Las pautas sociales que determinaban el papel de la mujer judía en los tiempos de los apóstoles estaban marcadas por la historia del pueblo hebreo y la influencia de los pueblos de su entorno. Dentro del repertorio de esas pautas encontramos que el Señor, en su momento, permitió o pasó por alto algunas, “por la dureza de aquel pueblo, anclado en ellas”. Ese es el caso de la poligamia, por ejemplo. Y no podemos ser ajenos a ese detalle a la hora de enjuiciar el asunto que ahora nos concierne.

Antes de que se dieran las grandes diásporas realizadas por la fuerza de las armas romanas, ya el pueblo judío estaba relacionado, por gran parte de la cuenca mediterránea con los núcleos sociales del mundo grecorromano. En aquel medio, lo que entendemos por poligamia, desde el punto de vista de los hebreos, “no era bien visto”. En la sociedad greco-romana no se practicaba la poligamia como entre los semitas, pero el varón solía disponer de concubinas y esclavas para dar satisfacción al deseo sexual. Con el tiempo, la influencia de la sociedad romana, en lo que concierne a la familia, influyó también en la estructura familiar judía… ¡La “nueva tradición” pudo más que la Palabra!

La otra familia semita, que no se diluyó “socialmente” en otro medio, mediante la diáspora, sino que penetró en otros pueblos por la conquista, ha ido dejando su huella (en mayor o menor grado), en ese sentido, en todos los “países” por donde ha sido acogida la religión del profeta Mahoma.

Quedan huellas, aún, en el entorno judío, como podemos contemplar en la sinagoga cada sábado, donde existen espacios separados para hombres y mujeres. Al menos en las que yo he estado, tanto por Europa como en el mismo Israel. Pero, en general, da la impresión de que también en su medio las cosas ya se están “moviendo”.

Pablo estaba “marcado” por la influencia materna (cultura hebrea), que podemos definir, hoy, y definimos, como machista, y también por la paterna, la helénica, que no era menos machista que la hebrea en su tiempo. En la época de Pablo la estela de la consideración aristotélica que califica a la mujer como materia, frente al varón calificado como espíritu, aún pesaba en la sociedad greco-romana.

Sin embargo, en ambas sociedades, diríamos “machistas”, existía una gran diferencia en relación con papel que interpretaba, en el campo de la religión, la mujer en aquella sociedad. Pues en el ámbito de “su religión” era la mujer la que venía a hacer de vínculo con lo sagrado. Y es visto esto último cuando comprendo los consejos dados por Pablo en su epístola a Timoteo. Sin esos consejos, quizá, la incipiente iglesia hubiera mimetizado el sacerdocio femenino del mundo grecorromano.
No olvidemos que Pablo escribe a Timoteo, el pastor de Éfeso, aquella ciudad donde el rol de las sacerdotisas era crucial. Pablo lo sabía muy bien, lo había experimentado en primer plano. Allí se encontraba el templo de Artemisa (la Diana de los Hechos de los Apóstoles), cuya primera sacerdotisa, como ocurre siempre, tendría intereses conjuntos con el Demetrio de siempre: interese platerescos.
jjm


(Daniel Jimenez Espinoza) #7

Estimado Tongkam: es bueno recordar que la comision TOSC, formada por fieles adventistas y expertos conocedores de la Biblia, terminó en tres posiciones. http://www.adventistarchives.org/final-tosc-report.pdf. Asi que el texto que mencionas no fue suficiente para que todos los teólogos adventistas apoyaran la opción que tu señalas. Incluso, si sigo una interpretacion literal de 1 Tim 3:2, “marido de una sola mujer” el pastor AB y el anciano FA, en mi pais, no deberian serlo, porque han estado solteros toda la vida.


(Tongkam) #8

Daniel,

El hecho de que la comisión no pudo llegar a una misma decisión en este asunto es buena evidencia de que no tuvieron los participantes el mismo Espíritu como tenían los apóstoles en días de la iglesia primitiva. Cuando estudiamos al libro de Hechos, vimos que ellos estaban de acuerdo per el Espíritu Santo. Si nosotros no estamos de acuerdo, ¿puede ser que algunos no han aceptado la verdad? Pues, tiene que ser así. Entonces, por lo menos, un grupo de los tres no está guiado por el Espíritu. Entonces, necesitamos considerar bien cuál tiene la verdad.