Yihad: asistiendo a una universidad cristiana


(Spectrumbot) #1

Toda religión tiene diferentes luchas diarias. A veces esas luchas crecen con el tiempo y se convierten en luchas por la religión entendida como un colectivo humano. No obstante, ¿qué diferencias habría entre las religiones sin estas luchas? Los cristianos tienen su propio conjunto de luchas, como los musulmanes. Y, como voz que soy de la comunidad musulmana, mi yihad –mi lucha– es reconocer estas dificultades.

En el mundo musulmán hay una palabra que específicamente significa “lucha”, yihad, pero a menudo es malempleada con el sentido de “guerra santa”. El término yihad hoy se traduce como “lucha diaria” al igual que se ha traducido durante siglos, desde el principio del calendario de la Hégira hace 1.435 años. El calendario de la Hégira se ajusta a los ciclos lunares, y así es como los musulmanes fijan el tiempo. La línea del tiempo que los musulmanes siguen se ha expandido con acontecimientos concretos, de manera similar a como ocurre en el calendario cristiano. Entre ambas religiones hay más parecidos que diferencias. Hoy en día en Estados Unidos esa es la lucha, la yihad: encontrar las similitudes más que centrarse en las diferencias.

Los musulmanes se han visto vinculados negativamente a la tragedia del Once de Septiembre. En aquel momento, los estadounidenses comenzaron a asociar a los musulmanes con connotaciones negativas. Desde entonces, cuando se informa sobre un musulmán en las noticias, a menudo se utiliza el término “terrorista” para etiquetar a ese individuo. Con el tiempo, el pueblo musulmán y el terrorismo se han ido viendo como sinónimos.

Como musulmana, asumí que podría tener problemas cuando llegué por primera vez a la Universidad de La Sierra. Ya que he crecido en un país en el que mi religión mal definida determina quién soy como individuo, y ya que he sido prejuzgada, llegué a esta universidad con juicios previos. Estaba preocupada por que la gente tratara de convertirme, así que evité hablar con la gente tanto como pude. Estaba preocupada de que sería juzgada y de que no me aceptarían aquí. Todos los días vivía mi propia yihadpersonal.

La principal razón por la que elegí La Sierra es porque tenía falsas expectativas de entrar en el campo médico, y de que asistir a la facultad hermana de la Universidad de Loma Linda pudiera ser un paso hacia ese objetivo. Cuando empecé a recibir clases de ciencias me odié a mí misma. Todo iba mal, y mis notas iban de mal en peor, lo cual todavía ahora afecta a mi nota media. Sin embargo, todos mis prejuicios sobre La Sierra eran falsos. Hubo algunos pequeños pinchazos en la carretera, por los que no me sentí bien recibida aquí, pero esos momentos son minúsculos en el contexto general.

Recuerdo cuando conocí a mi primera amiga de verdad, irónicamente en la clase de ciencias que odiaba. Mi amiga, Brenda Delfino, es adventista del séptimo día, y a medida que nos íbamos haciendo amigas comparábamos y contrastábamos nuestras religiones. Finalmente encontramos más parecidos que diferencias. Lo que hace que esta amistad sea vital en mi asistencia a la Universidad de La Sierra es que mi lucha por conocer a gente nueva empezó a disminuir lentamente de forma positiva. Brenda nunca trató de convertirme; simplemente me aceptó tal y como soy, lo cual básicamente tuvo un impacto positivo en el modo en que empecé a abrirme a las personas de mi entorno.

Realmente no importa que sea una musulmana asistiendo a una universidad cristiana, porque mi relación con Dios se ha visto reforzada por las personas que me rodean. Su amor por Dios y mi amor por Dios son similares. Dejando a un lado las demás luchas propias de la religión, hace que todo lo demás sea más sencillo. La yihad está dentro de cada uno. Levantarse por la mañana, asistir a clase, salir de nuestras fronteras y de nuestras rutinas diarias, son luchas. Y lo que es más importante: nuestra relación con Dios es una lucha común compartida universalmente. La persona que lea esto, la persona que nunca leerá esto y la persona que escribe esto somos iguales y estamos unidas por las luchas diarias por construir la humanidad en el mundo.

-

Amar Kiswani nació y creció en California. En su tiempo libre Amar disfruta de la escritura, la pintura y la lectura.

--

Artículo original en inglés en Spectrum (10 de octubre de 2014).

Traducción: Jonás Berea.


This is a companion discussion topic for the original entry at http://spectrummagazine.org/node/6548

(Jonas Berea) #2

Aunque no coincido plenamente con la idea la autora de que entre ambas religiones hay más similitudes que diferencias, he traducido este artículo porque me parece un bonito testimonio de diálogo y amistad interreligiosos y de cómo la mayoría de los “musulmanes practicantes” viven su fe y su yihad personal.


(Ignacio) #3

Hoy por hoy, es difícil, parece difícil, que los países europeos respondan, reaccionen, al ataque terrible y salvaje cometido por unas alimañas criadas y formadas, fundamentalmente, en Europa. Todavía se utilizan demasiadas excusas, explicaciones y argumentos peregrinos para tratar de justificar los actos terroristas cometidos por los moros en los países europeos. Sin embargo, no se dice ni se valora del mismo modo, cuando los atentados se producen en Israel. Parece que las bombas contra el pueblo de Israel, tengan otra consideración, otro valor. Como si tuvieran culpa de lo que les pasa con sus vecinos terroristas palestinos. Falso de todo falso. El terrorismo islámico existe, se alimenta y se justifica, por la existencia del pueblo judío. Si no se lucha, si no luchamos todos, judíos y no judíos, contra el islamismo, los terroristas vendrán, avanzarán, hasta las puertas de Occidente. Incluso, ya han entrado, los tenemos a millones, en la cocina de países europeos, caso de París, Francia. Juntos, todos juntos, venceremos a los terroristas islamistas. Separados, con retórica barata y populista a favor o en defensa de los criminales musulmanes, perderemos la batalla. Lo perderemos todo…


(Rodrigo) #4

Hay que tener cuidado con el lenjuage que se emplea:

Islam/Musulman y sus ismos o plurales no significa terrorismo.

Hay que decir más bien: “extremistas islámicos/musulmanes”. Tal cual hay extremismos en toda religión.


(Jjmenezo) #5

Se puede decir que, el mundo definido como occidental, heredero de fuentes judeocristianas y grecorromanas, encaja con suma facilidad las críticas a los pilares de su ideología, tanto a las sociopolíticas como, en este caso, a las religiosas.
No es necesario recordar las reacciones de ira en los seguidores del profeta caricaturizado, mientras, por ejemplo, en España millones de espectadores reían la “gracieta” del crucifijo cocinado.
Creo que Occidente está perdiendo los papeles. Es loable y deseable que repitamos, por ambas partes, constantemente testimonios como el de Amar Kiswani.
Sería muy positivo que los países seguidores del profeta se mirasen, por ejemplo en Indonesia, país que parece enderezar sus pasos en pro de la libertad y tolerancia religiosa: http://news.adventist.org/es/todas-las-noticias/noticias/go/2012-05-15/festival-de-libertad-religiosa-en-indonesia-reconoce-a-autoridades-civiles-y-religiosas/
Que nuestros medios cuidasen sus maneras, a la hora de mofarse de los que tienen creencias trascendentales. No son nuevas esas salvajes reacciones, al contrario de cómo lo encaja sufridamente, especialmente, el pueblo denominado católico, en el caso de España.
Claro, cuando vemos que entre ellos mismos se masacran por ser sunitas o chiitas, no debemos olvidar que hace cuatro siglos nuestros ancestros se liquidaban con ¿el mismo gusto, fanatismo e intolerancia?
jjm


(Ignacio) #6

Es evidente, es una obviedad, que hay que tener cuidado con el lenguaje. El lenguaje como un instrumento de comunicación, acercamiento y comprensión entre todos.

Pero donde hay que tener cuidado especialmente del lenguaje que se usa, es en las mezquitas.
Porque si bien es cierto que fanáticos, ismos, hay y existen en todas partes, en todas las religiones, partidos políticos y patrioteros catalanistas con ideas mesiánicas de independentismo, no es comparable, ni mucho menos, a lo que hace, hacen, los terroristas fanáticos musulmanes e islamistas en Siria, Libia o Irak. Ni mucho menos, lo que han hecho en Madrid, País y Telavi.
Evidentemente, es una obviedad, que hay que tener cuidado con el lenguaje. Sobre todo con el lenguaje de las armas, Kaláshnikov, que utilizan los terroristas musulmanes contra su propio pueblo, asesinando a niños, mujeres, hombres y ancianos, sin compasión ni piedad.
.
Y ya están utilizando ese mismo lenguaje, el de las armas, Kaláshnikov, en Europa, Norteamérica, Australia y donde pueden. Ese lenguaje, y no otro, es el que se debe cuidar, temer, evitar y frenar. Porque las palabras, el lenguaje, puede molestar, ofender, e incluso manipular, pero nunca matar. Existe el derecho a la libertad de expresión, pero no existe el derecho de asesinar a todos los que no piensan y viven como ELLOS, es decir: LOS MAHOMETANOS, MUSULMANES E ISLAMISTAS. Faltaría más…


(Ignacio) #7

Creo que no se debe simplificar trayendo a colación lo que hacían los cruzados en la Edad Media. Estamos en el siglo XXI y eso es lo que cuenta. Eso es lo que debe preocuparnos y debatir. Pero de lo contrario, nos perderíamos en discusiones bizantinas, tratando sobre el sexo de los ángeles. O aún peor, cómo Adán y Eva, se dejaron desahuciar del paraíso por una serpiente. Y qué hacía la serpiente allí, presizamente un lugar supuestamente puro y libre de contaminación. Y qué pasó con los hermanos Caín y Abel, que acabaron como el rosario de la aurora- Dejemos de marear la perdiz. Y llamemos las cosas por su nombre. Estamos en pleno siglo XXI, y los musulmanes nos quieren, nos desafían, nos obligan, a que vivamos como ellos. Como manda el Corán, el de los versos satánicos, y retrocedamos dos mil años atrás. Pues lo tienen claro…


(Jjmenezo) #8

Eupevicu Ignacio, no me refiero a las cruzadas. He relacionado las luchas de hace cuatro siglos (guerra de los treinta años, por ejemplo) con la guerra actual entre las dos facciones del islamismo en la zona. Creo que queda claro que, no me refiero a las cruzadas ni a la Edad Media.
Luego de aquellas salvajadas, no solamente por motivación religiosa, que dejaron parte de las tierras alemanas destrozadas, algo hemos avanzado, aunque sea a trompicones… espacialmente en lo relacionado con la tolerancia en el campo religioso.
En Occidente, en plena efervescencia intolerante, fueron surgiendo voces contra ella, como fue el caso, por ejemplo, de Castellio, en el siglo XVI y Leibniz XVII. Y al emerger la constitución norteamericana, poco más tarde fue enunciada la Primera Enmienda, paraguas fundamental para que podamos convivir, sin pelearnos, teniendo diferentes creencias, y esperanzas, en lo trascendental.
Por desgracia, la mayoría de los seguidores del profeta Mahoma no están, aún, en esa onda. Y creo que si la mayoría de esos países no logran tomar la dirección, que al parecer ya ha tomado Indonesia, las “civilizaciones” no alcanzarán una verdadera alianza, basada en la tolerancia.
jjm


(Ignacio) #9

jjmenezo, gracias por tu aclaración. Estoy de acuerdo contigo.

Vivimos en pleno siglo XXI, y si no avanzamos en respeto, tolerancia y convivencia, además de progreso, desarrollo y bienestar, estamos perdidos. Y para eso, para avanzar en paz, libertad y progreso, se necesita el respeto entre todos. Independientemente del credo, raza, lengua o condición social a la que pertenezcamos…

Un cordial abrazo y feliz semana!..


(Ignacio) #10

FRANCIA, TAMPOCO PARECE ESTAR UNIDA CONTRA EL TERRORISMO ISLÁMICO…

Creo que el nudo gordiano que nos ocupa, y preocupa a tod@s, es que cada uno ve el tema con lentes de distintos colores. Ese, y no otro, es el quid de la cuestión…

Detesto el Frente Nacional de Le Pen en Francia, como el Frente Popular de Pablo Iglesias en España. Y pregunto: por qué se le autoriza hablar, participar y promover actos violentos, bravucones y revolucionarios a Podemos (Frente Popular) en España. Mientras que al Frente Nacional de Le Pen en Francia, no se le permite participar en la manifestación de hoy domingo organizada por el presidente de la República francesa, François Hollande. Porque el Frente Nacional francés, como el Frente Popular español, son partidos fascistas-comunistas que persiguen colarse por la ventana de la democracia con el fin de acabar con ella. Con el objetivo de implantar un régimen, en Francia y España, dictatorial, autoritario y represivo. Como sucedió en el siglo XX con Hitler y Stalin en Alemania y Rusia respectivamente…

Le Pen dice: Europa es cómplice del fundamentalismo islámico. Además de ser verdad, la diga quien la diga, hay millones de franceses que votan al Frente Nacional francés. Por qué no se les permite participar en la manifestación de hoy domingo en París?. Y por qué sí se permite a la izquierda antisemita, cómplice y condescendiente con los terroristas palestinos, islamistas y musulmanes, acudir a la manifestación de París?. Para mí, sinceramente, Pablo Iglesias, Podemos, y su proyecto de Frente Popular español, es tan fascista, reaccionario y peligroso para la democracia, como lo es el Frente Nacional francés de Mari Le Pen.

A qué viene este distingo ente unos y otros?. Cuando ambos, Pablo Iglesias y .Mari Le Pen, son exactamente iguales, pero con diferentes nombres…

A pesar de los pesares, feliz domingo y a ver cómo empieza y acaba la manifestación en París, Francia…


(Ignacio) #11

La verdad es que no entiendo esta falsa e hipócrita manifestación ecuménica celebrada hoy en París, donde estaban todos. Todos, hasta los mismos terroristas, sus simpatizantes y sus colaboradores. La verdad es que no lo entiendo ni quiero entenderlo…


(Ignacio) #12

Una vergüenza lo que está sucediendo hoy en París. Una enorme vergüenza e hipocresía que el presidente de Francia, el Zapatero francés, se esté dando un baño de gloria, de multitud, con los crímenes salvajes cometidos por tres alimañas islamistas hace apenas tres días. En la manifestación van todos, bueno, todos no. Porque a los moros se les ha invitado, a Le Pen no se le ha permitido, pero dicen los moros que no van porque el cartel, el eslogan la manifestación dice: Je suis Charlie. Y ese semanario, argumentan los moros amantes de la libertad, les ofendía constantemente. Y qué decir de la presencia en la manifestación del presidente turco. Sí, el que gobierna Turquía como si fuera una república islámica, aunque los militares no le dejan del todo. En fin, que solo falta ya en la manifestación, unas plañideras terroristas palestinas, traídas de Gaza expresamente, con gastos pagados incluidos y unos dineritos para comprar armas y seguir asesinando a los niños israelíes. Una vergüenza la manifestación de París encabezada por el Zapatero de Francia en favor de la paz de los cementerios y en defensa del Islam…


(Jjmenezo) #13

Bueno, ¿creemos a Roberts, a Willy Toledo y a RT?

Por insultar al profeta,
Dice Al Qaeda se vengó…
Castigar, es su receta,
al que al profeta insultó.

El ex secretario Roberts,
al que Juanfer esgrimió,
hablaba de otros colores,
como Toledo afirmó…

¿Quién hace caso al jeque,
o al Roberts que opinó?
El del Yemen va de jefe,
el otro en Georgia nació…
jjm


(Ignacio) #14

Ya hay que ser indigente total, para abrazar una religión cuyo JEFE te convierte en SU esclavo…

ISLAM Y EL ANALFABETISMO TEOLÓGICO DE OCCIDENTE

https://www.facebook.com/notes/iosef-neira/islam-y-el-analfabetismo-teológico-de-occidente/10152348132091056?pnref=story


(Ignacio) #15

La memoria, la memoria necesaria para recordar el Holocausto. Un tremendo crimen contra seis millones de personas, entre ellas, un millón y medio de niños, por el simple hecho de ser judíos. Maldición eterna les caiga a los autores, a sus colaboradores y a todos sus simpatizantes, por semejante monstruosidad cometida contra un pueblo milenario, laborioso, culto y amante de la paz: ISRAEL…