Varios adventistas influyentes que defendían la ordenación de la mujer en los '70 cambiaron de opinión en los '80


(system) #1

La discusión teológica sobre la sumisión a las autoridades de la que habla Pablo en varias de sus cartas, (en inglés se resume en “headship theology” y por tanto lo traduciremos como “teología de la jefatura”, a falta de una mejor propuesta) que ha tenido lugar en el Comité de Estudio sobre la Teología de la Ordenación (TOSC por sus siglas en inglés) recientemente, impulsó a Gerry Chudleigh a emprender una investigación histórica adicional. Como director de comunicaciones de la Unión del Pacífico, ha tenido que responder a muchas preguntas acerca de la ordenación de las mujeres y ha llegado a obtener un gran conocimiento de la historia adventista relacionado con el tema. El 1 de mayo Chudleigh publicó en línea un informe extendido de cómo la teología de la jefatura llegó a la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Este también aparecerá en el próximo número de Spectrum que saldrá a finales de mayo. Chudleigh accedió a responder a algunas preguntas acerca de su estudio para la siguiente entrevista.

Pregunta: En su artículo que ha publicado como un libro electrónico en línea, usted sugiere que la teología de la jefatura entró en la Iglesia Adventista del Séptimo Día por primera vez en los años 1970 y 1980. Pero, ¿la dominación masculina de las mujeres no ha existido siempre? ¿Cuál es la diferencia entre la teología de la jefatura y el patriarcado?

Respuesta: La moderna teología de la jefatura es una nueva forma de usar la Biblia para apoyar un patriarcalismo anticuado, aunque ellos lo llaman "complementarismo". La teología de la jefatura existe desde más o menos unos 30-35 años. Los viejos argumentos para apoyar el patriarcalismo a menudo afirmaban que las mujeres eran inferiores a los hombres, y se centrarabam en las instrucciones bíblicas específicas, como que las mujeres deben guardar silencio en la iglesia y nunca enseñar a los hombres. Esas interpretaciones de la Biblia nunca ha sido aceptables para los adventistas, en parte porque son evidentemente contrarias a nuestra experiencia con el papel de liderazgo de Elena de White.

Los nuevos defensores de la teología de la jefatura tratan arduamente de sostener que las mujeres son tan inteligentes, capaces y valiosas como los hombres; Dios simplemente les ha asignado diferentes roles que a los hombres. Muchos críticos han señalado, sin embargo, que la tradicional humillación de las mujeres sigue implícito.

Y debido a que la nueva teología de la jefatura se centra en lo que se dice que es el "principio" de que los hombres lideran y las mujeres se someten, esta teología no está limitado por lo que la Biblia dice literalmente. Así pues, cuando Pablo dice que las mujeres deben usar sombreros, guardar silencio en la iglesia y no cortarse el pelo, esto no significa que las mujeres deban usar sombreros, estén mudas en la iglesia, y no cortarse el pelo hoy. En su lugar, significa que las mujeres no pueden ser ancianas o pastoras, no pueden enseñar la Biblia a los hombres, y deben hacer lo que sus maridos dicen que hagan.

Pregunta: Si la teología de la jefatura no existía en la Iglesia Adventista del Séptimo día antes de la década de 1980, ¿de dónde viene?

Respuesta: Algunas de las ideas modernas de la teología de la jefatura proceden del controvertido ministro presbiteriano RJ Rushdooney, en la década de 1960. Luego, en la década de 1970, el profesor de la Universidad de Wheaton, Bill Gothard, popularizó esta teología como la "cadena de mando de Dios." Pero la teología de la jefatura ahora estandarizada y presentada recientemente en el TOSC se desarrolló en la década de 1980 por varios escritores evangélicos calvinistas, especialmente Wayne Grudim, James B. Hurley y John Piper.

Pregunta: ¿Los hombres clave de su historia son personas fascinantes. Bill Gothard, por ejemplo, que dirigió el Instituto en los Principios Básicos de la Vida desde hace décadas, y recientemente renunció debido a las acusaciones de acoso sexual - ¿qué influencia ha tenido en la teología adventista?

Respuesta: Yo no sé cómo medir el impacto de Gothard en el pensamiento adventista, pero para ser un no-adventista, sin duda ha tenido muchos entusiastas seguidores adventistas. El mensaje de base de Gothard es que Dios pone autoridades sobre todos, y Él guía y protege a todos a través de dichas autoridades. Desobedecer la autoridad sobre usted es desobedecer a Dios. Para las esposas y los niños de cualquier edad, la autoridad es el esposo y padre.

El sitio web de Bill Gothard afirma que más de 2,5 millones de personas han asistido a sus cursos de una semana, cuyo nombre original era el Instituto de Conflictos Básicos de la Juventud. Yo era director de jóvenes de la Asociación de Oregon cuando asistí en la década de 1970. En todas partes donde he viajado conocí a adventistas alabando estos seminarios de una semana e instando a otros líderes de la juventud a llevar a los jóvenes a estos institutos. Cientos, tal vez miles, de adventistas tienen que haber asistido, y la mayoría de ellos estaban muy entusiasmados con la teología de Gothard y sus ilustraciones prácticas de la teología de la jefatura.

Pregunta: Samuele Bacchiocchi es otra persona que mencionas. ¿Qué papel jugó en esta historia?

Respuesta: Bacchiocchi parece ser el adventista que presentó públicamente la teología moderna de la jefatura a la iglesia adventista cuando publicó La mujer en la Iglesiaen 1987. Escribió en la introducción del libro que en 1986 se preocupó tanto porque la iglesia estaba considerando la ordenación de mujeres al ministerio, que dejó otra investigación que estaba haciendo y se fue en busca de los mejores argumentos bíblicos que pudo encontrar para impedirlo. Deja claro que encontró esos argumentos en la nueva teología de la jefatura que estaba siendo desarrollada por los ministros calvinistas. Su libro tuvo dos prólogos iguales escritos por Grudem y Hurley, los dos escritores calvinistas que estaban desarrollando la teología de la jefatura para audiencias evangélicas en ese momento. Bacchiocchi escribió que de todos los libros que leyó, esos dos hombres habían hecho las mayores contribuciones a su pensamiento.

Del libro de Bacchiocchi se hicieron eco rápidamente autores adventistas populares y ponentes como C. Raymond Holmes y Samuel Korentang-Pipim, y está claro que la teología de la jefatura de los miembros del TOSC que ahora la promueven la han extraído en gran parte de su libro.

Pregunta: Usted destaca la revista Adventists Affirm y su adopción de la teología de la jefatura. ¿Qué es lo que publican sobre el tema y por qué fue tan significativo?

Respuesta: Tan pronto como el libro de Bacchiocchi apareció, un grupo de hombres y mujeres del suroeste de Michigan aprobó su teología y comenzó a escribir libros y artículos en apoyo de la nueva teología de la jefatura. Varios de ellos comenzaron la revista Adventists Affirm, dedicado originalmente y exclusivamente a la anti-ordenación y a favor de la jefatura masculina. En 1987, los ministros calvinistas Grudem y Piper crearon el Consejo el bíblico sobre Masculinidad y Feminidad y, en una reunión en Danvers, Massachusetts, redactaron la declaración Danvers, que sigue siendo la Carta Magna de la teología de la jefatura. Casi de inmediato, Adventists Affirmpublicó una versión Adventista de la declaración.

Adventists affirmintrodujo la teología de la jefatura a una amplia gama de líderes y pastores adventistas. La primera carta de un lector que publicaron fue una carta de afirmación y apoyo del ex presidente de la Asociación General, Robert H. Pierson.

Pregunta: Usted ha mencionado varias veces a los calvinistas. ¿Es la nueva teología de la jefatura una parte de toda la teología calvinista?

Respuesta: No, en absoluto. La doctrina calvinista de la predestinación - con Dios decidiendo si cada persona se salvará o se perderá antes de que ni siquiera haya nacido - hace que sea fácil para algunos calvinistas ver a los maridos como los responsables de tomar todas las decisiones importantes de las mujeres, pero algunas de las refutaciones más completas de la teología de la jefatura son de teólogos calvinistas.

Pregunta: Si la teología de la jefatura no existía en el adventismo antes de la década de 1980, pero luego apareció, significa que algunas personas clave deben haber cambiado de opinión acerca de nuestra teología. ¿Quién cambió su posición sobre el tema y qué efecto tuvo sobre los acontecimientos en la Iglesia Adventista?

Respuesta: Sí, varias personas influyentes que defendieron la ordenación de mujeres en la década de 1970 se opusieron a mediados de la década de 1980. Eso incluye al presidente de la Asociación General Neal Wilson, al profesor de teología de la Universidad Andrews Gerhard Hasel, y al director del Instituto de Investigación Bíblica, Gordon Hyde. Hasel y Hyde comenzaron a utilizar argumentos de la teología de la jefatura. No he estudiado los efectos que esos cambios han tenido en las discusiones posteriores de la iglesia o en sus acciones. Los veo como ilustraciones de que incluso personas inteligentes estaban influidas por los cambios culturales.

Pregunta: Tal y como describe el contexto de esta historia, usted sugiere que el cambio en el pensamiento fue al menos en parte, el resultado de un nuevo temor al feminismo dentro de la iglesia. ¿Qué pasó en la iglesia para crear tal miedo?

Respuesta: No es posible demostrar causalidad, por supuesto, pero la década de 1970 fue la década de avances sin precedentes en los derechos de las mujeres.

En mi libro describo cuatro hitos que comenzaron alrededor de 1973 y que sacudieron la sociedad durante una década: la Enmienda de Igualdad de Derechos, que habría garantizado la igualdad de la mujer en todos los ámbitos de la vida, y que fue objeto de acalorados debates en cada estado (estadounidense) durante diez años; el Título IX, que declaró ilegal que las escuelas gasten más dinero en el programa educativo de cualquier hombre que en los programas de la mujer; el caso Roe vs Wade, que dio a las mujeres el derecho a abortos electivos; y para los adventistas y otros, la demanda Merikay Plata / Lorna Tobler contra Pacific Press (editorial adventista), que se tradujo en que los tribunales federales ordenaron a la iglesia adventista pagar a las mujeres igual que a los hombres por el mismo trabajo.

A principios de la década de 1980 muchos cristianos, incluyendo a los adventistas, estaban tratando de encontrar la manera de detener las percibidas amenazas de los derechos de las mujeres. Una teología de la jefatura "bíblica" que animaba a las mujeres a la sumisión alegre debe haber parecido a los ojos de muchas personas como la respuesta de Dios al feminismo.

Pregunta: ¿Qué sugeriría usted a la iglesia para avanzar en este tema?

Respuesta: Nuestra iglesia siempre ha estado comprometida con la idea de que cada persona debe estudiar la Biblia por sí misma, hablar de sus convicciones con otros creyentes, y a continuación, seguir sus propias convicciones. Hay un gran número de personas en nuestra iglesia que han aceptado esta enseñanza sin pensar que vaya en contra de nuestra teología. No querría cuestionar su fe.

Pero nuestra iglesia tendrá que tomar una posición sobre la teología de la jefatura, así como los bautistas y otras iglesias han hecho. Espero que podamos tratarlo de una manera similar a la forma en que tratamos a la creencia de que la versión King James de la Biblia es la única palabra confiable de Dios. Eso implicaría tres cosas: primero, prestar seria atención a nuestros eruditos bíblicos, entre los que hay casi unanimidad sobre que la teología de la jefatura es contraria a las Escrituras; en segundo lugar, dejar claro que la Iglesia no acepta ni enseña la teología de la jefatura, aunque algunos de los miembros y pastores lo hacen; y tercero, la gente de las dos opiniones deberían aceptar nuestras diferencias y trabajar juntos para cumplir la misión de la iglesia.

--

Gerry Chudleigh es director de comunicaciones de la Asociación de la Unión del Pacífico de la Iglesia Adventista en Thousand Oaks, CA, y el editor del Pacific Union Recorder. Además de la historia y la Biblia, le gusta el fotoperiodismo y la exploración de los desiertos de California en su Jeep. Las opiniones expresadas en este artículo son personales y no necesariamente las de su empleador.

Para leer el e-book de Chudleigh, Una breve historia de la Doctrina Jefatura en la Iglesia Adventista del Séptimo Día, de forma gratuita a través de Smashwords, haga clic aquí. También se puede descargar de forma gratuita a partir de Barnes & Noble haciendo clic aquí.


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/5984